miércoles 21 de noviembre
Noticias Locas

Pasó semanas viviendo con el cadáver de su madre

Una pregunta común acerca los “confinados” japoneses, o hikikomori, como se denominan en japonés, es cómo se las arreglan para sobrevivir. Si nunca abandonan sus casas, o, en el caso de algún hikikomori extremo, incluso sus dormitorios, ¿cómo obtienen alimentos y ropa, o pagan su renta si viven solos?


Por lo general, la respuesta es que sus padres les proporcionan sus necesidades vitales fundamentales, en gran parte debido a las actitudes de la sociedad en Japón con respecto a la responsabilidad, no resultan un peso para aquellos que están fuera de su grupo social inmediato. Pero incluso si los padres están dispuestos a seguir apoyando a sus hijos hasta la edad adulta, muchos se preocupan por lo que sucederá con el hikikomori cuando sus padres fallezcan.

Esta semana, la Policía de la Prefectura de Kanagawa se enfrentó con el problema de lo que le sucede a la madre de un hikikomori cuando ella misma muere. Los oficiales arrestaron a un hikikomori masculino de 49 años que vivía en el barrio Kanazawa por cargos de abandono de cadáver, aunque la semántica es un poco inestable, ya que simplemente dejó el cadáver de su madre en la casa que compartían, mientras continuaba viviendo allí.

Los investigadores estiman que la madre, que tenía 76 años, falleció en algún momento a mediados de octubre, en la casa que compartía con el mayor de sus hijos. Cuando su hija, que tiene 45 años, fue a visitarlos el 4 de noviembre, solo vio a su hermano, antes de descubrir que el hombre había colocado el cuerpo sin vida de su madre en su habitación semanas antes, luego de que colapsara en la cocina y perdiera la vida.

La hermana se comunicó con las autoridades, que llegaron a la casa y arrestaron formalmente al hijo el 5 de noviembre. La policía describe al hombre, que está desempleado, como casi totalmente incapaz de conversar con otras personas, y en cambio dio una declaración por escrito diciendo: “No pude hacer nada (después de que mi madre muriera), así que decidí esperar hasta la próxima vez que viniera mi hermana”.

El cuerpo de la madre no tenía heridas visibles, y la policía cree que su muerte se debió a una enfermedad o causas naturales, y no al resultado de la intención homicida de su hijo. Dada su condición psicológica, es poco probable que se enfrente a algún tipo de castigo severo, a pesar de no haber informado la muerte de su madre, que es técnicamente un delito.

 

Dejar un comentario