jueves 8 de diciembre de 2022
Cursos de periodismo

Precisan las zonas y causas de los dolores corporales ocasionados por usar teléfonos móviles

El cuello, el hombro derecho y los sectores cervical y lumbar de la espalda, son las partes principales del cuerpo en que los usuarios de dispositivos móviles con pantalla táctil (MTSD, por sus siglas en inglés) experimentan dolor e incomodidad.

El estudio publicado por la revista South African Journal of Industrial Engineering examina el dolor y la incomodidad de padecer tensión o sobrecarga musculoesquelética que podría desencadenar los trastornos musculoesqueléticos (TME) experimentados por los usuarios de MTSD.

Los resultados fueron similares a los obtenidos por la mayoría de los estudios refreridos al efecto de los MTSD en el malestar físico de los usuarios, excepto en los relacionados con la región lumbar.

Los autores consideran que el modelo desarrollado en su estudio de usuarios de MTSD podría transmitir la alarma cuando las personas se exponen a elevados niveles de dolor. «Nuestro modelo podría ayudar a los usuarios a reducir el riesgo de interferencia del dolor en su capacidad para realizar actividades cotidianas.»

Al ser los TME uno de los predictores más fuertes de baja por enfermedad, los autores sugieren que su experiencia podría utilizarse para predecir la injerencia del dolor en el desempeño laboral o en el aumento del ausentismo como resultado de su extensión a diversas partes del organismo.

Los investigadores distribuyeron cuestionarios a 600 estudiantes en la Universidad del Mediterráneo Oriental (EMU), norte de Chipre. Cincuenta y seis de ellos no los completaron.

Fueron excluidos del estudio los afectados por dolor intenso o malestar en el cuello y las extremidades superiores e inferiores y los diagnosticados con osteoartritis. La mayoría de los participantes eran hombres (71 por ciento).
La recolección de datos tuvo lugar entre el 1 y el 22 de octubre de 2020.

Resultados y conclusiones

La mayoría de los estudiantes con MTSD del estudio usaban teléfonos inteligentes (94,5 %), mientras que solo unos pocos usaban tablets (5,5 %).

Los que usaron su MTSD durante más de seis horas al día representaron el 32,5 %, mientras que el uso de tablets fue del 1,8 %. Los tiempos de uso más largos implicaron un mayor riesgo de tensión y síntomas de TME.

La forma de sostener sus dispositivos fue variada. El uso de teléfonos inteligentes y tabletas con la mano derecha fue del 58,1 % y el 66,6 %, respectivamente, mientras que el 34,4 % y el 33,3 %, respectivamente, usaban ambas manos.

El porcentaje de uso con la mano izquierda fue solo del 8,36 por ciento para los teléfonos inteligentes. Un total de 35,8 por ciento de los participantes también tenían el hábito de fumar, y el 37 por ciento padecían dolor o molestias en la región del cuello durante la semana anterior.

La mayoría de los participantes que experimentaron dolor o malestar durante la semana anterior usaron su MTSD ya sea sentados o acostados en un sofá.

Además, el 16,0% de ellos mantenía una sola postura (sentado) y el 80,9% tenía más de dos (sentado y otra).

Los autores aclaran que si bien el uso de MTSD sobrecarga el cuello y las extremidades superiores dominantes, encontraron también que los usuarios también manifestaban dolor o malestar en las extremidades inferiores, aunque con prevalencia en las superiores.

Los resultados relevantes fueron 64,3 % dolores en la región del cuello, 37,5 % en el hombro derecho y 27,9 % en el hombro izquierdo, 44,3% y 55.3 % en la parte superior e inferior de la espalda, 19,3 % y 15 % en la parte superior del brazo derecho e izquierdo, 16,9 % y 12.5 %, en el antebrazo derecho e izquierdo, 27,7 % y 19,6 % en la mano/muñeca derecha e izquierda.

Llamó la tención de los investigadores que los hombres informaron mayor dolor en la región del cuello y las extremidades superiores que las mujeres. Para los hombres, el dolor experimentado osciló entre el 73,4 y el 69,1 por ciento, mientras que las mujeres entre el 30,9 y el 24,8 por ciento.

En general, la prevalencia de los TME entre los usuarios de MTSD resulta de aplicar una carga muscular sostenida en el cuerpo. Es razonable suponer que los estudiantes universitarios pasaron largas horas en posturas estáticas con el fin de cumplir con las exigencias académicas.

Sin embargo, la pandemia de Covid-19 por motivos educativos también aumentó el tiempo de consumo de esos dispositivos. Por lo tanto, el simple uso de MTSD o el excesivo, conduciría a una sobrecarga de tensión musculoesquelética con síntomas resultantes.
La edad media de los participantes en el estudio fue de 24,6 años.

La flexión del cuello es la postura predominante entre los usuarios de teléfonos inteligentes que podría causar TME.

El predominio de la incomodidad en el lado derecho indicaría el mayoritario uso y sujeción de los dispositivos con la mano derecha. Es decir, quienes sostienen continuamente los MTSD con una mano se sienten más incómodos puesto que el uso continuo provocaría un aumento del dolor o la incomodidad de los TME en ese lado.

Además, el 25 % de dolor o malestar en el hombro derecho y la parte inferior de la espalda se asoció con un 64 % de dolor o malestar en el cuello, con la probabilidad de que el dolor o la molestia ocurrieran en estas partes de manera simultánea.

La prevalencia de TME en el cuello y la parte baja de la espalda, según los auores, podría relacionarse con la adopción de una postura de cuello flexionado mientras se consultan los dispositivos que se sostienen por debajo del nivel de la cabeza.

Está claro que el uso excesivo de dispositivos puede conducir a un movimiento habitual, repetitivo y continuo de las regiones de la cabeza y el cuello.

Vía

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último