miércoles 25 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

Músicos conectan sensores a las plantas para lograr nuevas experiencias sonoras

Existe una creciente comunidad de personas que utilizan diversos sensores conectados a plantas y hongos como inspiración para la música sintetizada. Los resultados van desde dispersiones de notas en un tempo extraño hasta música ambiental. Subidos a Bandcamp, YouTube y sobre todo a TikTok, pueden acumular millones de visitas.

Cada artista utiliza las plantas de una manera diferente, pero todos los que hablaron con él tenían muy claro que las plantas no están haciendo música directamente. La forma más habitual en que contribuyen al proceso es mediante el uso de electrodos, que miden las pequeñas fluctuaciones de la corriente eléctrica entre las distintas zonas de la planta. Esos datos pueden utilizarse como elemento del proceso de creación musical; por ejemplo, traduciéndolos en notas dentro de una determinada tonalidad.

Para otros, es más bien una herramienta de inspiración. Stan Smeets relacionó los patrones de las hojas vistos con los microscopios con diferentes tonos utilizando una estación de trabajo de audio digital (DAW). «Simplemente te sientas con algunas plantas delante del microscopio y escuchas lo que sale, y empiezas a girarlas un poco… y luego lo utilizas como una especie de inspiración para hacer música de verdad. Así que nunca hay una canción real que salga de las plantas o del sistema sin que una persona haga un bucle de algunas cosas y juegue con ellas», dice.

También empezó a incorporar elementos más amplios, como la velocidad del viento, la temperatura y la humedad. «Así que las estructuras de las hojas están ‘tocando’ las notas, y luego los sensores del clima eligen qué sintetizador van a tocar las plantas».

El músico e inesperada estrella de TikTok Tarun Nayar pasó por un proceso similar. «Empecé a soñar con una situación en la que pudiera construir un sintetizador que tomara la información del zumbido resonante de la tierra, de los vientos y las mareas, de la bioelectricidad de las plantas, y convirtiera toda esa información vibratoria en música», dice. La idea comenzó cuando la pandemia le llevó a escuchar más música ambiental, y todavía siente que está en las primeras etapas de hacia dónde le lleva esto. «Realmente considero todo esto como una experimentación».

El experimento, no obstante, le ha llevado al éxito en TikTok. Empezó a subir vídeos bajo el seudónimo de Modern Biology y al principio reunió a un modesto grupo de seguidores. Entonces, conectó su equipo a un hongo que casualmente estaba frente a la puerta de su casa. «Lo hice por capricho y lo subí». El vídeo tiene ahora más de 25 millones de visitas. «Creo que gané como 160.000 seguidores de la noche a la mañana», dice Nayar. En ese momento estaba de viaje y no tenía mucha señal telefónica donde se alojaba. «Había una barra de servicio en el extremo más alejado de la propiedad, así que recuerdo que me conecté y me pregunté qué estaba pasando». Cree que fueron las setas las que hicieron el truco. «Todo lo que hago con setas es muy popular», explica. «Si me dedicara el resto del año a hacer setas, estoy seguro de que acabaría haciendo un tema con un músico famoso como Tyler, the Creator o algo así».

Pero hacerse viral no es su objetivo final; sólo quiere seguir experimentando con la música ambiental. «Mi prometida y yo pasamos bastante tiempo en la temporada de búsqueda de setas, pero no es el centro de mi vida», dice. En su lugar, ha iniciado recientemente una serie centrada en las flores y frutas de Hawái, captadas durante un viaje reciente. Y compartirlo sigue siendo una parte importante del proceso. «Realmente me considero una persona que conecta con la naturaleza ¿Es genial que la gente preste atención a las setas y las plantas? Claro que sí. Me encanta».

Este interés de generar música a través de las plantas motivió la creación de PlantWave, un dispositivo que permite hacerlo eliminando gran parte de la complejidad técnica, lo que lo hace accesible a más gente.

Joe Patitucci, director general de Data Garden, la empresa que produce PlantWave, es también músico y artista. Dice que PlantWave es el producto de más de una década de trabajo en este ámbito. En 2012, Data Garden fue invitada a crear una instalación en el Museo de Arte de Filadelfia. Inspirados en experimentos sobre la conciencia de las plantas, conectaron electrodos a cuatro plantas, con un algoritmo diseñado por Patitucci que las transformaba en armonías. Esto es lo que hace esencialmente el PlantWave. El dispositivo se conecta a una aplicación que permite al usuario elegir los instrumentos que quiere escuchar, eliminando la necesidad de entender los sintetizadores de la ecuación. También se conecta a DAWs y similares para usuarios más avanzados.

Instagram

Patitucci dice que, aunque todavía no sabe exactamente qué pasó, la primera vez que se conectó con una planta tuvo una experiencia extraña pero profunda. «Recuerdo que lo escuché y le pregunté a Sam [Cusumano, un ingeniero con el que Patitucci trabajó durante algún tiempo]: ‘¿Es esa la planta?’. Y él dijo ‘sí’. Y justo cuando dijo ‘sí’, tuve este momento de emoción, y en sincronía … vi esta perilla girar todo el camino hacia arriba. Yo estaba como, ‘Whoa, espera, era que la planta? ¿La planta me ha respondido?’ y él dijo: ‘No lo sé, pero sin duda ha ocurrido, está en los datos'».

En las instalaciones, estos artistas suelen comprobar que los espectadores y oyentes responden a su vez a las plantas y al entorno. En la exposición de Smeets, el tiempo tuvo un impacto especial, porque cuando el viento se levantaba, la música empezaba a resonar. «La gente se dio cuenta de que había un cambio en la música cuando se podía sentir el cambio real», dice. En las instalaciones de Patitucci, se dio cuenta de que los niños actuaban como si estuvieran cargando de algún modo las plantas y sus sonidos, levantando las manos hacia ellas. «Pensé que era realmente genial, que hay algo intuitivo en los seres humanos que reconoce a las plantas como seres con los que compartimos energía».

Debido a esa sensación de conexión, muchos en la comunidad de la música de plantas se centran en experimentar hasta dónde pueden llevar sus inspiraciones. «Creo que esta idea de utilizar el entorno en nuestras composiciones está en sus inicios», dice Nayar. «Me entusiasma la idea de profundizar en esa dirección, porque parece que la gente está abierta a esta idea de que el universo está vivo y que podemos escucharlo en forma de música. Creo que la gente está abierta a eso de una manera que no lo ha estado antes».

Vía

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último