miércoles 8 de diciembre de 2021
Cursos de periodismo

Impiden la venta de una eléctrica a un fondo de inversión. Funcionarios de EE.UU. dan por superada la polémica

Mientras el Gobierno argentino hacía oficial el rechazo a la venta del 50% de la empresa eléctrica Transener al fondo inversiones Eton Park, el Gobierno estadounidense puso fin a la controversia por las supuestas presiones de su embajador, Earl Wayne.

El Gobierno Nacional había anunciado que rechazaría la operación por la cual el conglomerado estadounidense se quedaría con el 50% de la empresa controlado por Citelec, y cuyos títulos están en poder de Petrobras. La petrolera brasileña había acordado desprenderse de esos títulos a cambio de la autorización para comprar los activos de Pérez Companc, en 2003.

Tras conocerse la medida, el embajador Wayne le envió una carta al Ministro de Planificación, Julio De Vido, en la que le advertía que decisiones como ésta son las que desalientan la inversión que la Argentina reclama para sostener su crecimiento.

Estas palabras fueron tomadas como una presión por el Gobierno, y hasta el mismo presidente Néstor Kirchner salió a responder públicamente que “Argentina no acepta presiones de nadie”, a la vez que se elevaba una queja formal ante el Gobierno estadounidense por la interferencia en las decisiones internas de una país soberano.

Rápidamente, el Secretario de Asuntos Hemisféricos de los Estados Unidos, Thomas Shannon, salió a desmentir que exista una disputa y explicó: “Fue un completo malentendido que ambos gobiernos decidimos dejar atrás”. El Subsecretario de Estado, Nicholas Burns, aseguró: “Tuvimos una discusión muy prolongada con los ministros Fernández y De Vido. Pero en completa confianza acordamos que fue un completo malentendido que hemos acordado dejar atrás. Todos reconocen que el rol de cualquier embajada es el de actuar para promocionar sus empresas, sus inversiones y el comercio. De hecho, les manifestamos muy específicamente a ambos ministros que continuaremos haciéndolo por nuestras empresas”.

Los funcionarios argentinos no hicieron ninguna referencia al respecto. Según confiaron fuentes oficiales al diario La Nación, existió una orden presidencial para no hablar sobre el tema y dejar que sí lo hagan los funcionarios estadounidenses, a fin de utilizar la resolución del incidente como un triunfo presidencial.

Más información
www.clarin.com/diario/2007/02/10/elpais/p-00401.htm
www.lanacion.com.ar/EdicionImpresa/politica/nota.asp?nota_id=882472
www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-80230-2007-02-10.html

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último