viernes 19 de octubre
the junket

Entrevista a los protagonistas de la serie Marry Me

Marry Me, la nueva serie Canal Sony cuenta la histora de Annie (Casey Wilson) y Jake (Ken Martino) quienes hacen seis años están de novias. Finalmente Jake decide proponerle matrimonio el mismo momento en el que Annie le reclama su incapacidad de comprometerse. El elenco de Marry Me incluye además a Tim Meadows como Kevin y Dan Bucatinsky como Kevin 2, los padres de Annie. Y a Nia Vardalos como la madre de Annie. En esta entrevista exclusiva en el set de la serie, Nia Vardalos, Tim Meadows y Dan Bucatinsky hablan de la serie y de cómo es interpretar los padres interraciales y gays de Annie.


Jueves a las 10.30 PM  por Canal Sony

Nia Vardalos: 

¿Cómo conseguiste el trabajo?

Ellos me llamaron… creo que… no tengo idea. No sé cómo suceden estas cosas. ¿Estuviste en el otro lado del casting? Cuando ves que alguien entra y es perfecto para el rol, pero necesitabas que el cabello sea colorado y es moreno. Pero para esto, no sé, estaba sentada en casa y alguien me llamó y me dijo que lo tenía. “Oh Dios, sí”.

¿Pero hiciste audición o fue una llamada directa?

No, recibí la invitación para hacerla.

¿Cómo describirías al personaje cuando te llamaron?

Me dijeron que era una gran pesimista.

En los 80’ era muy distinto tener padres interraciales, ¿Cómo creés que fue la vida de Annie?

Creo que creció con alegría, cuando tenés una familia no tradicional, podés dejar que te quiebre o que te de más entereza. En este caso es claro que estuvieron muy unidos. ¿No es sorprendente cuanto avanzamos?

Sí.

Gracias a Dios.

¿Es un mérito de la sociedad o es al revés? Quizás la sociedad está dispuesta a aceptar padres gays o lo están mostrando para que la sociedad los acepte…

Creo que mi hija creció con una mente abierta, porque lo hizo en barbacoas con parejas interraciales, parejas de distintos géneros. Lo mismo cuando empezó la escuela y todos hacían dibujos del árbol genealógico. Nuestra hija fue adoptada y por supuesto que no es un problema grande porque… ya sabés lo que opino: estoy totalmente a favor.

Mi Gran Casamiento Griego fue un éxito inesperado.

Fue terapéutico para mí porque escribí una película sobre mi familia. Descubrir que el resto de la gente encuentra que es como su familia es adorable. Es una gran comunidad para todos. Gracias.

Cada tanto aparece una película independiente sobre la familia y es un éxito. La tuya es una. ¿Qué pensás que es lo que llama la atención de esta gente?

Creo que lo que entusiasma es que uno puede identificarse con ella. Creo que eso, cuando forzás algo -especialmente quién es la familia- es sorprendente cuando los demás descubren y adorable que es como su familia. La gente que lo mira no necesariamente tiene que tener dos padres del mismo género en la casa. El tema definitivo de Marry Me y Mi Gran Casamiento Griego es el amor. Todos tienen la misma situación familiar de Marry Me y todos pasan por situaciones parecidas a las del armado de la boda en Mi Gran Casamiento…

Dan Bucatinsky y Tim Meadows: 75

En Argentina, la doble ele se pronuncia como una “y”.

Dan Bucatinsky: Soy hijo de argentinos. Mi familia dice: “yamo, yueve, yaves”.

Es interesante porque hoy en día hay una adopción de padres del mismo sexo pero años antes no había e interpretas a un personaje que tiene años. ¿Cómo pensás que fue su vivencia cuando el mundo no aceptaba tanto esto?

Dan Bucatinsky: Es una buena pregunta. Creo que fuimos los primeros, allá por los ochenta, en animarnos a tener un hijo, éramos jóvenes y navegábamos sin roles de padres. Esto es una comedia, así que todo está pintado con colores primarios. La sutileza y el drama real de una situación así no corresponden a este programa. Pero todavía no vimos, que me conste, dos hombres que estén hace tanto tiempo, juntos, adoptar a un niño en televisión, así que fue divertido.

¿Te imaginás teniendo flashbacks en los ochenta?

