viernes 14 de diciembre
Interesante

Todo lo que hay que saber a la hora de comprar un smartphone

Ya hablamos de las cosas a tener en cuenta y cuáles mejor ignorar si se trata de comprar computadoras portátiles o de escritorio. Ahora es el turno de analizar los factores a considerar cuando queremos un smartphone.


Estarán, por supuesto, las elecciones personales de sistema operativo, marca, plan, soporte técnico y tipo de ingreso de datos (pantalla o teclado). Esta vez vamos a hablar de las características comunes a todos: resolución de la cámara, entradas, velocidad del procesador.

Nunca es importante:

– Tecnología de reducción de ruido
Cada vez más modelos presentan esta característica. La ventaja del “noise reduction” es que supuestamente se eliminan los sonidos externos a la conversación. Así, las dos personas solo escuchan sus voces y pueden hablar sin problemas en una calle ruidosa. Lo cierto es que, de momento, nuestra voz se recibe muy deformada y la voz de nuestro interlocutor llega atenuada. El consejo es no decidir la compra de un aparato por este agregado.

– Entrada HDMI
A menos que el usuario planee almacenar una biblioteca de películas de alta definición en su celular, posea el cable HDMI correspondiente, que se compra aparte y un televisor HDTV, el entrada HDMI es irrelevante para la gran mayoría de las personas.

A veces es importante:

– Cantidad de megapixels de la cámara
En la guerra de los megapixels, todos son ganadores. La mayoría de las fotos que se toman con un celular se ven en el mismo celular, se suben a Facebook y -cada vez menos- se imprimen en pequeños tamaños. Para estos usos, con una cámara de 3 megapixels debería alcanzar y sobrar. No es necesario elegir un smartphone por sobre otro porque ofrece 12 megapixels para su cámara.

– Velocidad del procesador
Nadie discute la utilidad de los procesadores dual-core para una PC, pero tanto poder es innecesario para el comprador promedio. Salvo que use el teléfono para aplicaciones multitárea o juegos 3D, debería alcanzarle con un procesador de 1GHz. Sin olvidar que, además de la velocidad del chip, otros factores como el sistema operativo o la velocidad de la red, contribuyen a un rápido y fluido rendimiento.

Siempre es importante:

– El tamaño y la resolución de la pantalla
Si uno compra un smartphone, se supone que lo hace para algo más que realizar llamadas telefónicas. Si se quiere navegar la web, usar la agenda, escribir textos, hay que asegurarse que la pantalla sea suficiente tanto en tamaño como en resolución. Un tamaño de 2,7 pulgadas debería bastar para la mayoría de los usos. En cuanto a la resolución, cuanto más alta sea, mejor se verán fotos y videos. No hay que olvidar la posibilidad de ajustaar brillo y contraste, para poder aumentarlos cuando hay mucha luz natural y bajarlos cuando no sea imprescindible y se quiera ahorrar batería.

 

Dejar un comentario