viernes 21 de junio de 2024
Lo mejor de los medios

Los coros que combaten la soledad en las residencias de ancianos

La salud de los ancianos es la mayor prioridad en las residencias y geriátricos. Pero combatir la soledad también es algo extremadamente importante.

Con eso en mente nació este proyecto en el cual los coros de iglesias africanas están demostrando ser una solución alegre y barata a la epidemia de soledad en las residencias de ancianos inglesas.

El Dr. Kayonda Hubert Ngamaba, psicólogo, pastor y refugiado, dirige la iglesia Ephrata Community Church de Bolton, que actúa como centro de la diáspora africana en el noroeste de Inglaterra, especialmente la congoleña. Su medicina es el ecléctico repertorio del coro de la iglesia, compuesto por himnos en inglés y francés, cantos hipnóticos y canciones tradicionales africanas interpretadas en lingala (lengua congoleña). Una dosis mensual de música prescrita a un puñado de residencias locales ha dado resultados reconfortantes.

«Cuando el coro empezó a bailar, vimos que los residentes se levantaban y se unían», dice Ngamaba. «El personal estaba asombrado: eran residentes que normalmente estaban sentados en sus habitaciones. La sensación de alegría era asombrosa».

En el Reino Unido viven unas 430.000 personas en cerca de 18.000 residencias. Las investigaciones sugieren que los residentes mayores tienen más del doble de probabilidades de sufrir soledad grave que las personas que viven en un entorno comunitario. Un estudio de la Universidad de Bedfordshire reveló que hasta el 80% de los adultos con problemas de salud mental que vivían en residencias se sentían solos.

«Algunos residentes apenas reciben visitas de familiares, y el personal de las residencias está muy ocupado», explica Ngamaba, investigador de la Escuela de Empresa y Sociedad de la Universidad de York. «Pueden pasar unos minutos con un residente para comprobar si ha tomado su medicación o si se ha duchado, y luego tienen que seguir su camino. No tienen tiempo para conectar, así que los pacientes se sienten solos».

Según la Campaña para Acabar con la Soledad, las repercusiones en la salud, tanto mental como física, son nefastas: tan malas como fumar 15 cigarrillos al día. Como psicólogo contratado por el Servicio Nacional de Salud británico (NHS), Ngamaba conoció la soledad de primera mano en su práctica diaria, pero se le ocurrió que la música podía ser la solución mientras visitaba a un miembro de su congregación de 80 personas que se había encontrado viviendo temporalmente en un centro de asistencia social.

«Me dijo que se aburría», explica. «No había nada que hacer y echaba de menos el coro. A partir de ahí surgió la idea. Pensé que si ella no podía venir al coro, llevaríamos el coro a ella».

Ephrata empezó a trabajar con cuatro residencias de Bolton en 2016. Hasta 10 coristas visitaban a los ancianos cada mes, llevando no solo sus voces, sino también guitarras y teclados. Aceptaban peticiones y se iban a aprender las canciones viendo vídeos de YouTube. Los residentes y el personal recibían las letras de las canciones y se les animaba a cantarlas.

Según Ngamaba, cantar en grupo fomenta la conexión y aumenta los niveles de la llamada «hormona del amor», la oxitocina. Como ejercicio suave, refuerza el sistema inmunitario y reduce el estrés. Y para algunos residentes en residencias de ancianos con demencia, ofrece la oportunidad de conectar no sólo entre ellos, sino también de revivir recuerdos de la infancia, una alegre vuelta al pasado.

El director del coro, Perseverant Mupolo, dice: «Nos dimos cuenta de que el canto iniciaba conversaciones. Puede que no recuerden toda la canción, pero recuerdan haberla aprendido en la escuela dominical cuando eran niños y haberla ensayado en casa con papá y mamá. Para algunos, es un momento maravilloso».

«A los residentes les encanta», dice la coordinadora de actividades de Beechville, Diana Bellusci. «Les levanta el ánimo. Pone de buen humor a todo el mundo, no solo a los residentes, sino también al personal.»

Vía

Lo último