domingo 22 de octubre
Noticias Locas

Hace 14 años que se cuela en funerales para comer gratis

Es extraño cuestionar la moral de una anciana y devota mujer católica por asistir a demasiados funerales. Y, sin embargo, eso es lo que le ha sucedido Theresa Doyle, de 65 años, de Slough, en el Reino Unido, donde ha estado asistiendo a cada velorio en su iglesia durante más de 14 años. Lo que probablemente sería considerado encomiable por su parte, si no fuera por las muchas acusaciones de que lo ha estado haciendo sólo para almorzar gratis.

El hábito de Teresa Doyle de colarse en funerales recientemente llegó a los titulares en el Reino Unido, con varios vecinos y miembros de las familias de personas fallecidas a cuyas ceremonias y servicios funerarios ha asistido a lo largo de los años, alegando que se entromete con las personas en su momento de duelo, para llenar su estómago. La mujer simplemente aparece, finge haber conocido a los difuntos, y a veces incluso conversa con sus amigos y familiares, antes de atacar el buffet “como si no hubiera un mañana”. A veces, hasta incluso se guarda algo de la comida para llevar.

“Deja su casa con su colorida ropa diaria, pero en la cesta de su bicicleta hay un traje de funeral negro, con el que se cambia en el baño de la iglesia”, dijo uno de los vecinos de Doyle. “Cuando llega al funeral se pone la ropa sombría, va al velorio y luego se sirve comida, la trae a su casa y la pone en su congelador. Theresa ha estado haciendo esto por cerca de 14 años, pero lo más extraño es que ella se cuela en los funerales de los extraños en forma completamente descarada. ”

Margaret Whitehead, que recientemente tuvo que enterrar a su hija, que murió de la enfermedad de Addison, dijo a la prensa que Theresa Doyle simplemente apareció en el funeral y comenzó a charlar con la gente. Su hija tenía muchos amigos y compañeros de trabajo, así que supuso que era una colega, pero cuando habló con ella, Doyle le dijo que solía trabajar con su hija cuando eran camareras. “Mi hija nunca trabajó como camarera”, dijo Whitehead.

“Comía del buffet como si no hubiera un mañana, al final de la velada sacó un Tupper, lo llenó de comida, y lo puso en la cesta con su bicicleta”, dijo la afligida madre. “Hay misa todas las mañanas, ella no necesita ir a los funerales, va solamente cuando hay un almuerzo gratis. Se aprovecha de las personas cuando están tristes y afligidas. ”

El padre Noel Connolly, de la Iglesia del Santo Redentor, el lugar favorito de Theresa para colarse en velorios, dice que está al tanto de su hábito, pero tiene una explicación ligeramente diferente.

“Viene a cada funeral que tenemos, y si hay una recepción después, ella hace su aparición sin invitación”, dijo el cura. “Es una mujer católica y está convencida de que necesita ir a tantas misas como sea posible. Ha estado yendo y viniendo desde que he estado aquí por los últimos 14 años. No puedo decirle “no puedes estar aquí”.

Bueno, Theresa puede sentir que es su deber con Dios aparecer en cada misa, pero a los dolientes como la Sra. Whitehead, su presencia les resulta inoportuna e intrusiva. Un servicio fúnebre se supone que es un lugar seguro donde amigos y familiares pueden despedir a un ser querido, no un lugar donde los extraños pueden tomar un almuerzo gratis.

Cuando se le preguntó acerca de su hábito de colarse en los funerales desde hace 14 años, Theresa Doyle, de 65 años, dijo a los periodistas: “Eso es asunto mío” antes de añadir “Tengo que irme, me están esperando en otro lado.”

 

Dejar un comentario