Interesante

Cómo lograr un pelo saludable

El eterno dilema: ¿cómo conseguir que nuestro pelo tenga un aspecto atractivo? La genética ayuda sin duda, pero la buena noticia es que con algunos cuidados cualquier melena puede lucir fuerte y brillosa. Es cuestión de ponerle atención y dedicarle un poquito de tiempo. Como con una planta, verás cómo tus pequeños esfuerzos darán fruto muy pronto.


 

Apostá por la suavidad
Ya lo dice el refrán, más vale maña que fuerza. Y eso debe aplicarse también al trato que le das a tu cabello a cada momento. Desde el lavado debés tratarlo con cariño: usar agua tibia, frotar delicadamente tu cuero cabelludo con las yemas de los dedos, enjuagarlo abundantemente, y secarlo y peinarlo casi acariciándolo. Ponete romántica con tu pelo y comprobarás qué buenos resultados te da.

Buscá los productos adecuados
Tomate el tiempo para elegir los productos específicos para tu tipo de pelo. Los expertos recomiendan el uso frecuente de champú y acondicionador, así como el uso de mascarillas, como mínimo una vez por semana, para ayudar a hidratarlo y nutrirlo. Y controla los excesos: a menos que sea muy graso, ¡no te lo laves cada día! Cada dos o tres días será suficiente.

Natural, mejor
Secá tu pelo al aire, de forma natural. Evitá al máximo el secador de pelo o la plancha de alisado porque contribuyen a deshidratar y resquebrajar tu cabello. Si sos una habitual de la plancha intenta protegerlo con algún producto especial y no olvides huir de las altas temperaturas.

En casa
Recurrí a preparados domésticos para echarle una mano a tu pelo donde más lo necesite: mezcla levadura de cerveza con el champú si tu cabello es muy graso, aplícate aceite de germen de trigo antes de dormir y enjuagalo a la mañana siguiente, o evita la caspa bañando tu pelo con infusión de perejil.  Para reforzar tu color natural, opta por la manzanilla si eres rubia y por el romero si el tono de tu pelo es oscuro.

Visitá al peluquero
Además de aplicarte remedios caseros, no dudes en ponerte en manos de un buen profesional. No sólo sanearte las puntas cada dos o tres meses ayudará a lucir un pelo sano y luminoso, sino también un buen corte de pelo que sepa sacarle el máximo partido.

Comida equilibrada
Dime lo que comes y te diré qué aspecto tiene tu pelo. Según los nutricionistas, un cabello apagado y débil y unas uñas quebradizas son síntomas de una dieta con pocos nutrientes. Así que proponete comer bien, con abundantes frutas, verduras y cereales y pon especial atención en ingerir vitamina A, B, C, hierro, selenio, zinc y ácido fólico.

Fuera el estrés
Si tu metabolismo funciona a marchas forzadas, tu cuerpo y tu pelo serán el perfecto reflejo de esa situación de estrés. Tomate el tiempo necesario para relajarte cada día y revisa tus rutinas para reducir las tensiones cotidianas.