jueves 6 de octubre de 2022
Cursos de periodismo

Wikileaks expone a los países que usan «FinFisher», una herramienta de espionaje

Nuevos documentos dados a conocer por Wikileaks revelaron un listado de países que utiliza la tecnología de FinFisher, una empresa radicada en Alemania, para espiar a la población.

La lista expuesta incluye a Eslovaquia, Mongolia, Catar, Sudáfrica, Barhein, Pakistán, Estonia, Vietnam, la Policía NSW (New South Wales Police Force) de Australia, Bélgica, Nigeria, la Policía de los Países Bajos, Singapur, Bangladesh y a los servicios secretos de Hungría, Italia y Bosnia y Herzegovina han utilizado este programa de vigilancia según Wikileaks.

FinFisher es una compañía alemana que fabrica software de vigilancia dedicado a las agencias de seguridad. El programa está diseñado para desviar e interceptar todo tipo de datos desde la computadora o el celular de un objetivo, incluyendo las llamadas de Skype, correos electrónicos y conversaciones de chat. Según explica Wikileaks, el software se instala en cualquier dispositivo y puede pasar por un parche de seguridad o una extensión del navegador. De esta manera el cliente, en este caso los servicios de Inteligencia, consigue acceso a la información guardada en la computadora o teléfono celular elegido.

El programa pasó a la fama en 2011 cuando trascendió que los servicios de inteligencia de la dictadura de Hosni Mubarak lo habían adiquirido.

El hacker anónimo, que también activó una cuenta de Twitter irónica bajo el alias de Phineas Fisher, obtuvo una serie de intercambios de correos electrónicos entre los clientes de FinFisher y el servicio de consulta técnica de la compañía. La mayoría de los clientes se identificaron con código, pero WikiLeaks y otros fueron capaces de rastrear a algunos de ellos gracias a las huellas que quedan en los archivos, tales como direcciones de correo electrónico o nombres de los agentes.

twitter.com/GammaGroupPR/status/496284782335381504

WikiLeaks estimó que los ingresos de FinFisher de estos clientes asciende a por lo menos 50 millones de euros (64 millones de dólares) en base a una lista de precios que también se incluye en los archivos pirateados.

Vía

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último