Fan de la literatura fantástica deja todo para convertirse en Elfo

Luis Padron, argentino de 25 años, fan de la literatura fantástica y entusiasta del cosplay, gastó decenas de miles de dólares para alterar su aspecto, persiguiendo el deseo de convertirse en un duende de la vida real.

Luis dice que se obsesionó con los seres fantásticos como duendes y ángeles luego de haber sufrido bullying cuando era niño. Solían ​​burlarse de él porque se teñia el pelo y tenía un estilo de vestir diferente al de la mayoría de los chicos de su edad, y como no tenía muchos amigos, pasó todo su tiempo libre leyendo libros de fantasía y vistiéndose como sus personajes favoritos.

Hacia el final de la escuela secundaria, su inusual apariencia y rareza natural lo volvieron objeto de admiración, lo que alimentó su deseo de ser diferente. Ahora está tratando de hacer que los cambios sean permanentes con la ayuda de procedimientos médicos cosméticos.

“Fui acosado e intimidado cuando era niño, y como escape me gustaba sumergirme en las películas de fantasía como Laberinto y La Historia Interminable, así como otros cuentos de fantasía,” dijo Luis Padron. “Con el tiempo las cosas cambiaron, comencé a caerles bien a los adolescentes mayores porque era único, y eso es lo que me animó a empezar a convertir lo que sentía en el interior, en una realidad. Empecé con cosplay pero no era suficiente, quería cambiar para convertirme en mi propia percepción de la belleza”.

A los 14 años, Luis ya había decidido pasar por el quirófano para alterar permanentemente su apariencia, y seis años más tarde tuvo su primera cirugía plástica. Aunque el joven fan de la fantasía no reveló que era exactamente, sí dijo que le ayudó a convencerse de que era la decisión correcta. Esto fue sólo el comienzo de una larga cadena de procedimientos cosméticos.

Luis tiene más de 40 rellenos, inyecciones de Botox, liposucción en la mandíbula, una cirugía de nariz, láser de blanqueamiento de la piel para eliminar las pecas y manchas, depilación de cuerpo completo, e incluso una cirugía de ojos no aprobada para cambiar el color de los ojos de marrón al azul cristalino.

“Fue sin anestesia, muy doloroso y significaba que tenía que usar gotas para los ojos y gafas de sol muy negras, básicamente me volví como un vampiro con fotosensibilidad extrema”, recuerda el joven. “Todavía no se convirtió en azul cristalino, actualmente es un color grisáceo, pero sigo teniendo la esperanza de que en cuatro sesiones más lo voy a lograr.”

Sin embargo, con el fin de cumplir su sueño de convertirse en un elfo de la vida real, Luis Padron tiene incluso cirugías más extremas previstas para el futuro.

“Quiero tener las orejas cortadas y en punta para convertirme en elfo, mi mandíbula a un aspecto más afilado como un diamante, un lavado de cara, y un levantamiento de ojos para dar a mis ojos una forma similar a la de un gato. También considero tener implantes musculares”, dijo recientemente.

‘También hay una cirugía para hacerme más alto, y también me desharé de cuatro costillas, de modo que pueda dar forma a la cintura para ser más delgado”, agregó el elfo de 25 años.

Luis Padron también tiene la intención de conseguir implantes capilares, para lograr una línea del cabello al estilo duende, en forma de corazón, y una cirugía de alargamiento de miembros crecer algunos centímetros. Él es consciente de que para muchas personas el deseo de transformarse en un ser de fantasía puede sonar loco, pero no le importa.

“Quiero ser un elfo, un ángel, un ser de fantasía, mi objetivo es parecer inhumano, etéreo, elegante y delicado. Tengo mi propia belleza ideal y quiero lograrlo sin importar cuanto cueste”, dice. “Me considero trans-especie, de la misma manera que se sienten las personas trans, necesito llegar a ser lo que siento por dentro, no espero que la gente lo entienda, pero pido que lo respeten.”

Luis gasta unos USD 5,000 al mes en tratamientos cosméticos como blanqueamiento de la piel y cabello, y en productos de belleza como maquillaje y lentes de contacto de color. Y todo lo financia con comisiones que gana trabajando como modelo y asistiendo a eventos de cosplay.

En cuanto a la atención que un duende de la vida real recibe recorriendo las calles entre los seres humanos comunes, Luis Padron dice que ya está acostumbrado a que las personas lo observen cuando sale.

“Incluso cuando no estoy vestido como elfo me miran. He tenido el pelo blanco largo durante cinco años, uso lentes de contacto grandes y soy muy alto”, dijo. “Uso maquillaje para mejorar mis características y lucir más angelical, y llevo ropas más elegantes o antiguas.”

Luis dice que la fantasía ha cambiado su vida para bien de muchas maneras que ni siquiera puede empezar a describir.

2 comentarios

  1. Pingback: Un joven argentino se convierte en el primer elfo de la vida real (Fotos) – Radio Ranchera

  2. Pingback: Joven argentino cambia su rostro por el de un ser de fantasía

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *