lunes 26 de septiembre de 2022
Cursos de periodismo

Una familia come solo carne desde hace 17 años

La mayoría de los nutricionistas afirman que tener una dieta balanceada es esencial para vivir una larga y saludable vida. Sin embargo, la familia Anderson considera que esas teorías no se aplican para todos y  por al menos dos décadas han seguido una dieta de cero carbohidatros, sólo comen carne. Curiosamente, sostienen que se siempre se han sentido felices, fuertes y saludables.

Todo comenzó cuando Joe Anderson experimentó una dieta con alta cantidad de proteínas a mediados de 1990 y también cuando su mujer Charlene fue diagnosticada con la enfermedad de Lyme, y la única comida que podía consumir sin tener severas reacciones era la carne roja. «Lo que era demonizado por la comunidad de la salud a ella le daba fuerza», contó Joe.

zero-carb-family-550x491

Así fue que la pareja pasó varios años de su vida leyendo libros y artículos sobre regímenes basados en grasa y carnes rojas. Estaban interesados en entender por qué este extremo les funcionaba tan bien. Así, se convencieron de seguir con el hábito.

Al principio, incluían otros alimentos como huevos, queso y suero. También, comían pescado, pollo y jamón. No obstante, comenzaron a sentir que nada los hacía sentir mejor que la carne. «Cuando más bifes comíamos, menos deseábamos otra carne», explicó Joe.

Actualmente Joe tiene 57 y Charlene 42 y son padres de Charlie de 10 y George de 8. Ambos comen carne todas las noches especialmente el corte «ojo de bife» e ingieren carne hasta llenarse completamente. Asimismo, no ingieren otra bebida que no sea agua y no le ponen sal a la comida. Tampoco utilizan especias para darle sabor a los platos ni toman suplementos para mejorar la dieta. En su lista de supermercado hay una sola cosa anotada y es carne. Sin embargo, esto es muy caro y la cuenta por mes ronda entre los $1.000 y $1.750 dólares.

zero-carb-family5-550x413

Joe reveló que de los otros alimentos que sus hijos han probado los menos destructivos para su felicidad total han sido los chocolates y los caramelos. No obstante, opina: «La peor comida son las frutas. Una vez las manzanas y las frambuesas los hicieron llorar, enojar y los convirtieron en pequeños monstruos».

Pero además, los niños también son diferentes porque no van a la escuela tradicional. En cambio, ellos asisten a una variedad de lecciones como clases de historia en el museo, clases de ciencia en la biblioteca, ballet, arte y gimnasia. Afortunadamente, nunca han sufrido cargadas por su particular estilo de vida.

Para la gente que rechaza las dietas de cero carbohidratos, Joe aconseja que sólo hay que darles una oportunidad: «No tenes que estar enfermo o con sobrepeso para beneficiarte con esta forma de comer. ¡No lo compliques!, cuando tengas hambre come carne y si tienes sed sólo toma agua. Esta práctica es energética y limpia. Mi cuerpo y mi mente están más activos y sensibles a los 56 que cuando tenía 20».

zero-carb-family2-550x724

 

 

 

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último