sábado 18 de agosto
Interesante

Lo que todo el mundo entiende mal del debate sobre la neutralidad de la web

En Estados Unidos cada vez hay más preocupación en la sociedad sobre las intenciones de la Comisión Federal de Comunicaciones de poner fin a la neutralidad de la red. ¿Qué implica efectivamente esto?

A principios de este mes en Estados Unidos, en el programa humorístico de noticias de HBO “La semana anterior, esta noche”, el anfitrión John Oliver protagonizó una diatriba de 13 minutos contra el nuevo conjunto de normas de Internet propuestos por la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC). Advirtió que las normas llevarían a un mundo donde los proveedores de servicios de Internet como Comcast y Verizon pueden vender un trato especial a las empresas de Internet como Google y Netflix, cobrar tarifas adicionales para entregar sus videos en línea y otros contenidos a velocidades rápidas, e instó a los espectadores a bombardear el sitio web de la FCC con protestas, diciendo que las reglas podrían terminar perjudicando a los pequeños equipos web que no pueden permitirse el lujo de pagar los honorarios. El día siguiente, el sitio de la FCC rebalsó de tráfico y quedó offline por la cantidad de visitas.


Era sólo una parte de un esfuerzo mucho más generalizado para aplastar el proyecto. Cuando las normas primero se filtraron en mayo, los manifestantes acamparon frente a las oficinas de Washington de la FCC. Las grandes empresas de tecnología como Google, Amazon y Netflix firmaron una carta pidiendo a la agencia de comunicación del gobierno que prohibiera a los proveedores de Internet discriminar “tanto técnica como financieramente a las compañías de Internet”. Y la semana pasada, dos grandes nombres de los demócratas en el Congreso dieron a conocer un proyecto de ley que busca socavar las nuevas reglas. Casi todo el mundo, al parecer, quiere evitar que la FCC permita que algunas empresas tengan “carriles rápidos” en el uso de internet, mientras que otros suben la cuesta a velocidades más lentas.

“La mayoría de los puntos del debate son artificiales”

El único problema es que, en pleno año 2014, las quejas sobre un carril de alta velocidad no tienen mucho sentido. Hoy en día, las empresas -incluyendo a los privilegiados Google, Facebook y Netflix-, ya se benefician hace años de las vías rápidas de Internet, y esto ha sido así durante años. Estos gigantes de la web -y otros -ahora tienen conexiones directas con grandes ISP como Comcast y Verizon, y corren servidores dedicados en el interior de estos ISPs. En la jerga técnica, se conocen como “conexiones peer” y “servidores de distribución de contenidos”, y son una parte vital del funcionamiento de Internet.

“Por carril rápido es cómo se construye Internet hoy” dice Craig Labovitz, quien, como el director general de Deepfield Networks, un equipo cuya única misión es la de realizar un seguimiento de cómo las empresas a construir la infraestructura de Internet, probablemente sepa más sobre el diseño de la Internet moderna que cualquier otra persona. Y muchos otros expertos de Internet están de acuerdo con él. “El debate de la neutralidad tiene muchas facetas, y la mayoría de los puntos de debate son artificiales, distraen, y están basados en un modelo mental incorrecto sobre cómo funciona Internet”, dice Dave Taht, un desarrollador de redes de código abierto de software.

Los conceptos que guían el debate de la neutralidad de hoy “pegaron” ya que Internet solía operar de manera diferente y porque son fáciles de comprender para los consumidores. En muchos aspectos, estos conceptos eran de vital importancia para la evolución de Internet en los últimos decenios. Pero en el mundo actual, no abordan el problema real con los ISP del país, y si nos pasamos mucho tiempo preocupados por vías rápidas, que podrían afectar el progreso de la red en lugar de evitarlo.

Incluso Tim Wu, el hombre que acuñó el término neutralidad, dirá que la idea del carril rápido no es lo que parece. “El carril rápido no es una verdad literal”, dice. “Pero es una sensación que usted debe tener una oportunidad justa”. En la Internet moderna, como indica Wu, el verdadero problema es que un pequeño número de proveedores de servicios de Internet, controlan las líneas que llegan a los consumidores de EE.UU. y ese número es cada vez aún más pequeño, con Comcast buscando adquirir Time Warner, uno de sus mayores rivales. El verdadero problema es que los Comcasts y Verizons se están convirtiendo en demasiado grandes y demasiado poderosos. Debido a que cada compañía de la web no tiene más remedio que pasar por estos ISPs, los Comcasts y Verizons puede llegar a tener demasiada libertad para decidir cuánto deben pagar las empresas por velocidades rápidas.

