miércoles 17 de octubre
Medios

6 tendencias en comunicación que las ONGs deberían seguir este año

La evolución digital alimentará el desarrollo de las comunicaciones este año, pero ¿cuáles son las tendencias que debemos tener en cuenta en 2016?



1 | Lo digital va en primer lugar, pero no te olvides del toque personal
Finalmente llegamos a una etapa en el desarrollo de la comunicación en el que lo digital va primero. Ya no se está marginado como un canal independiente, se encuentra en todas las actividades de comunicación e implica que ahora estamos creando todo el contenido de las publicaciones de HTML para compartirlo más fácilmente.

Es un gran lugar para estar, pero en la marea de estrategias de comunicación digitales no hay que olvidar el valor de lo analógico: sentarse en una sala con público, estar atentos a las campañas offline, o el desarrollo de contenido con un toque más personal.

Tampoco podemos olvidarnos de las audiencias que no tienen acceso digital. Es vital asegurarse de que las comunicaciones se adaptan a sus audiencias y contextos locales. No todo se trata de quien grita más fuerte online.

 

2 | El aumento de la realidad virtual
Todos queremos experiencias de la vida real en nuestras comunicaciones, por lo que no es sorpresa que en 2015 se vio un aumento constante de la realidad virtual, una tendencia que al parecer va a dispararse en 2016.

Los sectores sin fines de lucro lideran el camino, uniendo lo emocional con los “fríos números” en virtud de fomentar la recaudación de fondos y la conexión con el público. Como ejemplos podemos nombrar la experiencia inmersiva de Amnistía Internacional en Aleppo, la campaña Save the Children African Appeal o la app de Oxfam Traces. Estos ejemplos ayudan a relacionarse con lo que se está viendo de una manera única e inmersiva.


3 | Las imágenes, visualizaciones de datos e infografías hacen más amigable cualquier sitio
Con el lanzamiento o relanzamiento de sitios del sector, una cosa está clara: el foco ya no es el texto, sino las imágenes. Under the Weather y Dadaab Stories son buenos ejemplos de esta tendencia, que también se suma al reciente auge de las infografías y visualizaciones de datos (que cada día se vuelven más sencillas de crear gracias a nuevas herramientas como Canva, Datawrapper y Tableau Public).


4 | Tenemos que mejorar la fotografía
Nuestra lista de los sí y los no del desarrollo fotográfico (#DevPix) destacó la cantidad de organizaciones que todavía caen en la trampa de utilizar viejos estereotipos en su fotografía, y por qué no podemos subestimar el valor y el papel que desempeña en la conformación de las percepciones.

Algunas de las recomendaciones allí brindadas tenían que ver con prestar más atención a los briefs editoriales, la creación de guías de estilo, y tener en cuenta la fotografía participativa mediante la cual se ayuda a los participantes del proyecto a producir sus propios trabajos fotográficos, con el fin de compartir sus experiencias y mostrar lo que ven al mundo.


5 | La página web ya no es el centro del universo
Justo cuando habíamos logrado sentirnos cómodos con que nuestros sitios web fueran el eje fundamental de todos nuestros contenidos, las redes sociales, aplicaciones y plataformas de publicación demostraron que el público está accediendo al contenido desde distintos lugares, y ya no acude directo a la página web.

Esto no significa que debamos pasar a ignorar nuestros sitios web, pero sí al menos asegurarnos de que su contenido se encuentra disponible en tantas plataformas como sea posible.

Y por encima de todo, no preocuparnos si una pieza de contenido comienza a tener vida propia en otros entornos. Seguramente así pueda tener más impacto con un target de público en particular, que simplemente esperando en el sitio web a la espera de que la audiencia lo encuentre. Es importante tener en cuenta que alrededor del 44% de los usuarios sólo utilizan sus móviles para acceder a Facebook, por lo que resulta imprescindible asegurarse que los sitios sean accesibles desde diferentes dispositivos móviles.

 

6 | La comunicación digital ha llegado para quedarse
No hay manera de evitarlo. El monitoreo, evaluación y aprendizaje a partir de las comunicaciones no desaparecerá por el momento. La buena noticia es que la medición del impacto de nuestras comunicaciones digitales es cada vez más sencilla gracias, en parte, a un número creciente de herramientas fácilmente accesibles. Por ejemplo, en las publicaciones HTML (al contrario de los  pdfs tradicionales) ahora podemos ver qué secciones específicas son las más leídas por los usuarios.

Esto podría ayudarnos a mejorar los contenidos personalizados para diferentes grupos de audiencia. Las herramientas tienen sus limitaciones, pero pueden ayudarnos a adaptar nuestras estrategias, algo que debemos hacer regularmente para garantizar que nuestras comunicaciones generan impacto.

Vía

 

Dejar un comentario