16.6 C
Buenos Aires
viernes 14 de mayo de 2021
Cursos de periodismo

Fotografía humanitaria, adiós a la publicidad, modistos y taxistos, ciberataques terroristas, expendedora de libros

Cada fin de semana, una serie de lecturas para pasarse entretenido frente a la pantalla sin gastar un peso.

Indiferencia ante la tragedia (Quesabesde)
Las bases del XVIII Premio Internacional de Fotografía Humanitaria Luis Valtueña especifican que las imágenes presentadas en este concurso deben abordar temas relacionados con la acción humanitaria, la cooperación internacional, la exclusión social, la vulneración de los derechos humanos, los conflictos armados, los desastres naturales, las poblaciones refugiadas y los inmigrantes o colectivos excluidos, entre otros. La foto ganadora de esta edición, “Paisajes de desolación”, toca casi todos los temas. Y toca además la fibra.

Hasta luego publicidad, y gracias por el pescado (Medium)
«El día de ayer fue mi último día como Vicepresidente Creativo en una agencia de publicidad. A diferencia de otros años, esta vez no salgo para irme a otra agencia con un mejor puesto o una visión más fresca. Esta vez simplemente me voy. Adiós. Bye. Ciao. Arrivederci.»

Si decimos Modisto… ¿por qué no Taxisto, Dentisto o Pianisto? (DesEquiLIBROS)
Si no decimos taxisto, dentisto, astronauto, burócrato o pianisto para referirnos a estos grupos de personas, profesiones, actividades o atributos… ¿por qué sí está aceptado el término modisto? Se trata de una anomalía gramatical.

Terrorismo que mata a través de internet (MIT Technology Review)
Los ciberataques a servicios críticos como las centrales nucleares aumentaron un 245% en España entre 2011 y 2012 y pueden comprometer la seguridad de un país.

Biblio-Mat, la máquina expendedora de libros al azar (nopuedocreer)
Si os pasáis por Toronto tendréis la ocasión de visitar The Monkey’s Paw, una librería de viejo con miles de títulos extraños y algunas antigüedades. Si bien hay pocas librerías de viejo, eso no la hace particularmente especial. Lo que sí la hace única es la Biblio-Mat, una máquina expendedora de libros creada por Craig Small, dueño del local, que te ofrece un pacto cuanto menos tentador: por sólo dos dólares recibes un libro completamente al azar. La única pista que tienes es que es un libro raro.

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último