Interesante

“Habla tu espejo”, la nueva dimensión de El Cuarteto de Nos

Entrevista exclusiva a la banda uruguaya que acaba de editar un nuevo trabajo discográfico.


Cuarteto de Nos 1-w900

(Por Silvia Quiñoa / @sardina_) Hace sólo una semana que El Cuarteto de Nos lanzó Habla tu espejo, un disco que sorprendió a los que estaban esperando otra vez canciones con letras irónicas y melodías rapeadas. La banda uruguaya, en esta oportunidad, dejó de caricaturizar a los personajes de sus historias y se inclinó por abordar temas más personales, sensibles y reflexivos.

En esta nota conversamos con Roberto Musso (voz principal y guitarra), Santiago Tavella (bajo y voz) y Santiago Marrero (teclados), quienes nos contaron cómo fue este proceso de ruptura, nos hablaron del momento artístico en el que se encuentra la banda y de su relación con los fans. “Somos un grupo que propone al oyente qué escuchar, no al revés”. Llegarán al Luna Park recién el 24 de abril del próximo año.

Habla tu espejo es claramente un disco de quiebre. ¿Por qué tomar esa decisión ahora, después de haber conseguido tanto éxito con el estilo de los últimos tres trabajos?
Roberto Musso (RM): Esta ruptura fue premeditada, surgió la necesidad en la banda de hacer un disco distinto, sobre todo para tener canciones que complementaran el show actual, que le dieran una dimensión distinta al show en vivo. El hacerlo a esta altura yo digo que fue una decisión, un concepto teórico, tan arriesgado como valiente.
Santiago Tavella (ST): Las veces que por distintos motivos nos tiramos a hacer un disco diferente, fue medio “Bueno, ¿vamos a hacer esto? Sí, dale”, una decisión no muy consciente. Sin embargo, de eso salieron dos discos en particular que fueron sumamente importantes.
RM: Uno de esos fue Otra Navidad en las Trincheras (1994) que nos hizo conocidos en Uruguay y el otro fue Raro (2006) que nos abrió las puertas a otros países.

Claro. La historia del Cuarteto es de rupturas.
RM: Totalmente, es como dice “Ya no sé qué hacer conmigo”: “Vos siempre cambiando ya no cambiás más”.

Cuarteto de Nos 3-w900

Roberto, vos sos el compositor de 9 de las 10 canciones del disco, y se nota que esta vez te pusiste más autorreflexivo. ¿Por qué elegiste ese camino?
RM: Nosotros siempre fuimos de escribir la vida que nos fue tocando vivir, la edad física, y los acontecimientos personales, aunque quizá a veces esa manera de contarlo estaba encubierta por el humor, o por una ironía. En este caso es más o menos lo mismo pero quizá con esa cubierta desplazada y más transparente y abierta. Fue como “¿Y ahora de qué puedo hablar?” “¿Qué canción que me motiva para escribir?”

¿Así nació No llora, el tema que le hiciste a tu hija?
RM: Sí, yo nunca dije: “Cuando nazca Federica voy a escribir una canción sobre ella”, porque todos los padres que fueron artistas hicieron una canción. Además cuando le dijera a la banda me iban a decir “No la hagas” (risas). Pero sin embargo, una vez, estábamos en la terraza de casa, ella jugando, yo con la guitarra. En la esquina había un caos de gente, y pasó una ambulancia y ella me miró como diciendo “¿Y esto qué es?” Y ahí dije: “Acá tengo la foto de una canción”.

¿Y cómo surgió el título?
RM: El título es una frase de Mary, la chica que cuida a Federica desde que nació. En lugar de “no llores”, siempre le decía “la nena no llora”.

Es interesante porque no cae en lugares comunes como “Ella es la luz de mis ojos”.
RM: No, no, ¡menos mal! Si hubiera caído, ¡ellos (el resto de la banda) me lo iban a hacer notar! De entrada y con mucha razón.

cuarteto de nos tapa¿Por qué la eligieron como corte de difusión?
RM: Se dio naturalmente. Estábamos entre tres o cuatro que podían ser, y yo nunca me imaginé que iba a ser esa.
Santiago Marrero (SM): Pasó una cosa parecida con Cuando sea grande de Porfiado. No llora es representativa de una emotividad que tiene en sí el disco pero no es una típica canción del Cuarteto. Pensamos en que no queríamos que el corte sea una típica canción del Cuarteto, eso también fue una elección que estuvo buena.
RM: Lo cual, obvio, es otro de los riesgos que tenemos, porque es la primera canción que escucha la gente. Pero, claro, si algún día me pasa que no tengo miedo de ver qué pasa cuando escuche alguien más la canción quiere decir que no va a pasar nada con el tema. Y ésta es la que yo tenía más duda… Primero se la mostré a mi mujer: una escena de llanto. Y después a cada persona que se la mostraba lloraba… ¡lloraban, todos! Y cuando la escuchó la gente de Warner me llamaron y me dijeron: “¡Me hiciste llorar!”.
SM: Tiene esa ambigüedad de que el tema está diciendo que “no llora” y la gente llora.

