miércoles 19 de diciembre
Interesante

Tips para una nutrición saludable

Necesitamos más de cuarenta nutrientes diferentes para que nuestro cuerpo funcione como un reloj. ¿Cómo ingerirlos? Con una dieta variada que nos aporte una alimentación equilibrada. Te damos algunas pistas sobre qué tener en cuenta a la hora de comer:


No sin desayuno
Muchas personas dicen no tener hambre al levantarse, pero todo es cuestión de hábito. Acostúmbrate a llenar tu estómago antes de arrancar el día, aunque sea con pocas cantidades ¡Tu cuerpo necesita energía para funcionar mejor!

Siempre y poco
Es decir, es preferible muchas comidas ligeras al día que pocas y copiosas; tu metabolismo te lo agradecerá. Se recomienda, además del desayuno, la comida y la cena, un tentempié a media mañana y una merienda por la tarde… y no saltarse ninguna de ellas.

Hidratación
Unos ocho vasos de agua (o dos litros). Ésa es la cantidad diaria recomendada. Y que no sirva de excusa si estás fuera de casa, en ese caso opta por una botellita de agua.

Porciones discretas
Una dieta saludable y nutritiva requiere comer todo tipo de alimentos, pero en proporciones moderadas. Los expertos indican que son necesarios en mayor proporción los hidratos de carbono (presentes en cereales, por ejemplo), pero que no se debe descuidar la presencia de frutas, verduras, lácteos, carnes y pescados.

Horario fijo
Nuestro cuerpo funciona mucho mejor si somos constantes. Los cambios en las horas de las comidas no le sientan demasiado bien. Procura mantener un orden y estar relajada en el momento de estar frente al plato, y recuerda también masticar despacio cada bocado.

Grasas buenas y malas
Disminuye el consumo de las grasas perjudiciales: evita frituras y grasas animales y anímate en remplazarlas por otras más saludables, como las que contiene el aceite de oliva.

Azúcares fuera
Si te has propuesto una nutrición saludable, tacha de la lista, sin dudarlo, las harinas refinadas y los azúcares: tortas, galletas, golosinas. Y no te olvides, también se incluyen las bebidas azucaradas.

Substitución
Nadie te dice que te prives de una comida agradable para tener una buena nutrición. Lo único que debes hacer es adoptar cambios de forma gradual, substituyendo los alimentos perjudiciales por otros más sanos. Remplaza la sal por especias naturales como el perejil o el romero; las carnes rojas por las blancas (y cocínalas a la plancha); o suplanta esos snacks de chocolate por frutas y/o barras de cereales.

Para controlar mejor tu alimentación, apuesta por cocinar siempre en casa. Y ten presente que  una larga lista de nutricionistas está a tu disposición para elaborarte una dieta a medida. ¡No te pongas a régimen sin consultar y ten cuidado con los medicamentos milagrosos! Tu salud es lo primero.

 

Dejar un comentario