Tim Meadows: Imagino muchas cosas. Es como una historia sin explorar. ¿Cómo hubiese sido para nosotros hacerlo en esa época? Vi un par de parejas gays con niños en Chicago a fines de los ochenta. Pero no sé qué circunstancias específicas son las que permitieron que se adopten…

DB: Yo soy un padre gay en un mundo que vive en Los Angeles, una gran ciudad. Y aunque no está del todo integrado, siento que sí lo está en la escuela, que hay otros como yo por todas partes. Aunque por mi propia experiencia me desespera pensar en preguntas como: “¿Dónde está la madre?” Solo podés imaginar dos tipos, pero ni siquiera interracial. Pero de nuevo, es una comedia, creo que en un show así exploramos solo lo necesario. De todos modos, la historia pasada es necesaria. No sabemos cuándo querrán explorar eso, pero ahora es una circunstancia graciosa si aparece -si alguna vez lo hace-.

Ya que estuviste en televisión desde hace tiempo, ¿creés que la TV muestra lo que la sociedad acepta o es un poco al revés? ¿La audiencia está lista para esto y por eso vos lo podés mostrar?

DB: Otra buena pregunta. Creo que es un ida y vuelta, porque a veces la sociedad está más adelantada que la televisión y a veces la televisión está un paso adelante que… digamos, la distancia entre Nueva York y Los Angeles. Así que es una buena pregunta, pero no tengo respuesta.

TM: Creo que la serie tiene una agenda muy liberal para reflejar cómo cree que se ve América y cómo cambia.

DB: Will and Grace fue un poco así.

TM: Seguro. Creo que la gente se enamoró de ese show. Y se escribieron muchos artículos de familias en este país que no aceptaban a los gays pero amaban a Will and Grace. Escuchá lo que decían: te encantaría conocer a esos personajes, lo podrías hacer -bueno, algo así-, y sin embargo no los aceptás. Creo que hay algo de reflexiones y algo de forzar a la gente a que empiece a aceptar la diversidad, más de lo que creían que eran capaces.

¿Te ayuda la historia o la improvisación para las escenas o te mantenés en el guión?

DB: Me ayuda, la improvisación me ayuda de numerosas maneras. Como actores entramos para aprender las líneas. Pero en un show así podemos acercarnos con nuestras ideas y preguntar si podemos intentar tal o cual cosa y ellos usan la mayor parte.

TM: Depende del show. Este lo alienta…

DB: Ellos quieren ver el humor que nosotros haríamos, no sólo el humor de otra persona. Cuando hacíamos las escenas de hoy, hablábamos de eso porque lo que viste antes lo improvisamos y no pedimos autorización: lo hicimos. Si no lo quieren usar, no lo usan.

TM: Depende del show. Además, pudimos encontrar nuestros personajes al principio. Los dos Kevin eran un poco intercambiables. Ahora son bastante distintos: este conduce motocicleta, este Tim Meadows escribe sobre motocicletas. Ya sabes… no soy nada como mi personaje.

¿Creen que a partir de la improvisación de una escena puede nacer una nueva línea argumental?

DB: No sé si…

Algo así como: “Recuerdo cuando estabas en Hawaii haciendo surf”.

DB: No tuvimos una experiencia así con este show todavía. Creo que lo de la motocicleta estuvo ahí, pero cuando todos vieron que tenía un casco de motocicleta todos pensaron eso. No creo que hayamos hecho improvisación que haya disparado nuevas líneas argumentales.

TM: Pero podríamos. Nunca se sabe.

DB: Apenas estamos en el episodio doce.

TM: Podrías decir algo que refleje el pasado. Pero eso todavía no pasó.

DB: Algo que pasó esta semana, es que el personaje de Dennis nos trata de vender los batidos de proteínas y en la escena que filmamos esta semana alguien que coloca los elementos en escena nos dijo: “Pongamos el batido en el refrigerador”. Así que estoy tomando el batido del episodio anterior. Es algo muy ingenioso, que ni siquiera lo mencionamos en la escena.

TM: Está ahí.

¿Cuál es la diferencia con la explosión de comedias que hubo en los ’90, especialmente con las sitcoms?

DB: Creo que eran más bien sitcoms, donde se les daba más lugar a los comediantes a que hagan lo suyo. Creo que ahora es el predominio de la escritura. Como Tina Fey. Las estrellas y los comediantes tenían su lugar pero ahora se trata más de los guionistas y productores. Las sitcoms tienen más peso.

TM: Creo que hubo una época en la que aparecieron comedias originales en el cable, con voces diferentes. Que no eran hilarantes pero muy originales. Ahora hay como una necesidad de rescatar esos shows del pasado, con programas como este o Mad About You. Traer a la vieja comedia de nuevo. Ves muchos esfuerzos. La gente extraña Friends, Mad about You. Vemos que resurgen porque la gente mira TV y nosotros queremos que más gente vea más TV.

 

 

Dejar un comentario