miércoles 24 de octubre
the junket

El nuevo y rediseñado Mickey Mouse

Mickey Mouse debutó con el ahora clásico corto animado Steamboat Willie el 18 de noviembre de 1928. Apareció en varios cortos en los 30 y 40 pero desde entonces, salvo algunas intervenciones esporádicas se transformó más en un ícono corporativo que en un personaje con historias propias. El año pasado Disney contrató a Paul Rudish, un animador que venía de trabajar en Cartoon Network en proyectos iconoclastas como El Laboratorio de Dexter y Samurai Jack, para rejuvenecer re introducir Mickey a una nueva generación. Los nuevos cortos titulados solamente Mickey Mouse muestran una revitalización creativa y juguetona del personaje. Se pueden ver en la pantalla de Disney Channel y en su canal de YouTube (www.Youtube.com/DisneyChannelLA). En los estudios de Disney en Burbank, cerca de Los Angeles, Paul Rudish habló de su trabajo como el responsable del nuevo Mickey Mouse.


¿Podés hablar de la influencia? Porque vi algo de Max Fleischer.

La influencia original por supuesto son los dibujos animados de Walt Disney en blanco y negro y todo el material de fines de los ’20, principios de los ’30. Todos eran de comedia física y sin mucho diálogo. Siempre me pareció algo atractivo y encantador, con esos mundos surrealistas, que en cierto punto se parecen al nuestro, pero cualquier cosa puede suceder allí. Así funciona Mickey, y muy bien. Quería jugar con ese estilo. Chuck Jones, Warner Brothers, Bugs Bunny, Duffy Duck, todos fueron influencias. Maurice Noble fue el director artístico en los dibujos de Chuck Jones y es un estilo que nos influencia y tenemos afinidad por él. Además, a finales de los ’50, principios de los ’60, hay algo muy similar con Mary Blairs o quien hizo los diseños para 101 Dalmatians, así que mucho del estilo de fondo es como de los ’50, ’60, mezclado con la animación, el estilo y el humor de los ’30.

MICKEY MOUSE, MINNIE MOUSE

El diseño de los ’20 es icónico, también el de los ’30 a través de los ojos, narices y orejas, un Mickey Mouse más estilizado. ¿Cómo trabajás para crear una versión nueva del viejo Mickey Mouse?

Elijo las partes favoritas y los junto. De nuevo, me gusta el diseño de personajes de las primeras encarnaciones de Mickey, con los ojos grandes y la cara blanca, Goofy, lo llevamos a su introducción original como un perro algo torpe. No sentí la necesidad de rediseñarlos demasiado, un poco, sí, pero miramos los modelos originales y diseños y después recibí algunas indicaciones de mis directivos: “Dejá de mirar los viejos diseños y dibújalo”. Así que traté de no copiar otras versiones, dibujar y ver qué sale. Algunas de las nuevas partes salen de mi muñeco. Pero pienso en Mickey de los ’20, los ojos grandes y tres círculos: ponés tres círculos juntos y todo el mundo reconoce a Mickey Mouse, así que tenés un ancla en su diseño que no querés cambiar, no necesita cambios.

¿Qué tipo de tecnología usás para traer de nuevo a Mickey Mouse basado en los viejos cortos?

¿La tecnología de la producción para animarlos? Todo es digital, todo es Photoshop. Pero todavía dibujamos y nos aproximamos a ella como una producción en 2D. Nuestra pintura es muy artística y nuestro director artístico trabaja mucho para darle textura a las cosas, que parezcan pinceladas, que luzca tradicional y bidimensional siempre que se pueda. Usamos un software de animación llamado Harmony, que es similar a Flash, pero puede hacer más cosas, es más poderoso. Aunque no dibujamos en papel nuestro equipo es clásico y llega con todas las teorías animadas clásicas para plasmarlas con la nueva tecnología. Harmony nos permite movimientos de cámara que son imposibles de conseguir con tecnología anticuada o con la agenda de la televisión que siempre te está corriendo, porque para el cine siempre tenés más tiempo. El software y los técnicos pueden crear muchas capas de fondos, no trabajé tan bien en otra producción de TV en toda mi carrera. Podés hacer cosas graciosas.

Estabas en Cartoon Network cuando te llegó la invitación de Disney, ¿Cómo te sentiste?

Estaba agradecido por estar empleado. Pero no: fue realmente excitante venir a Disney. Venir de Cartoon Network, una casa de animación más pequeña, para llegar a Disney que es la gran casa en la colina, te hace preguntar cómo es trabajar para la compañía más grande de dibujos animados. Enseguida encontré todas las herramientas que Disney pone a tu disposición, pude ver todos los dibujos artísticos pasados, las librerías, toda la investigación a mano. Pronto mi fan de 10 años interior se emocionó porque ahí se hizo historia. Así que cuando me preguntaron si podía rediseñar a Mickey, pensé que era todo un desafío. Hay presión ahí, pero enseguida se disipó porque fue algo muy natural, divertido. Se sintió natural porque crecimos con estos personajes, traté de encontrar las bromas que hagan todo más divertido.

PAUL RUDISH (EXECUTIVE PRODUCER, "MICKEY MOUSE" CARTOON SHORTS)

Los cortos de Mickey son clásicos ¿Cómo es esa responsabilidad?

No se sintió como una responsabilidad muy pesada al principio, se sintió como un experimento, divertido. Con el nuevo formato de 3 o 4 minutos y la idea de que serían una serie de cortos como una serie que acompaña a los programas en determinados días para completar la grilla, el programa de cortos era más ágil en tanto a que la compañía sabía cómo programarlos, usarlos y distribuirlos. Ahora están en YouTube, querían testearlo junto a otros dibujos animados con otras audiencias, para ver qué resultados obtenían. No tenía el peso de entregarlo un viernes porque ese día salía al aire. Era más bien como hacer varios dibujos animados para que después la compañía decidiera cómo y dónde ponerlos. Se sintió como un laboratorio artístico.

