domingo 25 de septiembre de 2022
Cursos de periodismo

Se disparan los precios de los reproductores de casetes debido a los coleccionistas japoneses

Vivimos en tiempos de streaming, pero eso no significa que no haya amantes de la nostalgia que escuchan música en vinilio, casete o disco compacto. En Japón se dispararon los precios de los reproductores de casete antiguos y ya cuestan el quíntuple de lo que valían hace una década.

Sony lanzó por primera vez en 1979 el Walkman TPS-L2, un reproductor de casetes considerado el primer dispositivo musical portátil del mundo. El precio original era de 33.000 yenes, pero los que están en buen estado se venden ahora por entre 50.000 y 100.000 yenes (entre 365 y 730 dólares).

«Incluso los que son basura se venden regularmente por unos 30.000 yenes», afirma un representante de BuySell Technologies, una empresa con sede en Tokio que vende una amplia gama de productos de segunda mano. Hace una década, los Walkmans originales en buen estado costaban entre 10.000 y 20.000 yenes. Los precios se han quintuplicado aproximadamente porque ahora hay menos en circulación, y hay «muchos aficionados a la cultura de llevar reproductores de casetes», dijo el representante.

Los reproductores de casetes se generalizaron en la década de 1970, inicialmente en forma de boombox. Los reproductores portátiles se hicieron más populares en la década de 1980, tras el lanzamiento del Walkman. Aunque posteriormente perdieron terreno frente a los CD, la demanda ha aumentado en los últimos años, sobre todo entre los nostálgicos del característico silbido que producían.

Los reproductores de casete se vendían mayoritariamente entre 5.000 y 7.000 yenes en 2019, pero en lo que va del año se han vendido por más de 9.000 yenes, según la plataforma de subastas online Aucfan. Muchos de los compradores son hombres mayores con más ingresos disponibles para gastar en sus aficiones.

Algunos coleccionan objetos raros del extranjero. Beenos, con sede en Tokio, dijo que los reproductores de casetes en Sekaimon, una plataforma de comercio electrónico, se han vendido por 24.000 yenes de media este año, alrededor de un 50% más que en 2021. Los compradores tenían una media de 45 años y el 90% eran hombres. Los que compraron reproductores antiguos, en particular, tenían una media de 55 años.

Varias empresas siguen fabricando reproductores de cassette. Pero los modelos modernos son de plástico y ligeros. «Los aficionados que se sienten atraídos por el peso del acero tienden a preferir los reproductores antiguos», afirma Tomohiro Takeno, de Lawson Entertainment, que gestiona tiendas de discos y cintas de casete.

El fenómeno no es exclusivo de Japón. Las ventas de cintas de casete en Estados Unidos se duplicaron el año pasado hasta superar las 340.000, el total más alto desde 2015, según la empresa de datos de entretenimiento Luminate. Artistas populares entre los oyentes jóvenes, como Billie Eilish y Harry Styles, han lanzado música en casete.

Vía

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último