Medios

Facebook: “Nos importa mucho el periodismo. Por favor créannos”

Esta semana, periodistas de docenas de pequeñas empresas emergentes y ONGs se unieron a patrocinadores y académicos de periodismo en un pequeño hotel boutique en Denver, para hablar sobre cómo salvar el periodismo local. Las diversas sesiones en las que hubo bebidas y bocadillos, fueron diseñadas para fomentar el intercambio de ideas entre los 140 asistentes.


La conferencia, llamada “Accelerate: Local Media Summit”, fue patrocinada por Facebook (junto con la Fundación Knight y Online News Association), pero el nombre de la compañía estuvo casi completamente ausente. No apareció en ninguno de los carteles, insignias, blocs de notas o bolígrafos. Solo las bolsas de mano llevaban un logo que decía “Proyecto de Periodismo de Facebook” en letra muy pequeña. Había varios miembros de los equipos de periodismo y marketing de la compañía, dos de los cuales subieron a un pequeño escenario en una de las salas de reuniones para presentar algunas investigaciones, pero en general la compañía mantuvo un perfil bajo. Pero “perfil bajo” no es un adjetivo que uno usa normalmente para describir a Facebook. Entonces, ¿por qué el acto de desaparición?

La compañía, por decirlo suavemente, tiene una relación conflictiva con el periodismo. Esta semana, cuando Facebook anunció que su investigación de “desiertos de noticias” no pudo encontrar ningún contenido local de noticias en Facebook en docenas de mercados regionales, varios periodistas señalaron la obvia ironía: la falta de noticias locales fue, en muchos aspectos, culpa de Facebook, por abarcar el mercado tanto de publicidad como de contenido.

Casi todos los periodistas que participaron de la conferencia compartieron al menos algo de este cinismo sobre las buenas intenciones de Facebook. Si bien ha intentado convencer a las compañías de medios para que utilicen su plataforma tanto como sea posible, la compañía a menudo también cambia de opinión sobre qué tipo de contenido prefiere, altera de manera rutinaria el algoritmo del feed de noticias de manera que sea más difícil para los medios llegar a su usuarios, y es el mayor distribuidor mundial de desinformación. Esto ha generado desconfianza y resentimiento entre los periodistas, quienes son cada vez más escépticos acerca de las propuestas de Facebook. Los críticos dicen que aceptar la ayuda de la compañía es como la mosca que acepta una invitación de la araña.

Muchas de las pequeñas empresas emergentes de la conferencia, que incluían sitios como WhereByUs, Blavity, Spaceship Media, City Bureau, Berkeleyside y Migratory Notes, parecían estar contentos de tener a alguien que ofreciera ayuda y financiamiento, incluido Facebook, pero una o dos admitieron que se sentían como decorado en una campaña de marketing.

Los miembros del equipo de partnerships de noticias de Facebook insisten en que su deseo de ayudar a los medios de comunicación locales es genuino, y esto es fácil de creer, ya que muchos de ellos solían ser periodistas en medios como The Washington Post y The New York Times. El equipo sostiene que quieren ayudar al periodismo local, independientemente de si aparecen en Facebook o no. También señalan que comprometer USD 300 millones para el periodismo (como lo hizo la compañía en enero), financiando un “acelerador” para ayudar a las empresas de medios a descubrir nuevos modelos de negocios y programas como el American Journalism Project, muestra que este compromiso se extiende a los niveles más altos de la empresa. “Esto es algo que a Mark le importa”, dijo un miembro del personal de Facebook (el evento se llevó a cabo bajo las Reglas Chatham House, lo que significa que los oradores no pueden ser identificados).

Sin embargo, los asistentes a la conferencia sospecharon que las intenciones de Mark podrían ser menos que puras. La motivación central de la compañía, dijeron algunos, era contrarrestar toda la mala publicidad por su papel en la distribución de noticias falsas que pueden haber influido en las elecciones de 2016. Sentían que la conferencia, en otras palabras, e incluso todo el Proyecto de Periodismo de Facebook en sí, era un ejercicio de prensa gigantesco destinado a hacer que a la empresa pareciera que le importa. Otros atribuyeron las acciones de Facebook a una teoría aún más oscura: el compromiso con el periodismo local, dijo un editor, es obtener la mayor cantidad de noticias locales en la plataforma, para hacerlos más dependientes de Facebook.

Algunos se han preguntado por qué la empresa no da el paso más obvio para ayudar a sobrevivir al periodismo, es decir, contratar periodistas y editores para trabajar directamente en Facebook y mejorar la calidad del periodismo en la plataforma. Cuando se les presiona, el personal de Facebook dice que la compañía no quiere intervenir directamente en el mercado, otra ironía, ya que elige qué entidades periodísticas financiar, principalmente a través de terceros, y jugando con su algoritmo de ews Feed para promover ciertos tipos de periodismo, y ocultar otros. En este momento, de acuerdo con los datos de NewsWhip, la atención parece ser principalmente sobre fuentes de noticias partidistas de baja calidad, a pesar del compromiso repetido de la compañía para enfatizar la calidad.

Los evangelistas en el equipo de partnerships de noticias de Facebook insisten en que Zuckerberg y el resto de la alta gerencia están preocupados por la democracia y las comunidades saludables, y creen que el periodismo de alta calidad ayuda a respaldar ambas cosas. Al mismo tiempo, sin embargo, el personal de Facebook también señala que las noticias locales son algo que los usuarios afirman que quieren, lo que implica que la decisión de obtener más es impulsada, al menos en parte, por el equipo de producto. Y eso, sin duda, ayudó a alimentar el aire de escepticismo que parecía flotar sobre el evento, una vez que se consumieron todos los bocadillos y bebidas: una sensación de que toda la discusión bien intencionada terminaría beneficiando a Facebook, como de costumbre.

Vía