Interesante

Consejos para que comer en el trabajo no sea un descontrol

Las largas horas en la oficina, los snacks poco saludables y las comidas de cafetería pueden atentar contra tus intentos de mantener una alimentación saludable. Sigue estos tips para mantener las tentaciones a raya.


 

1-  Lleva tu propia vianda

La manera más sencilla de cuidarte es preparando tu propio almuerzo. Cuando hagas tu cena, cocina una porción extra y tendrás comida para el día siguiente. Las mejores opciones incluyen pechuga de pollo cocida sin piel, ensaladas de vegetales frescos (puedes llevar tu propio aderezo en un pequeño recipiente) o un sandwich de pechuga de pavo o cualquier carne magra en pan negro con vegetales frescos. No olvides una pieza de fruta para el postre.

 

2 – No llegues con demasiado hambre a la hora del almuerzo

Todas conocemos esa sensación de hambre voraz los momentos antes de salir a comer. Seguramente termines ordenando un gran almuerzo del que te arrepentirás luego, o elijas comida rápida o alguna alternativa para nada saludable. Evita llegar con demasiado apetito al mediodía ingiriendo un snack a media mañana. Puede ser una fruta, un yogurt libre de grasas,  una barra de granola o un zumo de frutas sin azúcar agregada.

 

3 – ¿Ordenarás una ensalada?

Las ensaladas pueden ser falsas amigas de tu dieta: si ya están condimentadas suelen contener altos niveles de sodio y grasas por culpa de los aderezos, además de estar atiborradas de croutons aceitosos. Una ensalada de deli puede contener hasta 800 calorías. Procura que tu opción contenta hojas verdes y otros vegetales frescos, alguna carne magra como pavo o pollo, y prefiere aderezarla con aceite de oliva y zumo de limón.

 

4 – ¿Qué elegir de la máquina expendedora de golosinas?

Las máquinas expendedoras son las grandes enemigas de la alimentación saludable, especialmente en la oficina. Si no puedes resistirte, intenta elegir la opción más liviana, que suele ser una barra de cereales. ¿Un consejo para no necesitar recurrir a ella? Lleva contigo algo para comer durante la tarde u ordena en la cafetería un smoothie de frutas de estación sin azúcar agregada.

 

5 – No confundas hambre con sed

Muchas veces confundimos hambre con sed e ingerimos calorías innecesarias en vez de líquido. Bebe al menos ocho vasos de agua o bebidas sin azúcar durante el día. Esto te ayudará a sentir menos ansiedad especialmente al acercarse la hora del almuerzo, además de mantenerte hidratada y saludable.