Sorprende el carácter “optimista” de Caminamos, comparándolo con la mirada más negativa y crítica que ha tenido la banda. ¿Se están ablandando?
RM: (risas) Caminamos igual tiene también en el fondo un “optimismo negativo”, porque habla de ese horizonte que se te va corriendo siempre. Lo mejor está por llegar y en la canción nunca va a llegar. Porque nunca decimos “lo mejor llegó”. Yo pensaba en la historia del Cuarteto misma, o la de una persona también. ¿Cuándo decís llegué? Si lo decís, después te querés matar. Está esto de disfrutar el camino que es algo que hemos hecho nosotros. No hemos sido un grupo ansioso de querer todo ya. Hemos sabido y sabemos disfrutar el proceso.
ST: En nuestro caso siempre todo fue muy gradual. Nos dimos cuenta de que las cosas estaban yendo para arriba pero tampoco fue casualidad porque había trabajo, ideas, detrás de lo que hacíamos. Es que si a uno le gusta hacer música, está bueno el proceso. En la medida en la que podemos disfrutar, es que va a pasar algo bueno.

Cuarteto de Nos 2-w900

Recién dijiste que este disco fue una decisión arriesgada, ¿tenían miedo de defraudar al público?
RM: Siempre tenemos miedo. Si no, no seríamos gente que sacara esta clase de discos. Cualquiera te mentiría si te dijera que estábamos seguros de que iba a ser un exitazo. Siempre tenés esa duda, más que temor, de ver si una decisión tomada artísticamente está bien o mal. Pero en realidad somos un grupo que propone al oyente: “Ahora lo que queremos escuchar es esto”, no funcionamos al revés, no hacemos algo que complazca, no le damos a los fans lo que ellos se creen que están esperando.
ST: La identidad y la diferenciación es un yin y un yang. Yo creo que hay que siempre mirar las cosas en ese sentido de los opuestos porque es la manera en la que vos te ubicás en el espacio de lo posible de tu existencia.
SM: La tranquilidad también está en que vamos haciendo lo que queremos. Es lo que nos está pasando ahora. Y con los fans pasa que si hacés un disco de quiebre te dicen “Ahhh, hiciste un disco de quiebre, no es lo que esperaba”. Si hacés un disco igual te dicen “Aah, otra vez lo mismo”…

También sirve para abrir el target: hay gente que se empezó a identificar con la banda desde la última trilogía de Raro, Bipolar (2009) y Porfiado (2012) que era algo distinto a lo que venían haciendo.
RM: Sí, eso lo pensamos. Además, hay mucha gente que le gustan artistas de trayectoria larga, pero capaz se acuerdan o les gusta el momento de la banda en el que la conocieron. Toda la gente que nos conoció en Uruguay con Otra Navidad en las trincheras se acuerda de ese momento y dice “yo quiero que sigan haciendo esto”. Cuando sacamos Raro, a mucha gente no le gustó.
ST: Además… ¿por qué no hacer una canción como la del pitito con el cierre? Bueno, ¡porque ya la hicimos!

Sí, daba la sensación de que con Porfiado se habían agotado todos los temas de los que hablar.
ST: ¡Claro! Más allá de saber si podíamos hacer algo distinto estaba el tema de que queríamos hacer algo distinto. Ya hicimos la canción de esto, de aquello, había un repertorio de personajes y cosas que ya estaba. Salimos muy bravuconamente a decir “Sí, el próximo disco va a ser un desafío, va a ser distinto”. Y claro, en algunos momentos cuando estábamos haciéndolo yo decía: “Pero no es diferente… fijate que tal cosa”, me fijaba en cuestiones más estructurales…

Claro, pero tampoco son otra banda. Hay diferencias pero también una identidad.
RM: Sí, hay una identidad y una frase tranquilizadora para los fans más conservadores es que las canciones anteriores no mueren. No es que en el show vas a hacer solo los 10 temas de Habla tu espejo y nada más. Nosotros sabemos que todos los temas de Raro en adelante siguen estando plenamente vigentes. Hay canciones que no habíamos hecho nunca. Por eso pensamos que pueden enriquecer el show mucho más. Este disco va a complementar.