viernes 24 de junio de 2022
Cursos de periodismo

La suma de reinfecciones por la Covid-19 aumenta gradualmente los riesgos de quienes las padecen

En comparación con quienes padecieron la primera infección, las personas reinfectadas exhibieron un mayor riesgo de mortalidad por todas las causas, hospitalización y otros resultados pre-especificados.

El artículo publicado en formato preprint el 17 de junio es anticipado por el sitio Research Square. Si bien carece de revisión por pares obtuvo 20,778 vistas, 868  descargas y motivó centenares de tuits.

Sus autores, Ziyad Al-Aly, Benjamin Bowe, Yan Xie, se desempeñan en Washington University School of Medicine y VA Saint Louis Health Care System.

El estudio evalúa 5.693.208 personas, de las cuales 257.427 fueron afectadas por una primera infección de Covid-19, 38.926 con reinfección y 5.396.855 controles no infectados.

En su desarrollo caracteriza a lo largo de 6 meses los riesgos y las cargas en una cohorte que experimenta una reinfección por SARS-CoV-2 en comparación con otra solo afectada por una única infección.

Los autores definieron los riesgos del resultado agudo y posagudo en personas con reinfección y finalmente estimaron -en comparación con una cohorte de control no infectada- los riesgos acumulados y las cargas de 6 meses asociadas con una, dos y tres o más infecciones.

Los riesgos fueron evidentes en los subgrupos, incluidos los que no estaban vacunados, recibieron 1, 2 o más  aplicaciones antes de la segunda infección. Si bien fueron más pronunciados en la fase aguda, persistieron en la fase posterior a la aguda de la reinfección y la mayoría de las secuelas seguían evidenciándose a los 6 meses.

En comparación con los controles no infectados, la evaluación de infecciones repetidas mostró que el riesgo y la carga de mortalidad por todas las causas y los resultados de salud pre-especificados aumentaron de forma gradual según el número de infecciones (es decir, los riesgos fueron mayores en personas con 3 o más infecciones).

Los resultados, pre-especificados sobre la base de evidencia previa, comprendieron:
mortalidad por todas las causas, hospitalización, con al menos una secuela, así como trastornos de órganos y sistemas, incluidos trastornos cardiovasculares, trastornos hematológicos y de la coagulación, diabetes, fatiga, trastornos gastrointestinales, trastornos renales, trastornos de salud mental, trastornos musculoesqueléticos, trastornos neurológicos, y trastornos pulmonares. Los trastornos del sistema de órganos se definieron en la fecha de la primera secuela incidente en ese sistema durante el seguimiento.

En conjunto, los hallazgos indican que la reinfección agrega riesgos de mortalidad por todas las causas y resultados adversos en la fase aguda y postaguda de la reinfección.

Riesgos a enfrentar

Las estimaciones sugieren que más de 500 millones de individuos se han infectado con el SARS-CoV-2 al menos una vez. Saber si una segunda infección conlleva un riesgo adicional es importante para este enorme y creciente número de personas.

Dada la probabilidad de que el SARS-CoV-2 continúe su amenaza durante años, los autores proponen que es necesario desarrollar con urgencia medidas de salud pública posibles de ser adoptadas por la población y puedan implementarse de manera sostenible.

Además, se necesitan también intervenciones farmacéuticas inmediatas para reducir tanto el riesgo de reinfección como sus consecuencias adversas para la salud.

Se han formulado preguntas sobre si la reinfección aumenta el riesgo Covid prolongado, término general que abarca las secuelas post-agudas provocadas por el SARS-CoV-2.

Los resultados muestran que más allá de la fase aguda, la reinfección contribuye a riesgos adicionales de mortalidad por todas las causas, hospitalización y secuelas postagudas en el sistema pulmonar y en una amplia variedad de órganos extrapulmonares.

Temas por dilucidar

Los mecanismos que sustentan los mayores riesgos de muerte y los resultados adversos para la salud en la reinfección no están completamente claros.

Se puede esperar que la exposición previa al virus reduzca el riesgo de reinfección y su gravedad; sin embargo, cada pocos meses, el SARS-CoV-2 está mutando rápidamente con variantes que reemplazan a las anteriores.

La evidencia sugiere que el riesgo de reinfección es especialmente mayor con la variante Ómicron provista de notable capacidad para evadir la inmunidad de una infección previa. Además, cualquier protección también se desvanecea medida que aumenta el tiempo desde el último evento que confirió inmunidad en personas infectadas previamente con SARS-CoV-2 (al margen del estado de vacunación).

Por otra parte, el deterioro de la salud por efectos de la primera infección podría dar lugar a un mayor riesgo de inconvenientes tras la reinfección.
Los investigadores informan que la reinfección agrega riesgo tanto en la fase aguda como en la posaguda y que esto fue evidente incluso entre personas completamente vacunadas, con lo cual incluso la inmunidad natural combinada (de una infección previa) y la inducida por la vacuna no anulan el riesgo de efectos adversos después de la reinfección.

El conjunto de la evidencia sugiere que las estrategias de prevención de la reinfección aportarían beneficios independientemente del historial de infección y el estado de vacunación.

Alcances y limitaciones del estudio

Los autores afirman que su trabajo es el primero en caracterizar los peligros para la salud de la reinfección.

Para realizar los análisis utilizaron las bases de datos de atención médica del Departamento de Asuntos de Veteranos de los EE.UU. (el sistema de prestación de atención médica integrado a nivel nacional más grande del país) .

Evaluaron los resultados agudos y posagudos de la reinfección y examinaron los riesgos según el estado de vacunación antes de la reinfección. Con el fin de determinar si el enfoque adoptado produciría resultados consistentes con las expectativas previas sometieron a prueba los controles de resultados positivos y negativos.

Entre las limitaciones mencionan que las cohortes de personas con 1, 2, 3 o más infecciones incluyeron a quienes dieron positivo en la prueba del SARS-CoV-2 y no incluyeron a las que pudieron haber tenido una infección por el SARS-CoV-2 pero no se les hizo la prueba, en grandes cantidades; los aujtores consideran que esta limitación  podría  haber arrojado una clasificación errónea de la exposición. Aunque la población de veteranos está compuesta mayoritariamente por hombres, incluye un 10 % de mujeres, las que totalizaron para los grupos bajo estudio 566.020 participantes.

Aunque la investigación equilibra los grupos de exposición, no descarta por completo la confusión residual. La pandemia de Covid-19 es un evento global altamente dinámico que se desarrolla en tiempo real, a medida que cambian los variados factores epidemiológicos (incluida la aparición de nuevas variantes,

En resumen, en este estudio que abarca 5.693.208 los autores afirman que la reinfección abona riesgos de salud adicionales más allá de los acontecidos en la primera infección, incluida la mortalidad por todas las causas, la hospitalización y las secuelas en los sistemas de órganos pulmonares y extrapulmonares.

Los riesgos fueron evidentes en la fase aguda y post-aguda de la reinfección. La evidencia sugiere que para las personas que ya tuvieron una primera infección, prevenir una segunda los protegería de peligros adicionales para la salud. La prevención de la infección y reinfección por SARS-CoV-2 debe seguir siendo el objetivo de la política de salud pública.

Vía

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último