martes 16 de octubre
Interesante

Adelanto de “Un siglo de Copa América”, de Pablo Aro Geraldes

Tapa Un Siglo de Copa América


Además del llevar su fútbol por toda la geografía de Sudamérica, la Copa atravesó cien años de vida social, cultural y política de los diez países miembro de la Conmebol. Desde 1916, ese juego con pelota fue rompiendo el cascarón del amateurismo y los tiempos románticos del amor a la camiseta mutaron en un espectáculo que atraía multitudes, aquí y allá.

Los jugadores se convirtieron en ídolos y los colores de las selecciones alcanzaron el mismo peso que las banderas, como un nuevo símbolo de devoción nacional. La aparición de la TV hizo de ese entretenimiento un negocio cada vez mayor, hasta convertirse en una industria colosal que mueve miles de millones. En ese marco, se comprende por qué el siglo se cierra con el máximo torneo sudamericano disputándose en los Estados Unidos. La Copa América va más allá de esos 9 kg de plata cincelados hace 100 años en una orfebrería de de Buenos Aires, ya es la pasión de todo un continente.

Pablo Aro Geraldes fue periodista de El Gráfico, editor de las revistas Fox Sports y ESPN Magazine (para tablets), y escribió para varios medios del exterior: France Football, Kicker (Alemania, China y Arabia), SoccerManía (México), SoccerMagazine (Japón) y Panenka (España). Como historiador, es jurado del Salón de la Fama del Fútbol Internacional (Pachuca, México). En 2014 fue productor periodístico del programa “De Zurda”, con Diego Maradona y Víctor Hugo Morales. Además, es docente del Curso de Periodismo Deportivo y del Taller de Redacción Periodística en Periodismo.net.

A continuación un fragmento del libro, a modo de adelanto:

Ella

Nueve kilos de plata, 75 centímetros de alto y 30 de diámetro son datos insu – cientes para describir El trofeo que premia al campeón sudamericano. Durante la disputa del primer torneo, en julio de 1916, tuvo lugar la reunión fundacional de la Confederación Sudamericana de Football y en ese encuentro se decidió que el campeón no podía irse con las manos vacías a partir de la siguiente edición.
El Ministerio de Relaciones Exteriores de Argentina compró la copa –de diseño francés–, confeccionada por la joyería porteña Escasany, a un precio de 3000 francos suizos, y se la donó a la Confederación. José Luis Murature, que era el Canciller del gobierno del Presidente Victorino de la Plaza (quien el 12 de octubre de ese 1916 sería sucedido por Hipólito Yrigoyen), tuvo tanto protagonismo que en los primeros años al trofeo se lo solía llamar “Copa Murature”.
En sus orígenes no tenía la base de madera que posee en la actualidad: esta pieza se agregó en los años 70 para exhibir, escalonadas, las placas con el año y el nombre de los campeones.
El primer trofeo continental de la historia del fútbol estuvo en juego en 37 de las 44 ediciones disputadas de la Copa América, pero desde 2011 el original se encuentra en el Museo del Fútbol del estadio Centenario de Montevideo, ya que Uruguay es la selección el país con más títulos (15). Por eso, a partir de Chile 2015 el campeón recibe una réplica.
Para la Copa América del Centenario se presentó una muy similar a la primera; apenas se diferencia en el color –es cobriza– y los bajorrelieves: mientras que en el primer trofeo se empleó la técnica del chapado metálico para unir los relieves al cuerpo, en la nueva estos detalles están hechos mediante cincelado a presión.
La Copa América es la más antigua, aunque hoy tiene hermanas en todos los continentes: la Eurocopa, la Copa Africana de Naciones, la Gold Cup de la Concacaf (Norteamérica, Centroamérica y el Caribe), la AFC Asian Cup y OFC Nations Cup (Oceanía), pero ninguna existía, ni siquiera en los sueños, cuando en aquella primavera montevideana de 1917, el capitán uruguayo Jorge Pacheco la levantó por primera vez.
Un siglo de Copa América
Publicada por: Atlántida
Fecha de publicación: 06/01/2016

 

 

Dejar un comentario