Medios

Diccionario de periodismo digital: «Obituario»

Dijo Chesterton que «el periodismo consiste esencialmente en decir ‘Lord Jones ha muerto’ a gente que no sabía que Lord Jones estaba vivo». Bueno, el periodismo digital consiste esencialmente en guglear quién era Lord Jones y publicarlo antes que el resto.


En los medios impresos, el obituario se entiende como un homenaje. Se elige a un colega, amigo o familiar para recordar al muerto. El acierto es que quien lo evoque sea el que mejor lo haya conocido para que así los lectores se enteren quién se fue y los fans se sorprendan con datos que desconocían.

En los medios digitales, la prioridad es la velocidad, ser el primero en destacar en buscadores y redes sociales. No hay tiempo para encontrar a ese testimonio especial. Para estos casos se acude a Wikipedia -normalmente el primer resultado en Google- y se refrita más o menos esa biografía.

Y si en los diarios cada obituario es distinto, con una particular mirada editorial y personal, en la web todos son el mismo: un calco de la entrada de Wikipedia multiplicada por miles de páginas. Las anécdotas del clásico obituario son reemplazadas por líneas de un currículum impersonal. Esa ficha burocrática repetida ad-nauseam decepciona al lego y al experto por igual.

Eso, en el mejor de los casos. En el peor, una necrológica con erratas. Como pasó con la muerte de «Pocho» La Pantera. Algún bromista coló en su página en Wikipedia que «realizó distintas actividades a lo largo de su vida, desde sus comienzos como estudiante de geología y teología en Australia, hasta sus apariciones como actor en diversas series, tanto televisivas como online». Lo cierto es que el bailantero jamás se dedicó a la geología en Australia y su búsqueda religiosa distaba de ser la de un especialista.

Pero literalmente cientos de medios copiaron la frase tal cual: al momento de escribir eso hay casi mil resultados hablando de las incursiones teólogo-geológicas en Oceanía del cantante fallecido.

Y pese a que una despedida más informada y emotiva, aclara que Pocho ni siquiera terminó el secundario, Wikipedia e Infobae, como tantos otros, siguen manteniendo el dato equivocado.

¿Por qué cada redactor clona una información aburrida y equivocada en lugar de buscar un enfoque diferente? ¿Malos salarios? ¿Órdenes de arriba? ¿Premura? Todo eso, pero aparte hay que buscar la clave en uno de los versos de la obra cumbre del bailantero que hoy nos ocupa:

No le gusta el trabajo
al hijo de Cuca
no le importa un comino
al hijo de Cuca.

pocho_huevo