No deberíamos perder tanto aliento en la idea de mantener la red completamente neutral. No es neutral ahora. Lo que realmente deberíamos estar haciendo es ir buscando maneras en que podemos aumentar la competencia entre ISP, formas en que podemos prevenir que empresas como Comcasts y el AT & T obtengan tanto poder que pueden controlar por completo el mercado de banda ancha a Internet. Por supuesto, no queremos que los ISP bloqueen determinado tipos de tráfico. Y tampoco queremos que la entrega de sus propias cosas sea a 10 gigabits por segundo y las de todos los demás en 1 gigabit. Pero la competencia es también la mejor manera de detener este tipo de comportamiento extremo.

Aunque la red no será nunca neutral, podemos encontrar formas de promover un mercado vibrante para velocidades rápidas a Internet que está abierta a todo el mundo. Al final de su perorata, John Oliver en realidad se acerca mucho a la verdadera cuestión. Los defensores, dice, “no deberíamos estar hablando de la protección de la neutralidad de Internet. Ni siquiera deberían usar esa frase. Deberían llamarlo prevención de abuso sexual de las compañías de cable , porque eso es lo que es”.

El Gran Recableado

El debate de la neutralidad se basa en un concepto mental de la Internet que no es preciso hace más de una década. Tendemos a pensar en Internet como una red pública masiva que todo el mundo se conecta a exactamente de la misma manera. Tenemos la visión de los datos que viajan desde Google y Yahoo y Uber y cualquier otra empresa en línea en una red troncal masivo de Internet, antes de trasladarse a una amplia gama de proveedores de Internet que luego traslado en nuestros hogares. Eso podría ser una red neutral, pero no es la Internet de hoy. No podía ser. Gran parte del tráfico está llegando a partir de un puñado de empresas.

Craig Labowitz hizo hincapié en esto el mes pasado, cuando testificó ante un comité del Congreso sobre la propuesta de fusión Comcast-Time Warner. Hace diez años, el tráfico de Internet fue “ampliamente distribuida a través de miles de empresas”, dijo Labovitz en su declaración preparada para el comité. Pero en 2009, la mitad de todo el tráfico de Internet fue originado en menos de 150 grandes compañías de contenido y el contenido de distribución, y en la actualidad, la mitad del tráfico de Internet proviene de sólo 30 equipos , incluyendo a Google, Facebook y Netflix.

Debido a que estas empresas están moviendo tanto tráfico por su cuenta, han sido forzados a hacer arreglos especiales con los proveedores de servicios de Internet del país que pueden facilitar la prestación de sus sitios y aplicaciones. Básicamente, ellos están pasando por alto la red troncal de Internet, conectando directamente a los proveedores de Internet. Hoy en día, una solicitud de página web típico puede incluir docenas de comunicaciones de ida y vuelta entre el navegador y el servidor web, a pesar de que los paquetes de Internet se muevan a la velocidad de la luz, todas las comunicaciones que se dan a través pueden hacer las cosas notablemente más lentas. Pero metiéndose adentro de los proveedores de Internet, las grandes empresas de la web pueden reducir significativamente la demora. En los últimos seis años, han esencialmente rewired internet.

Google fue el primero. Mientras expandía sus operaciones en línea para una red de centros de datos privados de todo el mundo, el gigante de la web también configuró routers dentro de muchos de los mismos centros de datos utilizados por los grandes nombres de los ISP para que el tráfico pudiera moverse más directamente de los centros de datos de Google para los surfistas de la web surfistas. Este tipo de conexión directa se llama “peering”. Además, la empresa creó servidores dentro de muchos ISP a fin de poder entregar más rápidamente los videos más populares de YouTube, páginas web e imágenes. Esto se llama una “red de entrega de contenido”, o CDN.

Los “proveedores de la red de tránsito” como Nivel 3 ya proporcionan interconexiones directas que cualquiera puede utilizar. Y empresas como Akamai y Cloudflare han operado larga CDN que están disponibles para cualquier persona. Pero Google hizo esos arreglos sólo para su propio material, y otros están siguiendo su ejemplo. Netflix y Facebook han construido sus propias CDN, y según informes, Apple está construyendo uno también.

El límite de Google

¿Da esto a compañías como Google y Netflix una ventaja potencial en el próximo descubrimiento de internet? Claro que sí. Pero esto no es necesariamente una mala cosa. De hecho, este nuevo cableado ha sido muy bueno para los consumidores. Ha permitido a millones de personas a disfrutar de House of Cards y YouTube. Es la razón por la cual están disponibles para la transmisión a través de Internet y no en algún nuevo formato de disco de la última versión de video de alta definición, Ultra HD 4K.

