Medios

Trump recibe noticias positivas sobre sí mismo dos veces al día

U.S. President Donald Trump reacts as he meets with Lebanese Prime Minister Saad al-Hariri (not pictured) in the Oval Office of the White House in Washington, U.S., July 25, 2017. REUTERS/Carlos Barria - RTX3CVO6

Dos veces al día desde el comienzo de la administración Trump, se prepara una carpeta especial para el presidente. La primera se prepara alrededor de las 9:30 am, y la que sigue, alrededor de las 4:30 pm. Tanto el ex Jefe de Gabinete Reince Priebus, como el ex Secretario de Prensa Sean Spicer se disputaban el privilegio de entregar el paquete de 20 a 25 páginas en persona al Presidente Trump, indicaron fuentes de la Casa Blanca.


Esta información sensible, descrita a VICE News por tres funcionarios de la Casa Blanca, no contiene información secreta o actualizaciones sobre iniciativas legislativas. En su lugar, las carpetas están llenas de capturas de pantalla de noticias positivas, tweets de admiradores, transcripciones de entrevistas aduladoras, artículos repletos de elogios, y en algunos casos, simplemente imágenes de Trump en la TV.

Un funcionario de la Casa Blanca dijo que toda la información que el departamento de comunicaciones de la Casa Blanca entrega en esa carpeta desde hace meses: «Tiene que ser más jodidamente positiva». Es por eso que algunos en la Casa Blanca se refieren con pesar al paquete como «el documento de propaganda».

El proceso de montaje de la carpeta comienza en la «sala de guerra» del Comité Nacional Republicano, que se ha ampliado de 4 a 10 personas desde que el Partido Republicano ganó la Casa Blanca. Una sala de guerra (ambos partidos tienen una, independientemente de quién está en la Casa Blanca) a menudo tiene la tarea de monitorear noticias locales y nacionales, televisión por cable, medios sociales, medios digitales y medios impresos para ver cómo está siendo percibido el partido, sus candidatos o sus oponentes.

Comenzando a las 6 am todos los días de la semana (comenzar temprano es una tradición de las salas de guerra desde hace mucho tiempo), tres empleados llegan a la RNC para comenzar a supervisar los programas de la mañana en CNN, MSNBC y Fox News, mientras exploran Internet y los periódicos. Aproximadamente cada 30 minutos, los empleados envían a la Oficina de Comunicaciones de la Casa Blanca un correo electrónico con capturas de pantalla de zócalos, tweets, noticias y transcripciones de entrevistas.

Los funcionarios de la Casa Blanca luego seleccionan la información, envían clips a otros funcionarios, y envían los titulares favorables a una lista de periodistas. Pero también escogen las piezas más positivas para entregarle al presidente. En los días en que no hay suficientes artículos positivos, el personal de comunicaciones le pide al RNC fotos halagadoras del mandatario.

«Tal vez sea bueno para el país que el presidente esté de buen humor por la mañana», declaró un ex funcionario del RNC.

Contactado por VICE News, Spicer desmintió la naturaleza de la carpeta. «Aunque no voy a comentar sobre los materiales que compartimos con el presidente, esto no es exacto en varios niveles», dijo el funcionario. Cuando se le preguntó sobre si la historia era inexacta, Spicer no respondió.

Por supuesto, cada Casa Blanca monitorea la cobertura de los medios de comunicación para ver cómo están siendo cubiertos, y el RNC puede haber decidido que se necesitaba más personal después de que el partido ganara la Casa Blanca. A medida que el entorno de los medios políticos se ha vuelto más rápido y frenético, los esfuerzos por seguirlo también se han vuelto más sólidos. La Casa Blanca de Obama por lo general tenía al menos una persona exclusiva, y otros dos dedicados a ver Twitter, publicaciones online, medios de comunicación impresos y noticias por cable, y luego compilar los clips pertinentes y enviarlos a los empleados de la Casa Blanca.

Pero la producción de una carpeta con sólo noticias positivas (y el uso del RNC para ayudar a producirla) parece anormal para algunos ex funcionarios de la Casa Blanca. «Si hubiéramos preparado un resumen para Obama, se habría muerto de risa», dijo David Axelrod, el asesor principal de Barack Obama durante sus dos primeros años en la Casa Blanca. «La suya fue una presidencia basada en la realidad.»

«El RNC siempre va a trabajar para defender a la Casa Blanca, la administración y sus miembros del Congreso, y los esfuerzos de nuestra sala de guerra ayudan a capturar y manejar cómo nuestro equipo puede hacer eco de esa defensa», dijo Lindsay Jancek, portavoz de RNC.

Otro funcionario de la Casa Blanca dijo que la idea para el refuerzo de ego dos veces al día provenía de Priebus y Spicer, que competían para entregar la carpeta y ser el portador de la buena noticia. «Priebus y Spicer no estaban en una buena posición, y querían demostrar que podían proporcionar una cobertura positiva», dijo el funcionario. «Fue autopreservación».

En las dos semanas siguientes a la partida de Spicer y Priebus, funcionarios de la Casa Blanca dicen que la carpeta se ha entregado con menos frecuencia y más típicamente después de eventos públicos, como el reciente discurso de Trump en el National Boy Scouts Jamboree en Virginia Occidental. No está claro qué cambiará, en todo caso, una vez que un nuevo director de comunicaciones de la Casa Blanca sea designado para reemplazar al brevísimo titular Anthony Scaramucci.

No es la primera instancia registrada de Trump acogiendo adulación excesiva.

Con frecuencia cita o agradece a anfitriones de televisión por cable como Sean Hannity, Lou Dobbs, y los anfitriones de «Fox & Friends», quienes cubren su presidencia más favorablemente.

Y en una reunión del gabinete transmitida en junio, Trump escuchó con satisfacción como el vicepresidente, su jefe de personal, y casi todos los 15 secretarios del gabinete lo alababan. Priebus aprovechó la oportunidad para decirle a Trump: «En nombre de todo el personal de alto nivel que lo rodea, señor Presidente, le damos las gracias por la oportunidad y la bendición que nos ha dado para servir a su agenda y al pueblo estadounidense».

Vía