martes 7 de diciembre de 2021
Cursos de periodismo

Honestidad brutal: el nuevo marketing sustentable

Ninguna organización está exenta de fallas, y los consumidores no esperan la perfección. Pero esperan verlos moviéndose en la dirección correcta. Por lo tanto, el camino es claro: realizar cambios positivos, tanto internos como externos, y comunicarlos con claridad.

La semana pasada, la marca de gafas Ace & Tate reveló que había tomado malas decisiones en el pasado. Esos movimientos incorrectos surgieron mientras la empresa con sede en Ámsterdam se preparaba para ser certificada como una Corporación B.

La publicación describe cinco de las decisiones equivocadas que Ace & Tate tomó al tratar de ser más sostenible, como parte de su reciente certificación B Corp. Por ejemplo, en un caso, pasó por alto su impacto social y descuidó implementar un código de conducta que hubiera protegido a los trabajadores en su cadena de suministro. En otro, cambió a un estuche de vidrios de fibra de bambú y éter de polifenileno (PPE) para apelar a la suposición de los consumidores contemporáneos de que el bambú era un material sostenible, pero que en realidad reducía la reciclabilidad del estuche.

“Uno de los aprendizajes clave para nuestro equipo es enfocarse en hacer buenos cambios, en lugar de cambios que simplemente lucen bien”, dice el fundador y director ejecutivo de Ace & Tate, Mark de Lange. “No se puede ser transparente hoy y hacer negocios como de costumbre mañana. Las respuestas han sido positivas y negativas, pero duermo mejor por la noche sabiendo que nos comunicamos abiertamente, en lugar de tratar de presentar una imagen demasiado brillante. Lo consideraré un éxito si anima a otras empresas a cambiar».

Convertirse en una empresa B no es un proceso fácil, pero, como demuestran las confesiones de Ace & Tate, obliga a las empresas a examinar de cerca la (in) sostenibilidad de cada parte de su negocio, arrojando luz sobre los pasos en falso que de otro modo podrían pasarse por alto.

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último