miércoles 12 de junio de 2024
Lo mejor de los medios

Brandon Sanderson, el escritor que promete cambiar la forma en que se publican los libros

Brandon Sanderson (47 años), es sin dudas el escritor más popular del género fantasía. Lleva publicados 21 libros de Cosmere y planea publicar al menos 19 más. Sanderson es fácilmente uno de los escritores de fantasía más exitosos y prolíficos del siglo hasta ahora. El año pasado llegó a los titulares internacionales por recaudar $41 millones de dólares en Kickstarter (duplicando el récord anterior de recaudación de fondos) para autoeditar cuatro libros secretos y entregarlos directamente a 185.341 fanáticos. Sin editorial, sin Amazon, sin librerías. Les compartimos esta extensa e interesantísima entrevista donde cuenta, entre otras cosas, sus planes para cambiar radicalmente la forma en que se hacen los libros. Les dejamos los fragmentos que más nos resuenan, pero tómense el tiempo para leerla completa porque vale la pena.

– “Creo que algunas de las cosas que las editoriales tradicionales hacen en Nueva York están equivocadas. Alguien tiene que dar un paso al frente y decir: ‘Aquí hay otra manera’”. Durante años, Sanderson trató de convencer al expresidente de Macmillan, John Sargent, de que publicara varias ediciones a diferentes precios, incluidas tapas duras encuadernadas en cuero llenas de arte original como Tress and the Emerald Sea, y las empaquetara con libros electrónicos y productos. Pero Sargent nunca se movió. En cambio, editoriales como Macmillan venden libros de tapa dura y libros electrónicos como dos productos separados, además de libros de bolsillo que llegan al mercado meses después, si los títulos se venden lo suficientemente bien. Sanderson dice que esto castiga a los lectores que eligen gastar dinero para apoyar a los autores que aman, aunque podrían piratear libros digitales o sacar copias gratuitas de tapa dura de una biblioteca. “No lo dirán, pero los editores se emocionan mucho con la idea de que podemos lograr que los súper fanáticos compren tres copias del mismo libro”, dice Sanderson. “Pero, ¿no estarían más felices los súper fanáticos si pudieran comprar una edición realmente buena en todos los formatos? Dales un paquete con el libro impreso y el libro electrónico. Los ideales centrados en el lector conducirán al éxito a largo plazo de la industria editorial”.

– En cierto modo, Sanderson cree que la industria de los videojuegos está años luz por delante de la publicación de libros. “Te permiten seleccionar tú mismo tu punto de precio al obtener estos artículos realmente geniales”, dice. Elden Ring, por ejemplo, se vendió al por menor por alrededor de $60 dólares, pero los consumidores podrían gastar un poco más por una edición de lujo con un libro de arte digital y una banda sonora digital, o cuatro veces más por una edición de coleccionista con una estatua de Malenia de nueve pulgadas.

– Sanderson también es el primero en admitir que su mayor arrepentimiento sobre Kickstarter es que las librerías independientes quedaron fuera. Si bien Macmillan seguirá distribuyendo las versiones publicadas tradicionalmente de sus libros secretos en tiendas físicas, cientos de miles de patrocinadores ya tendrán sus ediciones Dragonsteel para cuando las ediciones de Macmillan lleguen a los estantes (e incluso entre esos patrocinadores, ha habido cierta insatisfacción, ya que el cumplimiento ha sido lento y desigual). Si los libros se hubieran publicado tradicionalmente, un porcentaje de esos patrocinadores habría comprado copias en las librerías.

– Ante la pregunta de si cree que Dragonsteel cambiará la industria editorial de libros para mejor, Sanderson dice: “Si puedo conseguir que otros autores se unan para impulsar algunas de las mismas cosas, sí”. “Mi mayor preocupación es que soy solo una persona”. Si va a cambiar la forma en que se publican los libros en los Estados Unidos, Sanderson sabe que no puede hacerlo solo. “George RR Martin tiene dos asistentes, al igual que Robert Jordan. Eso es normal para los escritores que se encuentran en la cima de su campo”, dice. Luego se vuelve hacia su esposa Emily, directora de operaciones de la empresa que formaron poco después de casarse en 2007, y sonríe. “Tenemos 64 personas”.

Vía

Lo último