Noticias Locas

La casa embrujada más aterradora del mundo paga USD 20.000 si aguantas un recorrido

Muchas casas embrujadas afirman ser las más aterradoras, pero existe un consenso general entre los fans de la emoción barata de que McKamey Manor es realmente la más aterradora de todas. Y si su reputación actual no fuera suficiente, el propietario Russ McKamey está subiendo la apuesta ofreciendo un premio de USD 20.000 a cualquiera que sea lo suficientemente valiente como para pasar por un recorrido que puede durar hasta 10 horas, y lleva a los participantes a sus límites físicos y mentales.


«Cada invitado tendrá un desafío mental y físico que lo llevara a su punto de ruptura personal, esto puede ser una experiencia violenta», afirma el sitio web de McKamey Manor, y agrega que los actores pueden entrar en contacto físico con los participantes, pero ellos no pueden devolver el contacto. La única forma en que pueden detener el horror es pronunciando la frase de seguridad «realmente no quieres hacer esto».

Para inscribirse en la última gira de McKamey Manor y tener la oportunidad de obtener los USD 20.000, los participantes deben tener más de 21 años, presentar un comprobante de seguro médico, completar un «examen físico de apto deportivo», y firmar una exención de 40 páginas. Aquellos que califiquen deben ver un video informativo de 2 horas titulado And Then There Were None, en el que Russ McKamey presenta todo lo que necesitan saber para realizar el recorrido.

McKamey aconseja a las personas que no se presenten en su casa embrujada con la esperanza de ganar los USD 20.000, alegando que es imposible, y que la Mansión «lo devorará y lo escupirá». Agrega que les dará a los participantes toda la información que necesitan para completar el recorrido, incluida la ubicación de las diversas llaves que necesitan para progresar, y cómo encontrarlas, pero dependerá de ellos recordar todo una vez que comience la locura.

«Nadie llegó al reloj de salida con este nuevo espectáculo», dijo Russ. «Con el nuevo juego mental es mucho más difícil».

Si bien la mayoría de las casas embrujadas ofrecen sustos baratos con la ayuda de sonidos espeluznantes y actores que saltan de rincones oscuros, McKamey Manor lleva las cosas a un nivel completamente nuevo, incorporando todo tipo de torturas, como poner cucarachas o arañas en vivo en las caras de las personas, ahogarlos en líquido parecido a la sangre, y todo tipo de otras cosas locas. Toda la experiencia es tan aterradora que Russ graba y archiva los intentos de todos los participantes, en caso de que alguien afirme que han sido torturados o heridos físicamente.