Interesante

¿Cómo es posible perder un avión en pleno 2014?

En una era en la que todos tenemos GPS en nuestros bolsillos, rastreadores antirrobo en nuestros coches y la NSA sigue a cualquier persona, en cualquier lugar, todavía es posible -aunque raro- que un avión de pasajeros desaparezca.

Eso parece ser lo que pasó con el Vuelo 370 de Malaysia Airlines, que se esfumó alrededor de una hora después de salir de Kuala Lumpur con destino Beijing, el viernes por la noche. A partir del lunes, los equipos de búsqueda y rescate de nueve países, incluyendo los Estados Unidos, no habían encontrado ningún rastro del Boeing 777-200 ni de las 239 personas a bordo. Hay muchas teorías acerca de lo que salió mal, pero la línea aérea, Boeing y los investigadores de Malasia se han negado hasta ahora a especular o brindar cualquier hipótesis.


Lo que sucedió, sucedió rápida y catastróficamente, dijeron expertos en aviación. El hecho ocurrió sobre el océano -presumiblemente el Mar del Sur de China, pero posiblemente el Golfo de Tailandia- lo que significa que podrían pasar meses o años antes de que sepamos exactamente qué salió mal. El océano es un lugar muy grande, y la búsqueda de pistas será lenta. Como parámetro, le tomó dos años a los investigadores recuperar la caja negra del Vuelo 447 de Air France, que cayó en el Atlántico el 1 de junio de 2009.

«La simple y dura verdad es que es muy difícil encontrar cosas en el agua», dijo el jubilado coronel J. Joseph , un ex piloto de la aviación y consultor de la Infantería de Marina.

Lo más escalofriante de todo esto es el hecho de que el avión parece haber desaparecido sin dejar rastro. El capitán, que tenía más de 18 mil horas de vuelo, no dio ninguna advertencia, ni emitió ninguna señal de riesgo inminente («mayday»). No había ninguna indicación de que algo andaba mal. Esto no es del todo inusual, ya que la prioridad de la tripulación de vuelo en caso de emergencia es ocuparse de la situación en cuestión. «Volá y después comunicá» es el mantra (del inglés «Aviate, Navigate and then communicate»). El piloto de línea y bloguero Patrick Smith dice que el silencio de radio «no lo asusta».

«De hecho, es raro que haya un mensaje de socorro», dijo. «Todo puede salir de dos maneras posibles. La primera es algo que sucede de manera catastrófica y tan de repente que no había tiempo para ello. La segunda posibilidad contempla que los equipos están entrenados de tal forma que la comunicación con el suelo es secundaria a tratar con cualquier urgencia que se haya presentado».

Eso podría explicar por qué el capitán Zaharie Ahmad Shaw y el primer oficial Fariq Ab. Hamid no le dijeron al control de tráfico aéreo lo que estaba mal, o emitieron una llamada de auxilio. Pero ¿cómo es posible que el control del tráfico aéreo no supiera exactamente dónde estaba el Vuelo 370 cuando se hundió?

Es porque estaba sobre el océano.

No existen radares de seguimiento de aviones de pasajeros sobre el océano

Es un error pensar que los pilotos de líneas aéreas están en constante comunicación con el control de tráfico aéreo, o que los aviones están constantemente vigilados en el radar. Una vez que el avión se encuentra a más de 100 ó 150 millas de la costa, el radar ya no funciona. Simplemente no tiene el alcance (la distancia específica de la orilla varía con el tipo de radar, el clima, y ​​otros factores). En ese punto, los aviones civiles se comunican en gran medida por radio de alta frecuencia. La tripulación del vuelo se reporta en «puntos de notificación» fijos en el camino, proporcionando la posición del avión, la velocidad del aire y la altitud. No es raro mantener el silencio de radio entre puntos de notificación porque circular a 35 mil pies de altura es generalmente tranquilo. Algunos sistemas de comunicación de los aviones no requieren que los pilotos llamen: equipos de gestión de vuelo transmiten la información a través del enlace por satélite.

