27.1 C
Buenos Aires
martes 24 de noviembre de 2020
Cursos de periodismo

Un producto que podría prevenir la transmisión del COVID-19

La mayoría de los expertos coinciden en que la mejor manera de prevenir la propagación del COVID-19 es lavarse las manos con frecuencia, practicar el distanciamiento social y, sobre todo, usar una máscara. Sin embargo, las máscaras no son perfectas. Una mascarilla N95 de alta gama puede filtrar alrededor del 99,8 por ciento del virus del aire, pero muchas mascarillas de algodón filtran solo el 50 por ciento o menos. Ahora, un profesor y empresario de Harvard ha desarrollado un aerosol que sería más eficaz que una máscara.

El profesor David Edwards y su empresa Sensory Cloud desarrollaron un rociador de aerosol, llamado Nimbus, que es capaz de convertir líquido en una nube de vapor. Esto se insufla frente a la nariz y luego se inhala. El líquido es una solución patentada de sales, llamada Fend, similar al agua de mar.

En un pequeño estudio reciente, Edwards demostró que inhalar el vapor de Fend puede reducir en un 99 por ciento la cantidad de gotitas que salen de la nariz y la boca al hablar o estornudar. Como son estas gotitas las que transportan el virus COVID-19, el vapor debería hacer que los enfermos sean menos contagiosos para los demás. Edwards también cree que el vapor podría ayudar a prevenir que el virus se mueva hacia los pulmones.

El científico explica que Nimbus y Fend se basaron en el trabajo que hizo mientras investigaba cómo proteger a las personas de posibles armas de ántrax en el aire. Como parte de esa investigación, analizó las mucinas, los bloques de construcción de proteínas dentro del moco. Edwards informó que la investigación “condujo a una observación de que cuando se inhala solución salina simple, cloruro de sodio, hay un efecto que la sal tiene sobre las mucinas y proteínas similares a las mucinas, y que conduce a calmar la superficie en las vías respiratorias».

Debido a que se cree que el vapor de Nimbus es efectivo hasta por seis horas, podría ser una alternativa conveniente al uso de mascarillas. Edwards imagina escenarios como oficinas, restaurantes o teatros, donde una nube de FEND es lanzada frente a cada persona cuando entran, que los protegería del COVID-19 mientras están en el edificio.

Contenido Premium

Lo último