lunes 6 de diciembre de 2021
Cursos de periodismo

Aerolínea liquida comida sobrante en los últimos vuelos del día

Si la pérdida y el desperdicio de alimentos fueran un país, serían el tercer mayor emisor de gases de efecto invernadero, después de China y Estados Unidos, según el Instituto de Recursos Mundiales.

Es por eso que las marcas de todas las industrias buscan soluciones prácticas para evitar que se produzcan desperdicios de alimentos. Y cuando no pueden, desviarlo de los flujos de basura habituales.

Por más que las aerolíneas intenten evitar el desperdicio de alimentos, hacer coincidir los suministros con la demanda de los pasajeros es casi imposible. Siempre que sirvan alimentos en los vuelos, habrá sobras. Para abordar ese problema, Swiss International Air Lines (SWISS) se ha asociado ahora con Too Good To Go, una organización que lucha contra el desperdicio de alimentos.

El nuevo concepto consiste en ofrecer los alimentos frescos que queden sin vender en determinados servicios al final del vuelo en cuestión. La disponibilidad de estos artículos se comunica a través de un anuncio a bordo, y a los pasajeros interesados ​​se les ofrece una bolsa que contiene uno, dos o tres de estos alimentos frescos a un tercio de su precio habitual. El contenido de la bolsa no se revela de antemano y resulta una sorpresa para el comprador.

Como la mayoría de las ‘bolsas mágicas’ que se ofrecen en la plataforma de Too Good To Go, los clientes no saben exactamente qué obtendrán. SWISS está probando el proyecto en vuelos europeos desde Ginebra hasta fin de año.

“La gestión de los residuos a bordo es una parte importante de nuestro compromiso con una mayor sostenibilidad”, destaca el CCO de SWISS, Tamur Goudarzi Pour. “Esperamos reducir significativamente los alimentos no utilizados a bordo de nuestras aeronaves mediante la introducción de este servicio. Pensar en la sostenibilidad en todos nuestros productos, servicios y procesos es parte de nuestro ADN SWISS”.

Por supuesto, vender las sobras solo funciona si los pasajeros quieren comerlas una vez que han bajado del avión. Dado que SWISS obtiene constantemente altas calificaciones por sus comidas a bordo, es más probable que los consumidores den la bienvenida a la oportunidad de tomar un refrigerio a medianoche, o el almuerzo del día siguiente en casa.

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último