jueves 20 de septiembre
Periodismo Justo

Sin necesidad ni urgencia

El presidente Mauricio Macri está decidido a cumplir sus objetivos sin detenerse demasiado en los modos. Con esa lógica nombró a dos nuevos miembros de la Corte Suprema de Justicia por decreto y sin pasar por el Senado de la Nación, le dio el ok al desalojo de los trabajadores de Cresta Roja que cortaban la autopista Ricchieri, anunció la revisión de 75.000 cargos públicos designados en los últimos años y decidió la intervención de la AFSCA. Con matices cada una de esas medidas provocó el rechazo de la oposición. Con su principal competidor electoral, el Frente para la Victoria, la ruptura es total. “Necesitamos mostrar autoridad”, aseguran cerca del Presidente. Con ese argumento cualquier costo político les parece menor.


En su primer discurso ante la Asamblea Legislativa el flamante presidente había llamado al diálogo y a la búsqueda de consensos. Sus primeros movimientos fueron en ese sentido: convocó a los candidatos opositores a la Casa Rosada y luego a todos los gobernadores a un almuerzo inédito. Sin embargo, sus interlocutores de esos cónclaves amables se enteraron de las decisiones más polémicas de los últimos días por la televisión.

Malquistarse con Sergio Massa o recibir críticas públicas de Margarita Stolbizer no amilanaron al Presidente. Sabe que contará con ellos en el Congreso de la Nación. Son sus aliados potenciales por fuera de la coalición gobernante. Por lo menos hasta la próximas elecciones legislativas. Sufrir las advertencias de Hugo Moyano que criticó la quita de retenciones sin un gesto equivalente para los trabajadores o, incluso, las impugnaciones de dirigentes radicales por obviar al Congreso tampoco son motivo de preocupación. Moyano siempre termina negociando y los radicales están en estado de completa subordinación.

Los nuevos inquilinos de la Casa Rosada aseguran que se trata de una cuestión de oportunidad: “hay que hacer los cambios más fuertes en las primeras semanas”. La idea es aprovechar el “romance” con gran parte del electorado que votó “el cambio” y el aval explícito de los grandes medios de comunicación.

En el gobierno consideran que la pulseada más difícil fue abrir el cepo y que la prueba fue superada con comodidad. El Ministro de Hacienda y Finanzas Alfonso Prat Gay cumplió con la principal promesa de campaña de Macri y el dólar se ubicó en el lugar deseado por las autoridades: entre 13 y 14 pesos. Los exportadores comenzaron a liquidar divisas y hasta se recuperaron reservas, dicen con entusiasmo desde el Palacio de Hacienda. Allí la libertad cambiaria funciona como la solución a todos los problemas.

El lado B del fin del cepo fue el aumento de los precios. “Deslizamiento” en la jerga oficial. La devaluación, anunciada casi un mes antes de las elecciones, generó brutales remarcaciones. El impacto en los salarios todavía no provocó ninguna reacción social importante. Apenas algunas movilizaciones aisladas. El episodio más complejo fue la protesta de los trabajadores de Cresta Roja, la empresa avícola que quebró por los desmanejos de sus dueños y el festival de subsidios otorgados por el gobierno kirchnerista sin ningún tipo de control. La justicia deberá determinar si no se está ante un grave caso de corrupción. El desalojo de la ruta por parte de Gendarmería dejó un saldo de agentes y trabajadores heridos. Más allá de las horas de máxima tensión, en el gobierno reivindicaron el procedimiento. Sirvió para demostrar que “no se tolerará los cortes totales de rutas y calles”. En unos días anunciarán un protocolo para actuar ante ese tipo de conflictos.

Aquí otra vez funcionó el doble estándar que atraviesa a la política y el periodismo nacional. Muchos de los que criticaban el uso de la fuerza para despejar los caminos durante el kirchnerismo ahora lo aplaudieron y los que exigían la intervención de Sergio Berni y la Gendarmería en la Panamericana ahora criticaron con dureza. La palabra represión estuvo en la portada de los diarios que antes la omitían y viceversa. Todo vuelve a ser según el cristal con que se mira.

Para mitigar los aumentos Macri anunció un incremento en la AUH y las jubilaciones mínimas de 400 pesos por única vez. Salvo los camioneros que lograron un bono de Navidad, el resto de los trabajadores no logró ayudas extras para paliar los aumentos. Los trabajadores avícolas, desamparados por el Sindicato del sector, lograron una compensación de seis mil pesos para enero después de la refriega. Apenas una tregua mientras se tramita una solución que contemple la continuidad de la empresa.

El Presidente disfruta cada batalla. A la ola de críticas por las designación de dos miembros de la Corte Suprema por decreto antepuso el argumento de la legalidad y sólo concedió que los abogados elegidos jurasen en febrero. