viernes 19 de octubre
Interesante

Una visita irónica al Museo del Periodismo de Majul

Todo estaba preparado: promotoras, fotógrafos, tragos, la terraza con choripanes a punto para todos los invitados y un clima de fiesta que se palpaba en el aire. Luis Majul, perfeccionista, estaba atento a que todo funcionara de primera y se tomaba su tiempo para hablar un rato con cada invitado.


Una semana después fuimos nosotros. Ya sin promotoras, sin fotógrafos, sin tragos, SIN CHORIPANES y en un silencio desolador, nada de eso nos molestaba (bueno, los choripanes hubieran estado bien). Lo que más nos dolió fue que Majul no viniera, aunque sea, a darnos la bienvenida.

Macri, Massa, Lanata, Pergolini, Tenembaun, Fontevecchia entre muchos otros se apretujaban el jueves pasado para participar de la inauguración de “Margen del Mundo”, las nuevas oficinas de Luis Majul, que en la planta baja tienen algo llamado Museo del Periodismo con una exposición bautizada “De Walsh a Lanata, 40 años de periodismo argentino”.

macri_de_la_sota

De los 97 que aseguraron en la página del evento en Facebook que vendrían solo cumplimos 11. La consigna era hacer un “Paseo irónico por el Museo del Periodismo de Majul” en Halloween una semana después que la intelligentsia política y periodística vernácula.

97 personas hubieran inspirado respeto. Nosotros 11 despertamos una sonrisa compasiva de los de la entrada, que parecían estar al tanto de nuestra aventura. Después de pagarles 20 pesos por cabeza (220 pesos extra en la cuenta bancaria de Majul) estuvimos autorizados a ser irónicos en el interior del edificio, ubicado en una zona de repuestos para autos, rebautizada por el grupo como “Palermo Majul”.

5452e9e70ca12_651x980

La primera estación dentro del recorrido es una instalación de varios monitores emitiendo imágenes de Argentina entre 1974 y 2014 llamada “40 años en 4 minutos”. El compilado lo hicieron Mariano Cohn y Gastón Duprat. Está muy bien editado, pero es como cuando Repetto nos contó a los argentinos como había sido el último año en Argentina mientras él vivía en España. Con un agravante: acá las imágenes no tienen ningún anclaje, son puro ícono. Con lo que, el que ya sabe lo que pasó no descubre nada nuevo. Y el que no sabe, se queda en ascuas.

Júzguenlo ustedes mismos:

Párrafo aparte merece el avión estrellándose en las Torres Gemelas. ¿Qué tiene que ver eso con la Historia Argentina?

La siguiente parada es una serie de monitores (pantallas, pantallas y más pantallas) donde Mario Pergolini narra las biografías de los 40 periodistas más representativos de estas cuatro décadas. Nos dijeron que la selección se hizo en base a una encuesta en la que participaron 700 periodistas y 1200 humanos. El listado es extremadamente llamativo, tanto por sus presencias como por sus ausencias. Entre los 40 que sí quedaron, hay 37 hombres y apenas 3 mujeres y de los miles de profesionales de 1974 hasta ahora, tres lugares están ocupados por Rial, Pergolini y Tinelli. Rial y Pergolini vaya y pase, pero ¿Tinelli? ¿periodista? No solo se queda con el rating, el dinero, las mujeres, el fútbol y la política. Ahora también es Personalidad destacada de la Cultura y ¡periodista! Entre los 40 no están ni Sietecase, ni Gelblung, ni Ariel Delgado, ni nadie de menos de 40, por citar solo algunas omisiones groseras. Lo más nuevo que tiene el periodismo, según ese listado, es Jorge Lanata. El periodismo digital directamente no existe en toda la muestra de Majul, pese a que ya lleva 19 de esos 40 años.

Aquí la leyenda que aparece en cada monitor, con un par de errores ortográficos:
biografías_majul

Está bien: los errores son representativos del periodismo actual, donde los correctores son una especie en extinción.

Hay que reconocer que los puestos con más público eran los de los periodistas más recientes y más famosos. Por ejemplo, el de cuatro grandes como Timerman, Cascioli, Gelman y Robert Cox, estaba siempre vacío.

cox_cascioli_timerman_gelman

La tercera parte es un auditorio donde en ooootra pantalla, periodistas hablaban sobre el oficio a un par de jubilados que desde los asientos escuchaban con los ojos cerrados, la cabeza ladeada y un suave ronquido.

Allí también estaba el “speaker corner” donde Majul le tuvo el micrófono a Lanata el día de la inauguración:
majul_lanata

Esta vez, sin nadie que le tuviera el micrófono, el tuitero @julianelen, ideólogo del paseo irónico, dijo unas sentidas palabras:

Además de todas esas pantallas, que podrían haberse resumido en un DVD y ahorrarnos las excursión, la parte de museo tradicional, es decir objetos históricos, se reduce a cuatro atriles. Los fetichistas quedarán defraudados.

atril_maquna_de_escrtibirHay también una estantería con libros de periodismo e historia argentina, una pared con caricaturas, un estudio de radio que no funciona y un bar, donde pedimos el “Sandwich del periodista” que, tras probarlo, descubrimos que lleva ese nombre por lo nervioso de la milanesa. Más dinero irónico para las arcas de Majul.

polo_musica

En lo que sí se parece a otros museos es en la venta de merchandising: cuadernos, tazas y otros objetos que evitamos comprar. De ahí decidimos concluir nuestro circuito irónico en el bar de la calle Rodney, cercano al lugar pero, aunque estaba cerrado, valió la pena la caminata por una serie de encuentros bizarros que incluyeron un par de niñitas pidiendo golosinas por el barrio sin ningún éxito y una charla con una anciana en minifalda, orgullosa de haber salido en Crónica TV abrazada a Rodríguez Larreta.

nenas_halloween

Terminamos comiendo pizza en Imperio de Chacarita. La pasamos bien.

Gracias Majul. bala_imperio

 

2 comentario

  1. Qué pensaría Walsh de esta mierda? Agarra la Walther PPK y se boletea ahí nomas!!!
    Saludos!!

    PD. La Carta a la Junta, que Walsh tiró en un buzón la tarde en que lo chuparon, se vio en muchas redacciones de entonces, pero no fue publicada por ninguna. Supongo que en lo de Majul ha de estar.

Dejar un comentario