Interesante

Resoluciones para un nuevo año

Seguramente al hacer tu balance del año que terminó hiciste algunas promesas, y ahora que ya empezó el 2020 te das cuenta de que no serán tan fáciles de cumplir. ¡No te preocupes! Aquí te damos una ayuda para que esas resoluciones lleguen a buen puerto.


 

Resolución 1: ir al gimnasio todos los días


Qué puedes hacer: caminar
“El año próximo desempolvaré los tenis e iré todas las mañanas, sin falta, al gimnasio”, pensaste la mañana del 31 de diciembre, convencida. Pero la realidad es que trabajas las mismas largas horas de siempre y estás igual de agotada todas las noches al llegar a casa.

En vez de subirte al treadmill cinco veces a la semana, agrega caminatas para mantenerte en movimiento y quemar calorías. Caminar tonifica tus músculos, oxigena tu cuerpo y libera endorfinas que te harán sentir alegre y llena de energías. No es necesario que andes mucho de un tirón: puedes hacer trayectos más cortos durante el día para disfrutar de los beneficios de la actividad física sin hacer demasiados cambios en tu rutina.

 

Resolución 2: pasar más tiempo con tu familia

 

Qué puedes hacer: mantener el contacto

Sueñas con tardes al aire libre en compañía de los niños, domingos con tus padres y muchos proyectos en familia, pero el cansancio y las obligaciones no dan tregua.

Buenas noticias: lo importante es la calidad, no la cantidad. Instala varias fechas inamovibles en las que todos tus seres queridos se reúnan, pero además, encárgate de mantener el contacto durante todo el año. Los vínculos se fortalecen con constancia y dedicación: no dejes de enviar emails a los que están lejos, comparte novedades en las redes sociales y ponte como meta conversar más con aquellos que ves a diario.

 

Resolución 3: ganar más dinero


Qué puedes hacer: organizar tus finanzas

Quisieras que tu cuenta bancaria fuera más abultada. “El año próximo debo aumentar mis ingresos” parecería ser la conclusión evidente, pero eso significaría trabajar más horas o emprender una larga búsqueda laboral. ¿Qué tal si en vez de preocuparte por ganar más dinero administras mejor el que ya tienes? Puedes recurrir a un asesor financiero, o bien hacer tus propios números y descubrir si estás realizando gastos superfluos que puedas recortar. Lo importante, en cualquier caso, es que elijas un objetivo por el cual necesites disponer de ese capital: puede ser un viaje, renovar un ambiente de la casa o comprar un coche nuevo. El dinero por sí solo no te servirá de nada. ¡Dale un propósito!