¿También con la intención de mostrarlos como cortos antes de una película?

No lo sé con certeza, hubo charlas al respecto. Get a Horse! Fue producida por un estudio de cine, no de TV. No sé con certeza, sé que hubo conversaciones para hacerlo, aunque sea para el mercado europeo antes de las películas de Disney.

¿Lo harías?

Seguro, me encantaría, pero no depende de mí.

¿No hubo ciertas políticas antes de que empieces a dibujar? ¿O la libertad artística fue absoluta?

Estuve protegido contra reglas, gracias a los amigos de Disney. Fue una iniciativa de la compañía presentar nuevas formas de encarar a Mickey Mouse en toda la empresa. En mi departamento me dejaron inventar algo y ver luego qué opinaban. La respuesta fue, obvio, tan favorable como para producir más. Fue una buena recepción y la gente lo entendió como una mezcla de contenido tonto y emotivo.

En cuanto a la importancia de hacer animación tradicional desde una computadora, estamos a una generación de gente que no usará más la animación tradicional, ¿Cómo lo tomás?

Sí, ni siquiera a una generación, eso ya está ocurriendo. Me ofrecen herramientas y tecnología, porque al final del día es otro lápiz. Hay que aprender a dibujar. Los niños que estudien deben aprender la técnica del dibujo con papel y lápiz, eso se puede trasladar a cualquier otro medio, pero la teoría de la animación es importante estudiarla porque no siempre se puede aplicar a nuevas técnicas, aunque sea algo en 3D, renderizado en computadora, hay teorías del movimiento, de los personajes, que siguen los mismos patrones que si fuera hecho a mano, con marionetas. Todas las viejas técnicas deben aprenderse y creo que las escuelas están apurando a los alumnos y les enseñan rápido a usar el Photoshop, les enseñan las herramientas tecnológicas pero no estoy seguro de que hay suficientes estudios artísticos clásicos. Espero que los haya porque los jóvenes deben aprender eso primero y luego avanzar del lápiz a la Macintosh.

El primer Mickey Mouse fue Walt, claro, ¿pero ustedes usaron al mismo actor de las últimas iteraciones?

Nuestro Mickey, en nuestro programa, es Chris Diamantopoulos, así que el previo, el de Club House Mickey, es otro. Actores distintos con proyectos distintos. Así que ese fue el empuje que necesitábamos para darle algo nuevo y además no es tan limpio como en Club House Mickey, que era encantador y perfecto para chicos de prescolares, pero que cuando crecían sentían que era un programa para bebés porque te enseñaba el alfabeto. Así que desde el principio quería mantener a los chicos, y también a los padres, con la versión que ellos amaban. Había un espacio con los adolescentes que no les interesaba, yo quería llenar ese hueco para que todos pudieran disfrutarlo. No hablé del actor, pero como decía, miramos los viejos cortos y su voz era rasposa porque fuma mucho. Es divertido eso. Quería traer esa textura, debíamos empujar para eso y todos estuvieron de acuerdo. Queríamos algo del condimento del viejo Walt. Chris Interpretó a Moe en la película de Los tres chiflados y tenía el sentido en la cabeza del humor de los ’30. Vamos a animar a uno de Los tres chiflados, que además tiene un gran sentido del humor y cuyo rango vocal es impresionante. Todos en el elenco quedaron impresionados cuando cantó, porque todos decían: “¡Mickey cantó!”. El otro actor no canta, habla. Chris trabajó en Broadway. Bill Farmer fue un clásico durante muchos años, Tony Anselmo también durante décadas, ambos tipos geniales. No sentí la necesidad de reelegirlos.

GOOFY, MICKEY MOUSE

Walt Disney hizo un tour por América Latina en los ’40. ¿Traerás esos personajes también?

Espero, me encanta, cuando estaba en Brasil pensé en encontrar algo de Pepé Carioca por algún lugar. Estamos trabajando ahora en uno en México. Trabajaremos para traer a Ponchito y José, seguro, pero siempre que podamos traer miembros viejos del elenco para cameos, lo haremos.

¿Cuán lejos vas a llegar con el uso del lenguaje? Porque escuché la palabra “swell” que no se usó en 70 año y os chicos no saben qué significa. ¿Querés traer ese lenguaje de vuelta?

Me gustan los programas animados de los ’30, así que lo quiero escuchar a Mickey hablando así, aún cuando el lenguaje sea más bien decorativo podemos usar palabras que los niños no entienden. Quizás estas nuevas palabras son graciosas para ellos. Hay un punto importante de la historia que debe pasar por el diálogo y se debe poder entender, pero me gusta pensar que el lenguaje es más que nada una textura y una decoración. No quiero que sea moderno y corriente, porque cuanto más moderno es, más rápido envejece. En 6 meses lo nuevo se convierte en algo anticuado y los chicos se dan cuenta. Pero si te vas 60 años atrás, es gracioso.

¿Imaginás elementos modernos en estos dibujos animados, como Mickey Mouse con un teléfono celular?

Sí, quizás tenga lugar ahora, no en los ’30. Hay un episodio donde Mickey tiene un celular, pero no queremos hacer chistes del tipo: “Mickey tiene un iPad” porque se vuelve anticuado. Pero tampoco lo tenemos prohibido porque son cosas que el público reconoce y es donde estamos viviendo, Mickey usará esas cosas si lo necesita, si necesita entrar a eBay para comprar, lo hará.

 

 

Dejar un comentario