domingo 24 de junio
Interesante

Angry Birds, usado por agencias de inteligencia para extraer información de los usuarios

Angry Birds y otras aplicaciones de celular con fugas son el objetivo de agencias de seguridad para obtener datos privados de los usuarios.

La Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA) y su par británico (Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno – GCHQ ) han estado desarrollando sus capacidades para tomar ventaja de las aplicaciones de celulares con fugas como el popular juego Angry Birds (descargado más de 1.7 billones de veces), que transmiten información privada de los usuarios a través de internet.


Algunos de los datos que revela el uso de determinados sistemas operativos, modelos, tamaño de pantalla, etcétera son la edad, el género y la ubicación geográfica. Algunas aplicaciones transmiten información más sensible como la orientación sexual y una incluso registraba en el material enviado preferencias sexuales específicas como si el usuario podía ser swinger, según publicó The Guardian.

Docenas de documentos clasificados que Edward Snowden le acercó a The Guardian, the New York Times y ProPublica en paralelo, detallaban los esfuerzos de la NSA y la GCHQ para llevarse esa información comercial para sus propios propósitos.

Recoger información que las aplicaciones están enviando sobre sus usuarios permite a las agencias recopilar grandes cantidades de datos del teléfono móvil de sus herramientas de vigilancia de masas existentes – tales como cableado, o redes móviles internacionales – y no sólo de la piratería en los teléfonos móviles individuales.

Los documentos no dejan en claro cuánta de la información que puede ser extraída de las aplicaciones es habitualmente recolectada, archivada o buscada ni cuántos usuarios pueden estar afectados. La NSA dice que los ciudadanos estadounidenses no son un objetivo y que sus capacidades se despliegan sólo contra “objetivos de inteligencia extranjeros válidos”.

Depende de qué información haya subido el usuario, los documentos sugieren que la agencia será capaz de recolectar casi todo detalle clave de la vida de un usuario: país de orígen, ubicación actual, edad, sexo, código postal, estado civil, nivel de ingresos, origen étnico, orientación sexual, nivel educativo y cantidad de hijos.

La información proveniente de las aplicaciones de smartphone están sometidas a las mismas leyes y procedimientos que el resto de la actividad de la NSA. Los mismos que el presidente estadounidense Barack Obama se animó a sugerir que podrían ser sujetos de una reforma, en un discurso hace diez días. Pero el presidente hizo foco en la colección de metadata de las llamadas telefónicas en Estados Unidos y no hizo ninguna mención a las grandes cantidades de datos que las agencias de inteligencia extraen de las aplicaciones de celular.

 

Dejar un comentario