miércoles 5 de octubre de 2022
Cursos de periodismo
InicioPeriodismo JustoConfesiones de Alejandro Sabella

Confesiones de Alejandro Sabella

Alejandro Sabella, ex DT de la Selección Argentina de fútbol, fue distinguido esta semana con el Premio Democracia y a pesar de estar rodeado de intelectuales, periodistas, escritores y militantes por lo derechos humanos, su discurso de agradecimiento fue el más emotivo. Se quebró al pedir perdón por no haber logrado traer la Copa del Mundo a la Argentina, homenajeó a Estela de Carlotto y aseguró que prefiere ser «prestigioso a ser popular».

Un día después de su exposición en la Cámara de Diputados pude entrevistarlo en mi programa Guetap. El resultado fue una charla íntima, donde el entrenador habló de fútbol, destacó la idea de grupo («eso que tanto le falta a los argentinos») pero también ratificó sus valores y reconoció su interés en la política. Su futuro deportivo, dijo, está en el exterior.

Reproducimos aquí algunas de sus frases y el audio de la entrevista completa (gentileza Vorterix.rock)

En el discurso de los premios Democracia quise tratar de decir algo que valiera la pena
Con mi papá hablabamos de River-Boca y de peronismo y antiperonismo. Eramos hinchas de boca en una familia de River, y era Peronista en una familia antiperonista.
Estuve dos años en la Facultad de Derecho en los años 73/74. No era militante, pero simpatizaba con el peronismo y hablaba mucho de política.
Los comentarios de política que hago, los hago desde la honestidad y la sinceridad, pensando que el otro puede pensar distinto.
Quiero participar en fútbol, seguir en mi carrera de entrenador. Tengo una edad en la que tengo que aprovechar.
Tengo ganas de dirigir afuera, tener un desafío en el exterior.
Si vos le pedís el 100% a tus jugadores, tenés que dar lo mismo, como mínimo. Dar el 90% es no dar nada.
Me arrepiento del equipo que formé en el primer partido. Me equivoqué.
Alguna vez le pedí disculpas a los jugadores por los cambios que hice. Hago autocritica, pero no puedo estar permanentemente obsesionado con si me equivoqué en una cosa o la otra.
Tuvimos inconvenientes físicos, perdimos un jugador fundamental como Di Maria.
Más o menos el Mundial se dio como pensábamos. La Primera fase se iba a jugar de una manera y el resto de otra.
Sentí no traer la Copa por la gente.
Existe una enorme diferencia entre ser campeon y ser segundo. Pero también existe una diferencia entre ser segundo de una manera y de otra. Este equipo despertó pasión.
Se vio el alma del equipo, y eso se valoró mucho.

Este es el audio de la entrevista completa: