martes 27 de febrero de 2024
Cursos de periodismo

Se llevará a cabo la Conferencia Internacional sobre Delito Informático

Una nueva edición de la Conferencia Internacional sobre Derecho Informático, Delito Informático y Seguridad Informática tendrá lugar en Barcelona. Este evento busca reunir a profesionales e investigadores del ecosistema digital para discutir sobre las innovaciones y sobre los problemas de seguridad virtual. Pero ¿por qué es tan importante un evento de este tipo? ¿En qué estado se encuentra la ciberseguridad en España?

¿Qué es la ICCC 2023?
Lamentablemente, los fraudes y las estafas virtuales están a la orden del día. Es por ello por lo que ha surgido la Conferencia Internacional sobre Derecho Informático, Delito Informático y Seguridad Informática (ICCCC, por sus siglas en inglés), un evento destinado a intercambiar la mayor cantidad de experiencias posibles sobre aspectos relacionados con seguridad, cibercrimen y derecho digital.

En el evento se darán cita cientos de expertos de la tecnología para disertar en torno a las tendencias emergentes y compartir sus propios resultados de investigaciones. Además, habrá representantes del gobierno y de empresas, académicos y diversos líderes de opinión.

La ICCCC 2023 se celebrará los días 16 y 17 de febrero de 2023 en Barcelona. La ciudad catalana es especialmente conocida por albergar varios megaeventos relacionados con la tecnología, como el prestigioso Mobile World Congress.

La importancia de la seguridad informática

Seguridad informática - Pexels
Seguridad informática – Pexels

En el último año, España registró más de 300 mil delitos informáticos. Teniendo en cuenta estas estadísticas, discutir aspectos relacionados con la seguridad informática es especialmente necesario. Además, este crecimiento del ciberdelito se ve reflejado en los pronósticos: la organización Analytics Insight, por ejemplo, estima que para 2023 se necesitarán unos 10 millones de puestos de trabajo en ciberseguridad, en comparación con los 3 millones que se requirieron en 2019.

Pero ¿cuáles son los principales riesgos a los que se exponen las empresas y los usuarios? Algunas de las amenazas centrales son:

●     Phishing. El phishing es un delito virtual que consiste en intentar engañar a una persona para que facilite los datos de su tarjeta de crédito. Para ello, el estafador se hace pasar por una empresa a la que su víctima está suscrita, enviándole un email fraudulento que imita su identidad visual y en el que se solicita datos bancarios para resolver algún problema.

●     Ransomware. El ransomware, también conocido como «secuestro de datos», es un malware que retiene archivos personales de la víctima. Luego del robo de datos, el estafador exige el pago de un rescate para poder «liberar» esos archivos.

●     Ataques BEC. BEC viene del inglés Business Email Compromise («compromiso del correo electrónico empresarial»). En un ataque BEC, un hacker accede a una cuenta de email empresarial para cometer fraudes contra la organización.

●     Robo de tarjetas de crédito. El robo de tarjetas puede darse de forma «tradicional»; es decir, mediante el hurto de una tarjeta física, o a través de la clonación de los números mediante bots especializados.

●     Usurpación de identidad. Cuando un delincuente consigue, por el medio que sea, el nombre de usuario y la contraseña de una persona, puede hacerse pasar por ella en múltiples plataformas. Una vez que haya ingresado, puede hacer compras en su nombre o robar información sensible.

¿Cuáles son las herramientas de ciberseguridad más importantes?

Herrramientas de seguridad informática - Pexels
Herrramientas de seguridad informática – Pexels

Las estadísticas pueden parecer desalentadoras. Sin embargo, la sofisticación de las técnicas de los delincuentes virtuales también hace que las defensas sean cada vez más fuertes. Hoy en día, existe una gran cantidad de herramientas que empresas y usuarios pueden aplicar para evitar ser víctimas de estafas y fraudes.

●     Verificación KYC. La verificación KYC segura (de Know Your Customer, «conoce a tu cliente») consiste en solicitar a un nuevo cliente de una empresa una prueba de su identidad para evitar fraudes. Los datos que se suelen pedir son el nombre y el apellido, la fecha de nacimiento y el domicilio. Estos datos son validados mediante un documento oficial como un DNI, un pasaporte o una licencia de conducir que se envía a la empresa.

●     Utilizar protocolos de seguridad. El sitio web de cualquier empresa debe cumplir ciertos requisitos mínimos de seguridad que garantizan que las comunicaciones entre el cliente y la empresa están encriptadas. Para ello, es imprescindible un certificado SSL, que evita que un delincuente informático modifique cualquier dato transferido, y un protocolo HTTPS, que establece una conexión segura entre el servidor y el cliente e impide que sea interceptada por terceros.

●     Mantener informados a los clientes. Existe una técnica de seguridad que no requiere la instalación de un software ni el trabajo de expertos en informática: mantener una comunicación constante y fluida con los clientes. Es importante que las empresas eduquen a los usuarios acerca de los intentos de estafa de los que podrían ser víctimas. También es clave que las organizaciones especifiquen, mediante estrategias de email marketing o a través de una página de Preguntas Frecuentes, qué datos jamás le solicitarán a sus clientes.

●     Utilizar pasarelas de pago seguras. Los comercios electrónicos reciben información muy sensible de los clientes permanentemente, como datos de tarjetas de crédito e información bancaria. Es imprescindible que la pasarela de pagos utilizada a la hora de realizar transacciones sea segura y respete todos los protocolos y estándares de seguridad internacionales.

●     Realizar backups periódicamente. Las empresas que guardan demasiada información en sus sitios web podrían ser víctimas de un ataque cibernético. Por ello, es importante realizar guardados periódicos de los datos más importantes. Además, se recomienda no albergar por demasiado tiempo cierta información, como datos vulnerables de ser robados.

●     Crear contraseñas seguras. Claves como «password» o «123456» son las contraseñas más utilizadas del mundo. Esto, lamentablemente, es una buena noticia para los delincuentes informáticos. Lo mejor es crear contraseñas largas, con caracteres especiales y números, y que no hagan referencia a ningún dato como fechas, nombres importantes para la persona o números telefónicos. Del mismo modo, se recomienda a las empresas que exijan este tipo de contraseñas.

Lamentablemente, se espera que las pérdidas económicas por fraude digital superen los 300 mil millones de dólares entre 2023 y 2017. Ante esto, es imprescindible continuar reforzando los sistemas informáticos. Para ello, eventos como la Conferencia Internacional sobre Derecho Informático, Delito Informático y Seguridad Informática pueden resultar muy útiles para compartir experiencias y discutir ideas.

- Publicidad -

Lo último