domingo 25 de septiembre de 2022
Cursos de periodismo

¿Qué audiencias de noticias están desatendidas?

Un nuevo estudio en el Journal of Communication encontró que los medios de comunicación desatienden a las comunidades con menores ingresos y educación. El estudio, que evaluó a 38 medios de comunicación en Filadelfia, encontró que a pesar de la cantidad de modelos de noticias experimentales en la ciudad en los últimos años, todavía hay una brecha para satisfacer las necesidades críticas de información de las áreas de bajos ingresos.

El informe, realizado por Timothy Neff, Pawel Popiel, y Victor Pickard, también encontró que los medios de comunicación solo digitales a menudo se dirigían a audiencias socioeconómicas más altas, creando «desiertos de noticias digitales». Los investigadores también encontraron que los medios públicos y sin fines de lucro tenían más probabilidades de cubrir noticias de alta calidad, por ejemplo, sobre la pandemia de COVID-19, mientras que los medios comerciales tenían más probabilidades de cubrir el crimen y sucesos.

¿Se satisfacen las necesidades vitales de información de la gente en un momento en que los medios de comunicación de algunas comunidades están cerrando y otros se están reduciendo? ¿Cuáles son las repercusiones de los «desiertos informativos», en los que la gente tiene poco acceso a fuentes de información local fiables, y cómo se manifiestan esas lagunas tanto en los lugares urbanos como en los rurales? ¿Cómo podemos saber realmente si el periodismo, que se considera esencial para las comunidades sanas y el bienestar democrático, está ampliamente disponible para las personas que más lo necesitan? Estas son algunas de las preguntas que busca responder el informe.

En el mercado de Filadelfia, los investigadores identificaron 89 medios impresos, televisivos, radiales y digitales, una mezcla de «medios orientados a las masas y prominentes en toda la ciudad y medios orientados a nichos que sirven a grupos geográficos o sociales específicos». Sin embargo, para que el análisis de los datos fuera más manejable y relevante, dejaron de lado la radio, la televisión de baja potencia y las emisoras afiliadas más pequeñas, y se centraron en una agrupación final de 38 medios que representaban una combinación de tipos de propiedad que servían a una variedad de audiencias masivas y de nicho.

Analizaron estos medios en varias dimensiones: por ejemplo, el tamaño y la socioeconomía de la audiencia de cada medio, el nivel de personal de cada organización de noticias y la naturaleza de la plataforma de noticias del medio («los más recientes entrantes sólo digitales en el sistema de medios de comunicación frente a los más antiguos, los medios de comunicación tradicionales que generalmente combinan plataformas como la impresión, la emisión y la digital»).

Para evaluar si estas organizaciones de noticias satisfacen el tipo de «necesidades críticas de información» que investigaciones anteriores han identificado como las más esenciales, los autores llevaron a cabo un análisis de contenido de lo que estos medios produjeron en la primavera-verano de 2021, tratando de evaluar cuánto se centraron las organizaciones de noticias en la cobertura de Covid-19 en relación con la cobertura de los incidentes delictivos, «tomando una mayor proporción de COVID-19 a la cobertura de la delincuencia como un indicador de un mayor enfoque en una necesidad de información indiscutiblemente crítica para las comunidades de Filadelfia, incluidas las comunidades socioeconómicamente marginadas». Los autores describen cómo un énfasis excesivo en los incidentes delictivos individuales ha demostrado ser contraproducente para las comunidades, especialmente para los grupos marginados.

En general, este análisis de los productores de noticias de Filadelfia -su contenido y sus audiencias- ofrece una mirada aleccionadora sobre la situación del periodismo.

Los autores escriben: «Los resultados indican que el sistema de medios de comunicación de Filadelfia no atiende a las comunidades con niveles de ingresos y educación más bajos y que esta brecha estructural genera una brecha medible en la provisión de contenidos informativos que satisfacen las necesidades críticas de información de estas comunidades».

Los investigadores señalan algunas advertencias: sus hallazgos se limitan a un subconjunto de medios de comunicación en el área metropolitana de Filadelfia, y no pudieron medir algunas variables demográficas para las principales filiales de televisión de la ciudad. Pero el hallazgo general sigue siendo muy significativo: los datos «pintan un retrato multidimensional del sistema de medios de comunicación de Filadelfia que sugiere fuertemente que las diferencias en el tamaño de la audiencia y los niveles de personal, las estructuras de propiedad (comercial frente a no comercial), y el formato (impreso frente a la televisión frente a sólo digital) trabajan juntos para desatender a las poblaciones socioeconómicamente marginadas».

Además, sus resultados apuntan a una posible preocupación -que justifica una mayor investigación- sobre lo que llaman «desiertos de noticias digitales». Se trata de situaciones en las que «los medios sólo en línea dedican sus ya reducidas plantillas a llegar a las mismas audiencias socioeconómicas más altas que atienden los grandes medios tradicionales y los medios sólo en línea que llegan a audiencias socioeconómicas más bajas carecen de la capacidad de cambiar significativamente esta tendencia más amplia».

En cuanto al contenido de las noticias, los investigadores descubrieron que las audiencias más acomodadas y de mayor edad tendían a recibir proporcionalmente más cobertura de Covid-19, mientras que las audiencias menos acomodadas, menos educadas y más jóvenes encontraban un mayor énfasis en la cobertura de las noticias de última hora.

Por último, en cuanto a la cuestión de si la propiedad tiene un impacto en las necesidades de información crítica, el estudio concluye que «los medios de comunicación financiados con fondos públicos y sin ánimo de lucro producen más cobertura de COVID-19 en relación con las historias de crímenes que sus homólogos comerciales». En particular, los autores señalan que la propiedad de los fondos de cobertura, que ha sido criticada por un enfoque de «capitalismo buitre» que drena los recursos del periodismo con fines de lucro en lugar de servicio público, y otras formas de inversión privada se asocian con bajas proporciones de cobertura de la pandemia en comparación con el crimen.

En definitiva, estos resultados no son tan sorprendentes y, sin embargo, aportan un importante peso empírico a los argumentos de que hay desigualdades preocupantes en la provisión de noticias que necesitan atención. Y lo que es más preocupante aún, estos resultados sugieren que estas brechas y disparidades pueden surgir incluso en áreas metropolitanas con sistemas de medios de comunicación «robustos y prósperos» como el de Filadelfia.

Vía

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último