martes 14 de agosto
Interesante

El café, un aliado contra el cáncer de piel

Los adoradores del café estarán encantados de saber que un nuevo estudio ha encontrado que tomar con regularidad esta bebida tan rica y aromática podría ayudar a proteger contra un tipo mortal de cáncer. El estudio determinó que las personas que consumen entre cuatro o más tazas de café al día tienen un 20% menos de probabilidades de desarrollar un melanoma maligno que aquellos que no beben café. Pero cabe una advertencia, si bien el trabajo está respaldado por observaciones hechas en laboratorio, las personas no deben usar estos resultados para orientar su consumo de café, y lo más importante es que jamás se debe reemplazar el protector solar por la bebida.


El melanoma cutáneo, una forma de cáncer de piel, es uno de los tipos más comunes de cáncer y es la principal causa de muerte por cáncer de piel en los EE.UU. La exposición a la radiación UV es un factor de riesgo bien establecido para la enfermedad, aunque es probable que otros factores también juegan un papel importante. Investigaciones hechas en animales de laboratorio han sugerido que el consumo de café puede ayudar a proteger contra el cáncer de piel inducido por los rayos UV, y estudios previos en humanos identificaron asociaciones entre el consumo de café y menores tasas de cáncer de piel, aunque no el tipo de melanoma. Sin embargo, al observar resultados mixtos en los estudios previos sobre los melanomas y su relación con el café, los científicos decidieron realizar el estudio actual

Para la investigación, analizaron a casi medio millón de jubilados que no tenían cáncer al inicio del estudio. Los investigadores dieron seguimiento a los participantes durante un promedio de 10 años y medio, y les pidieron que informaran sobre su consumo de café, junto a varios otros factores que también podían influir en el riesgo de desarrollar cáncer, como el consumo de alcohol, el tabaquismo, índice de masa corporal y el ejercicio. Para evaluar la cantidad de radiación UV a la que estaban expuestos los participantes los científicos utilizaron datos de la NASA sobre la cantidad de luz solar que recibían según sus lugares de origen.

Durante el transcurso del estudio se registraron 2.904 casos de melanoma maligno, junto con 1.874 casos de melanoma in situ, que es una etapa muy temprana de melanoma. Después de tomar todas las variables en consideración, encontraron que, en comparación con los no bebedores de café, los que bebían al menos cuatro tazas de café al día tenían un riesgo 20% menor de desarrollar melanoma maligno. Curiosamente, no vieron ninguna asociación entre el consumo de café y el riesgo de desarrollar un melanoma in situ, lo que podría sugerir que las enfermedades tienen diferentes etiologías.

También encontraron que la asociación sólo se aplicaba al café con cafeína (el menor riesgo no fue identificado en los que bebían café descafeinado). Esto podría indicar que la cafeína es responsable de que el efecto protector sea posible, lo que es compatible con los estudios hechos en laboratorio. Sin embargo, también es posible que el café descafeinado contenga diferentes cantidades de otras moléculas que podrían estar jugando un papel que impide generar el efecto protector.

Aunque el estudio no puede demostrar que el café protege contra el cáncer de piel, los investigadores identificaron los mecanismos que podrían explicar las asociaciones observadas. Podría ser que el café previene el desarrollo del cáncer, ya que evita el daño del ADN, y desintoxica carcinógenos observados en el cultivo celular. Por otra parte, quedó demostrado, por el estudio hecho en ratones, que la torrefacción del café genera vitaminas que ayudan a  proteger contra el cáncer de piel inducido por UV.

Si bien el estudio es ciertamente interesante, los análisis posteriores confirman que la investigación respecto al cáncer tiene sus límites. No está claro en este momento qué ingrediente podría estar ejerciendo estos efectos de protección. Por otra parte, como ha señalado Live Science, el estudio se basó en auto-informes, y los participantes pueden haber diferido con respecto al uso del protector solar.

 

Dejar un comentario