25.1 C
Buenos Aires
miércoles 3 de marzo de 2021
Cursos de periodismo

4 pasos para aprender a aprender, desaprender y otros conceptos de hoy: ¿cómo estar actualizados?

En el mundo actual necesitamos estar constantemente capacitándonos. La exigencia de las empresas es cada vez más alta en cuanto a lo que se espera de nosotros como líderes, gerentes y profesionales. En este contexto de desarrollo de competencias constante es necesario poder incluir una que distingue a las personas eficaces de aquellas que no lo son. Esta habilidad es la de aprender a aprender y a desaprender.

Hay líderes y cabezas de empresa que no han podido desaprender nada. Son los que obligan a los miembros de su organización a “amoldarse a sus formas”, cuando muchos de ellos, seguramente, tienen formas más eficientes, más rápidas y de menor costo, para resolver los desafíos.

 

¿Qué son los dominios del saber?

Los dominios del saber y los sesgos a los que estamos sometidos son formas de pensamiento individual, es decir, todos los tenemos, y nos sirven para decidir qué hacer frente a cada situación. Podríamos categorizarlos de la siguiente forma:

1.      No sé qué no sé

Este es el caso típico de personas que por su cargo, experiencia o tipo de autoridad toman decisiones en donde ellos no tienen conocimiento real. De alguna forma son personas que no pueden ver sus propios límites en cuanto a lo que pueden resolver en realidad y lo que no. Se concentran más en el tipo de autoridad que tienen o en su estatus que en los datos que tienen para tomar ciertas decisiones.

2.      No sé qué sé

Si a lo largo de nuestra vida hemos adquirido una serie de habilidades, aunque no podemos explicarlas ni traducirlas fácilmente para que otros las puedan aplicar, o nosotros mismos no las podamos explicar, estamos frente a un dominio del saber que se caracteriza por la eficacia en los resultados, pero en su imposibilidad para identificarlo.

Las consecuencias de esto pueden ser que, por ejemplo, puedo saber reparar un auto, pero no sé explicar por dónde empezar a hacerlo, qué materiales necesito, qué pasos debo seguir. Y por supuesto, me es imposible dejarlo que otro lo haga porque no hay un método que darles para que ellos lo hagan por sí mismos.

3.      Sé que no sé

Tomar conciencia de qué es lo que sabemos y qué no sabemos es clave. Nos permite anticipar problemas, elaborar estrategias y “armarnos” frente a lo inesperado. Cuando sabemos que no sabemos algo estamos listos, o deberíamos estarlo, para pedir ayuda.

Solo podemos crear estrategias para resolver problemas nuevos si asumimos la responsabilidad que implica no saber algo.

4.      Sé que sé

La idea sería estar siempre en este punto. Aquí tenemos conciencia de nuestros dominios del saber. Tenemos un mapa. Desde aquí y solo desde aquí, es posible hacer el camino progresivo para aprender mejores habilidades que sé que necesito. O un camino regresivo, es decir, habilidades que necesito seguir mejorando, desaprendiendo o perfeccionando.

Para saber que sé habré necesitado revisar lo que sabía, haber tenido la opinión de otros que me ayudaron a entender lo que no sabía y asumir la responsabilidad con lo que aún no sé, pero quiero saber, por ejemplo, el caso del idioma japonés que te mencioné antes.

 

Los principales limitantes del conocimiento

Para identificar nuestro proceso de conocimiento y desarrollo, es importante definir qué tipo de limitantes internos se tienen. Aquí, algunos de los principales:

1.                  Incapacidad de aceptar que no sé

A muchas personas, por ego o querer aparentar, les resulta especialmente difícil aceptar que no saben. Sin embargo, es una declaración de grandeza y humildad: nadie sabe todo.

2.                  Ceguera Cognitiva, no sé qué no sé

Empecinados en su limitación, este tipo de ceguera encierra a la persona en sostener situaciones o definiciones aún sin saber que no sabe al respecto. Es el caso de quienes viven opinando de todo, sin saber de casi nada en profundidad.

3.                  Quiero tenerlo todo claro todo el tiempo

La búsqueda del saber absoluto no existe; el tener claro todas las cosas al mismo tiempo tampoco. Siempre habrá espacios difusos, conocimiento que necesitamos incorporar. Por ejemplo, el jefe arrogante que cree saberlo todo es una falacia.

4.                  Vivir juzgándolo todo

El juicio permanente hacia todo y todos impide abrirse a nuevos conocimientos.

5.                  No dar permiso para que otro me enseñe

Es una acción de gran humildad el aprender a aprender de otros; he visto en empresas que los gerentes arrogantes impiden el crecimiento de sus equipos porque no quieren que muestren sus competencias y conocimientos sólo porque él o ella no los tienen.

6.                  Incapacidad de desaprender

Este es el caso de empresas que no innovan y siguen haciendo las cosas como hace veinte años atrás.

7.                  La adicción a las respuestas

Es llamativo cómo otro limitante del aprendizaje es la idea de que todo tiene una respuesta: en el mundo real, no todo tiene respuesta, y parte de la búsqueda de sentido, es la respuesta en sí misma. El camino de indagación es la respuesta.

8.                  Confundir aprender con adquirir información

Aún en estos tiempos se confunde el aprendizaje con la suma de conocimientos y datos. El proceso es más complejo, ya que involucra la totalidad del ser para que se produzca el resultado. De allí los graves problemas que presentan los sistemas de educación en la mayoría de los países, donde se forma a los niños y niñas intelectualmente, aunque no en conocimientos prácticos.

Daniel Colombohttps://www.danielcolombo.com
Master Coach Internacional especializado en CEO, alta gerencia y profesionales; conferencista internacional; motivador; autor de 21 libros y comunicador profesional. Es docente del Curso Curso Cómo Hacer Prensa en Periodismo.net.

Contenido Premium

Lo último