Además, aunque Google tiene una ventaja sobre los demás, no todas las empresas necesitan ese límite. La mayoría de las empresas no generan suficiente tráfico como para justificar una conexión peer dedicado o CDN. Y si el próximo descubrimiento de internet es lo suficientemente grande, también lo puede hacer arreglos para una configuración de Google-como. La construcción de la infraestructura adicional es caro, pero hacer los arreglos adecuados así como con Comcast o Verizon es bastante barato-al menos por ahora.

Tradicionalmente, los ISP no han cobrado por los puntos de interconexión. Están felices de tener a Google o Netflix o Akamai o Nivel 3 servidores o routers en sus centros de datos porque aceleran el servicio para sus clientes y reducir la cantidad de tráfico que tiene que fluir fuera de su red. Podríamos caraterizar a estos acuerdos de carriles rápidos, pero a raíz de que los ISP han tratado a sus redes como un mercado abierto y entregado un valor real a los consumidores y las empresas, no son el tipo de cosas que la FCC debería estar desalentando.

El problema hoy no son los carriles rápidos. El problema es si los proveedores de Internet crecerán tanto que tendrán un control indebido del mercado de las velocidades rápidas, independientemente quién tiene acceso a qué relación a qué precio. “La pregunta es qué tipo de vías rápidas son problemáticas y qué tipos no son”, dice Marvin Ammori, abogado y defensor de neutralidad de la red.

Ammori está preocupado de que, recientemente, los proveedores de servicios de Internet -Comcast, en particular-han comenzado a fortalecer su poder. El proveedor de tránsito nivel 3 dice que, ya que envía el tráfico en sus redes, los grandes proveedores de Internet estadounidenses están dejando que algunos de sus routers se sobrecargue con datos . Y en medio de estos cuellos de botella, Comcast está explorando maneras de vender sus propios servicios de CDN que pueden ayudar a las empresas a aumentar la velocidad de entrega.

Para Ammori y otros, esto parece un shake-down que permite a los proveedores de servicios recibir paga en ambos lados: por parte de sus abonados domésticos y por las empresas de la web que ofrecen materia para estos suscriptores. A Ammori se preocupa de que los ISP comencien a lanzar su peso alrededor injustamente. “No queremos que AT & T y otros impongan un impuesto y que traten a los que pagan mejor que otros”, dice. Lo extraño es que incluso algunos de los mayores defensores de la “neutralidad de la red” minimizan la importancia de estos acuerdos de peering, diciendo que no tienen nada que ver con la neutralidad de la red. Pero esto es en gran parte un argumento semántico. El punto es que, sea cual fuere términos que utiliza para describirlo, la situación podría dar lugar a un campo de juego injusto.

Una forma de evitar esto es a través de una mayor competencia entre los proveedores de Internet. Si los consumidores y las empresas de la web tienen muchos proveedores de Internet para elegir, ningún ISP puede controlar quién obtiene qué. Ammori no ve más que mayor grado de competencia entre los proveedores de Internet sea una panacea, pero cree que podría ayudar. Y otro activista de la red, Seth Johnson, cree que la competencia puede cambiar las cosas, pero que faltará la acción del gobierno para que esto suceda. “La competencia y la regulación no están reñidos en cada caso. En particular en las telecomunicaciones “, dice. En todo caso, la competencia es un asunto más grande que la neutralidad de Internet. LaInternet ha evolucionado, pero el debate debe evolucionar junto con él.

Si la última milla de Comcast de conexión del cable estaba disponible para todos los competidores en los mismos términos que dieron los proveedores de servicios de acceso telefónico de acceso a todas las redes telefónicas de cobre de nuevo en la década de 1990, tendríamos más ISP en áreas geográficas más. Los consumidores simplemente podrían cambiar de proveedor cuando Netflix o YouTube empezaran a entrecortarse. Y eso le daría a Netflix y YouTube más influencia en sus tratos con los proveedores de Internet. Por el momento, esta opción -donde los ISP son tratados como “portadores comunes”- está sobre la mesa, pero parece una posibilidad remota. Tal vez no debería ser así. En vez de despotricar contra los carriles rápidos, debemos estar empujando a Washington a explorar ideas como ésta, que en realidad podrían promover la competencia entre los proveedores de Internet. “En la situación actual,” dice Johnson, “el debate está mal dirigido”.

Vía Wired – Debate sobre la neutralidad de la web parte 1

 

Dejar un comentario