Noticias Locas

Leyó la letra pequeña de su póliza de seguro, y ganó USD 10.000

Hay que asegurarse de leer la letra pequeña. Todos lo hemos escuchado, pero ¿cuántas personas lo hacen? Resulta que al menos una, y le permitió ganar USD 10.000.


El mes pasado, la compañía Squaremouth, con sede en San Petersburgo, comenzó a ocultar las instrucciones para reclamar un premio, en los contratos de cada póliza de seguro de viaje de Tin Leg que vendía.

La compañía planificó realizar el concurso durante un año entero, pensando que era poco probable que alguien notara la sección titulada «leer paga», que se encuentra entre los términos legales en la página siete del documento de casi 4000 palabras. Si pasaba desapercibida, el plan era donar los USD 10.000 a la caridad al final del año.

Pero no contaban con la maestra de escuela secundaria Donelan Andrews, de 59 años. La mujer se describe como «nerd» sin disculparse, y dice que siempre lee los términos, ya sea de un acuerdo de usuario de software digital (como el que la mayoría de nosotros ignoramos antes de marcar la casilla), o una póliza de seguro de viaje, como la que compró por USD 400 a través de Squaremouth, el mismo día que comenzó el concurso.

Andrews imprimió su contrato, y se sentó a leerlo de inmediato. Pronto se encontró con una sección que decía: “En un esfuerzo por resaltar la importancia de revisar los documentos de políticas, lanzamos “Pays to Read”, un concurso que premia a las personas que leen la información de sus políticas de principio a fin. «Si está leyendo esto dentro del período del concurso… y es el primero en contactarnos, podrá ser acreedor del Gran Premio del concurso Pays to Read, de diez mil dólares».

Luego, la póliza incluía una dirección de correo electrónico para reclamar el premio, a la que Andrews escribió de inmediato. Recibió una llamada al día siguiente para hacerle saber que había ganado los USD 10.000. El concurso de un año no duró más de 23 horas.

«La razón principal por la que siempre lo hago es que fui a la Universidad de Georgia, y me especialicé en economía del consumidor», dijo. «Así que siempre ha sido una de mis pasiones ser consciente de los derechos de los consumidores, y en particular, no permitir que se aprovechen».

Cuando corregía exámenes para sus alumnos, solía esconder un bono en las instrucciones para ver si lo habían leído todo: “circule la pregunta número 3 tres veces, y obtenga 10 puntos adicionales”, por ejemplo.

«Entonces», dijo, «tengo que practicar lo que predico».

Andrews, quien pronto se jubilará, dijo que planea usar el dinero del premio para financiar un viaje a Escocia para su aniversario de boda número 35. En honor a la rápida reclamación del premio, Squaremouth donó USD 5.000 adicionales a cada una de las dos escuelas secundarias donde Andrews trabaja, para mejorar sus centros de medios, y USD 10.000 a la organización de alfabetización infantil Reading is Fundamental.