domingo 16 de diciembre
Noticias Locas

Colectivero viste chaleco antibalas por miedo a pasajera obsesionada

El término “acechador” comenzó a utilizarse en el siglo XX para describir el hostigamiento de celebridades por parte de desconocidos obsesionados. El problema continúa hasta el día de hoy, con figuras públicas como la reina Isabel II y Miley Cyrus que sufren campañas de acoso de individuos trastornados. Estos acosadores generalmente son mentalmente inestables, pero altamente ingeniosos.


Con estos casos de alto perfil, las víctimas pueden consolarse con el hecho de que tienen una seguridad dedicada que trabajará incansablemente para protegerlos de estos volátiles obsesivos. Pero, ¿qué pasa si solo sos una persona normal que se convierte en el objetivo de un maníaco?

Imre Marton estaba trabajando como conductor de un autobús en Oxfordshire, Inglaterra cuando se encontró por primera vez con su acosadora. Charlie Howells viajaba en las rutas de autobús de Imre durante horas. Después de meses de este comportamiento, finalmente se le acercó mientras él estaba sentado, almorzando. Imre recuerda que Charlie parecía estar increíblemente nerviosa, hasta el punto de que estaba visiblemente temblando. Charlie le explicó ansiosamente cuánto le gustaba Imre, y lo invitó a salir. Imre respondió cortésmente que no estaba buscando una relación, ya que él tenía novia. Para su sorpresa, Charlie rompió a llorar de inmediato. “Ella comenzó a llorar, como cuando un niño en una tienda de dulces. Nunca he visto a un adulto llorar de esa manera”, recordó Imre.

Este inquietante incidente fue solo el comienzo de los problemas de Imre. Después de ser rechazado, el acoso de Charlie aumentó significativamente. Ella memorizó el horario de trabajo de Imre y lo siguió constantemente. “A donde quiera que iba ella estaba allí”, dijo Imre. “Siempre estaba un par de pasos atrás. Fue realmente espeluznante”.

Imre tomó medidas para evitar a Charlie, pero no sirvió de nada; a pesar de hablar con su empleador y cambiar su ruta de autobús, ella todavía podía rastrearlo. Charlie no solo descubrió esta nueva ruta, sino que también descubrió sus cuentas en las redes sociales, e incluso se las arregló para descubrir la dirección de su casa. Todo esto generó una gran presión sobre Imre. Su relación con su novia se rompió, y vivió con miedo a medida que el comportamiento de Charlie se volvía más y más siniestro.

En una ocasión, Charlie apareció en la puerta de Imre, y en otra, amenazó con cortarse la garganta. Esto lo llevó a comprar un chaleco antibalas, que continúa usando hasta el día de hoy. A pesar de que las acciones de Charlie se volvían cada vez más siniestras, Imre tuvo problemas para lograr que la gente lo tomara en serio. Cuando inicialmente informó de Charlie a la policía, una sonriente mujer policía simplemente preguntó: “¿cuál es el delito aquí?”, Como si debiera sentirse halagado por su comportamiento. Cuando Charlie finalmente recibió una advertencia formal de la policía, simplemente empeoró las cosas. La notificación policial que se le proporcionó contenía el nombre completo de Imre, lo que le permitió aumentar significativamente su campaña de acecho.

Después de un tiempo, Imre pudo convencer a la policía de tomarse la situación en serio. Charlie actualmente está cumpliendo una condena de 3 años de prisión por violar reiteradamente una orden de restricción. Esta sentencia de prisión, sin embargo, le ofrece a Imre poco consuelo: “Simplemente le da más tiempo para planificar lo que va a hacer a continuación, y eso me aterra”.

La vida de Imre ha sido trastornada por esta dura experiencia. No solo la situación causó estragos en su vida personal, sino que también lo dejó casi en bancarrota. Él estima que desde que comenzó su problema con Charlie, ha perdido aproximadamente £ 10,000 por año debido a los cambios de trabajo, a la falta de turnos y a evitar trabajar tiempo extra.

Charlie continúa acechando a Imre desde la prisión. El año pasado, después de que reveló que llevaba un chaleco antibalas todos los días, ella le envió un mensaje de texto: “Bueno, ahora sé dónde no apuñalarte… Pensabas que su vida estaba en peligro antes, pero ahora hay muchas más personas para atraparte. Me cuidaría si fuera tú, ¡¡ya has sido advertido!!”.

“Nunca me siento seguro. Sé que no se detendrá y que esto nunca terminará. Estoy viviendo con miedo, siempre mirando por encima del hombro “, dijo Imre Marton. “Estoy seguro de que algún día ella me matará. Es el objetivo final para ella. Su misión es que muramos juntos “.

 

Dejar un comentario