Noticias Locas

Perro recibe funeral de lujo, con carroza tirada por caballos y lanzamiento de palomas

Un perro recibió una generosa despedida, ya que su dueña pensó que se merecía el mismo respeto que cualquier miembro de la familia. Capitán, un Staffordshire Bull Terrier, de 11 años, murió en Navidad luego de sufrir un paro cardíaco en la mesa de operaciones. Su propietaria, Sasha Smajic, de 37 años, dijo que no comió durante una semana después de su muerte. En total, gastó USD 5000 en el funeral, que incluyó lanzamiento de palomas y escribir su nombre con flores.


Sasha dijo: “No creo que alguna vez vuelva a celebrar otra Navidad. No creo que alguna vez tenga la fuerza para eso, una parte de mí se ha ido”.

El cadáver de Capitán fue sacado por los veterinarios en un carruaje tirado por caballos a un parque donde solía pasear. Su ataúd luego fue trasladado a un coche fúnebre en un trayecto de 40 minutos al cementerio de Willow Haven en Bedmond, Hertfordshire. El propietario del cementerio, Maureen Beach, leyó un poema en la tumba de Capitán con la suelta de 11 palomas, una por cada año de su vida.

“No creo que debamos diferenciar entre animales y humanos. Si decides tener una mascota, entonces has decidido tener un hijo en tu familia, y deberían tener el mismo respeto que los humanos”, dijo Sasha. “Quería que a Capitán lo llevaran los veterinarios con animales, con sus amigos, y por eso me decidí por los caballos. Quería que todo fuera blanco, ya que era como un ángel, y pedí flores blancas en todo, incluida la estatua del perro. Planifiqué una ruta desde el veterinario hasta mi casa y al parque donde él pasaba mucho tiempo, porque quería que Capitán se despidiera de todo lo que conocía, y tuviera la última caminata conmigo”.

A Sasha le costó encontrar un director funerario que hiciera realidad su visión del funeral de Capitán. Finalmente, localizó a Southall Funeral Service y dijo que fueron muy respetuosos. “Para mí significó mucho que recibiera tanto amor y respeto de la forma en que el propietario planeó todo, sentí que sentía mi dolor”, dijo la joven dueña de Capitán.

Sasha adoptó a Capitán de un refugio de rescate de animales cuando tenía siete meses de edad, donde sospechaban que lo habían usado en peleas de perros. Inicialmente tímido y reservado, el perro pronto comenzó a amar y confiar en Sasha y su familia.

“Capitán era un perro muy juguetón y extrovertido y le encantaba perseguir su pelota de tenis”. Sasha afirma que el otoño pasado, supo que algo estaba mal con el perro, ya que estaba actuando fuera de lugar: estaba tranquilo y letárgico.

“En agosto estaba sentado con él en casa y en mi corazón sentí que algo estaba mal con él. Estaba callado y extraño; es un vínculo que no se puede explicar con palabras”, contó su dueña. A Capitán le diagnosticaron cáncer de estómago y, justo antes de Navidad, empeoró. Durante una operación sufrió un paro cardíaco, y no pudo ser reanimado.