La foto viral de Putin y Trump es falsa

En los últimos días se viralizó una foto del presidente ruso Vladimir Putin. En ella se muestra al autoritario líder en medio de una intensa discusión entre otros líderes mundiales en el G-20. Pero la imagen es completamente falsa. Es más, la falsificación incluso inspiró varios memes.

Los partidarios de Putin hicieron circular la imagen para que parezca que el presidente ruso está en el centro de la acción. Pero es mentira. ¿Cómo sabemos que es falso? Porque existen múltiples ángulos de imágenes de una gran variedad de fotógrafos, de ese momento exacto.

La imagen original, retocada digitalmente, fue tomada por Kayhan Ozer para Getty Images. Otros fotógrafos como Markus Schreiber, de Associated Press, tomaron algunas fotos idénticas durante la discusión.

Como puede verse, el también autoritario presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está hablando con el ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. El asiento vacío corresponde a la británica Theresa May, mientras que Angela Merkel observa de reojo.

No está claro quién agregó digitalmente a Putin, pero uno de los primeros en publicar la foto retocada fue el periodista ruso y partidario de Putin, Vladimir Soloviev. El corresponsal ruso eliminó la publicación de Facebook luego de ser ridiculizada en la red social.

Y por supuesto, la gente en Internet hizo lo que Internet mejor hace cuando alguien descubre una noticia falsa: muchas más falsificaciones.

Por ejemplo esta, que muestra al dictador norcoreano Kim Jong-un en medio de la charla.

Y esta otra que muestra a Dobby, de Harry Potter, sentado en el asiento de Theresa May.

También está esta (aunque no quede claro que representa:

Pero que conste en actas que Putin es el mejor y más inteligente líder del planeta. Las personas que dicen lo contrario tienen una tendencia a encontrarse muertos…

O, en el caso del presidente Trump, los llaman noticias falsas. Que, si la historia nos sirve de algo, probablemente sea sólo el comienzo del espectáculo. Especialmente con Trump avergonzando al país sentando a su hija entre los líderes del mundo, y alienándose del resto del planeta.

Esto no puede terminar bien para nadie. Y mucho menos para los norteamericanos.

Vía

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *