Noticias Locas

“Viajero en el tiempo” se postula para presidente

El abogado Andrew Basiago se sumó a la locura de las elecciones presidenciales de Estados Unidos, afirmando haber viajado en el tiempo casi toda su vida, y dando por seguro que va a ser «presidente o vicepresidente» entre 2016 y 2028.


Basiago, abogado con sede en Washington, comenzó a hablar de sus experiencias con los viajes en el tiempo en el año 2004, con el Proyecto Pegasus (una organización ultra secreta que estudia los efectos del viaje en el tiempo y la teleportación en los niños). Así, entre 1968 y 1972, cuando Basiago era un niño de siete años, afirma haber participado en varios experimentos que lo transportaron a través del tiempo, el espacio, e incluso hacia universos paralelos. Su misión, supuestamente, era proporcionar al presidente de Estados Unidos del momento, información importante sobre eventos pasados y futuros.

Andrew-Basiago-600x411

Ahora, Basiago está utilizando el «conocimiento» adquirido durante sus años de viajes en el tiempo para promover sus ambiciones políticas, se postula a presidente como candidato independiente este año, y está bastante confiado en que va a ganar las elecciones.

«Tengo información previa de que no sólo voy a postularme para presidente, sino que durante una de las elecciones (entre 2016 y 2028), voy a ser elegido presidente o vicepresidente» explicó confiado.

Andrew-Basiago3-600x333

La mejor cualidad de Basiago en sus funciones, por supuesto, será su información de primera mano de los acontecimientos pasados y futuros. Basiago afirma haber retrocedido en el tiempo a 1863, y haber sido testigo del discurso de Abraham Lincoln en Gettysburg. También ha estado en el futuro (año 2054), por lo que tiene una buena idea de las dificultades que un presidente debería evitar.

Después de haber viajado en el tiempo, Basiago ha mantenido conversaciones con el presidente Bush, el presidente Clinton, y el presidente Obama décadas antes de que fueran elegidos para el cargo, y les notificó por adelantado de sus presidencias. Pero más importante aún, ha viajado a Marte en 1981, lo que lo convierte en una experiencia sin igual en las relaciones exteriores.