Aunque los sistemas modernos de gestión de vuelo utilizan GPS para la navegación, eso sólo le dice al avión en dónde se encuentra, no le avisa a la torre de control del tráfico aéreo su ubicación. Es como tener un celular con GPS en el medio del desierto: le dirá dónde se encuentra, pero no se puede utilizar aplicaciones como Find My Phone, porque no hay cobertura de la red móvil. Aunque sería posible acceder a datos desde una aeronave en tiempo real vía satélite, la implementación de un sistema de este tipo en toda la industria costaría miles de millones de dólares, explicó Smith.

Sin embargo, es muy poco probable que el vuelo 370 se haya hundido en silencio, dijo Joseph. Muchos aviones comerciales tienen una baliza de localización de emergencia que la tripulación de vuelo puede encender en un instante. También se activa bajo ciertas circunstancias, tales como impacto con agua -aunque no es muy efectiva en mucha profundidad-. Y a pesar de que los sistemas de aviación civil no tienen radar u otra tecnología de rastreo en el mar, las agencias militares y de seguridad es casi seguro que sí. Es posible que un buque estatal, avión o satélite capturara algunas pistas, como en el caso en el que un avión de combate soviético derribó el Vuelo 007 Air Lines de Corea en 1983.

«Estaría muy sorprendido si este evento no se registró en los datos de radar de nadie», dijo Joseph.

Otros datos pueden dar una idea. Reuters informó que el Vuelo 370 estaba equipado con ACARS, un equipo de mantenimiento capaz de transmitir datos a la compañía aérea, alertando a la mecánica de las reparaciones o ajustes necesarios. Aunque el sistema no suele transmitir datos en tiempo real, envía periódicamente información durante el vuelo. Tales datos pueden dar pistas, pero sólo después de los hechos. ACARS ayudó a los investigadores a determinar porqué el Vuelo 447 de Air France se estrelló. Aunque Boeing ofrece un sistema más avanzado, denominado Gestión de la Salud de Avión, que proporciona en tiempo real la resolución de problemas y seguimiento de vuelos, el Vuelo 370 no lo utilizó.

El campo de escombros es grande, y el océano más aún

Sin embargo, si un avión se cae, va a aterrizar en algún lado, por ende, los restos estarían alrededor. Pero después de tres días de búsqueda, los investigadores aún no habían encontrado ninguna señal del avión. Esto es inusual, pero no sin precedentes.

La explicación más obvia es que los buques de rescate no están buscando en el lugar correcto, ya que no están seguros de donde cayó el avión, dijo Smith. También es posible, aunque poco probable, que el avión haya permanecido casi intacto después de golpear el agua y se haya hundido después.

Ha habido un montón de especulaciones sobre lo que podría haber sucedido, y aviones han sido derribados por todo, desde un incendio a bordo hasta un accidente intencional por parte del piloto y, por supuesto, el terrorismo. Un fallo catastrófico del avión -falla o la pérdida de un componente esencial- es otra posibilidad.

Expertos en aviación dijeron que es demasiado pronto, y muy poco se sabe aún, como para especular sobre lo que podría haber sucedido. Pero muchos coinciden en que lo que ocurrió fue repentino y casi con seguridad se produjo a gran altura, esparciendo escombros sobre un área vasta.

«Si algo catastrófico ocurrió, fue a siete millas de altura (11 kilómetros, aproximadamente)», dijo Joseph. «Los vientos en altura a veces son de más de 100 nudos. Basados en ese viento, las piezas pequeñas se van a mover un montón de diferentes lugares «.

Cualquier sección aeródinamica del ala, por ejemplo, o los trozos de la cola será soplada por ahí como una bolsa en el viento. Piezas más pesadas, como un engranaje del motor o el tren de aterrizaje caerán hacia abajo. El combustible y otros fluidos se dispersarán, dejando poca evidencia a continuación. Esto es lo que sucedió cuando el transbordador espacial Columbia se desintegró durante la reentrada el 1 de febrero de 2003. La diferencia ahí fue que el desastre ocurrió sobre la tierra. Que los restos puedan estar en el océano abierto es mucho más difícil.

«Es muy, muy difícil de detectar cosas en el agua a menos que estés encima de ellas», dijo Joseph.

Vía How It’s Possible to Lose an Airplane in 2014