martes 18 de diciembre
Interesante

Cómo gestionar la ‘herencia digital’

Que alguien muera de repente y su familia no pueda acceder a sus documentos digitales se ha convertido en un problema cada vez más habitual, pero tomando algunos recaudos, esta situación puede evitarse.


¿Qué pasaría con tu blog, con tus fotos y tus documentos? ¿Y con tus perfiles en redes sociales? ¿Hay algún servicio que quisieras que se desactive automáticamente? ¿Estás ganando dinero en una cuenta de PayPal? Todas esas preguntas son frecuentes a la hora de pensar en qué pasará con toda nuestra información cuando hayamos muerto. Es por eso que es necesario hacer un “legado digital” y muchas compañías ya comenzaron a diseñarlo.

Hoy en día la mayoría de redes sociales ofrecen opciones para acceder a una cuenta luego de la muerte del titular, como el nuevo feature de Facebook, que permite nombrar un beneficiario; por su parte Google incluyó la figura del administrador de cuentas inactivas; y Twitter puso a disposición de los usuarios una página en la que se puede comunicar la muerte de un familiar para que la cuenta sea desactivada. También existen varios servicios profesionales desarrollados especialmente para que una persona pueda dejar estipulado lo que suceda con sus cuentas después de su muerte.

Si bien los especialistas recomiendan tener previsto un testamento para gestionar la vida online después de la muerte, la falta de previsión o la negativa a pensar en el tema hace que los usuarios no organicen su legado digital, ni informen a sus familiares dónde guardan sus contraseñas.

Estas situaciones han dado lugar al concepto de testamento o herencia digital, que intenta resolver el problema, sobre el cual aún no existe una legislación clara. El vacío legal ha dado lugar a la aparición de varios servicios que gestionan de forma privada y con antelación las directivas para los seres queridos sobre qué hacer con los perfiles sociales y la información online.

Uno de ellos es TellMeBye, un servicio de transferencias póstumas de contenidos digitales, que permite almacenar mensajes, archivos y voluntades. También ofrece la integración de cuentas de redes sociales, y además sugiere la asignación de tres contactos para que, en caso de fallecimiento, se pueda activar.

Los contactos podrán, por ejemplo, confirmar el fallecimiento y avisarlo en las redes sociales. El servicio facilita la eliminación de perfiles en algunas redes sociales e incluso permite la asignación de bienes adquiridos digitalmente (películas, libros electrónicos, juegos) a otras personas.

Legacy Locker es otra opción para facilitar a familiares y conocidos el acceso a nuestras cuentas digitales luego del fallecimiento. El servicio no solo transfiere las contraseñas de correos, blogs y redes sociales a los “herederos”, sino que en su versión paga permite enviar mensajes y vídeos póstumos a los seres queridos de forma personal. También ofrece la posibilidad de programar una serie de correos electrónicos que se enviarán en el caso de defunción.

 

product-shotEl problema con los servicios que ofrecen la gestión del legado digital consiste en que requiere que el usuario se ocupe de actualizarlo regularmente, tarea que la mayoría tiene a olvidar o descuidar.

Una solución alternativa para evitar la actualización constante de datos es la utilización del programa LastPass Password Manager un servicio de gestión de contraseñas, que cuenta con una función que permite compartir contraseñas con otros usuarios.

Un modo posible para compartir con los “herederos”, y que requiere máxima confianza, es utilizar el programa para compartir todas las contraseñas. Pero si la idea es compartirlas únicamente después de la muerte, hay otra alternativa.

Se debe crear una nueva cuenta de mail, cuyo usuario y contraseña estén destinados específicamente para compartir con los “herederos” designados. Crear un usuario asociado a esa cuenta y agregarlo en los detalles de la cuenta de los “herederos” en LastPass. También se puede usar esta cuenta para dejar instrucciones sobre el manejo de la información online. Y por último notificar a familiares o amigos los detalles de la cuenta.

Más allá de las alternativas, los expertos recomiendan asegurar el legado digital tomando algunas previsiones: hacer un inventario de los activos digitales (dispositivos electrónicos, presencia online y activos digitales asociados a nuestra labor profesional); identificar a las personas apropiadas para hacerse responsables de la gestión de esos activos y almacenar físicamente las instrucciones.

 

Dejar un comentario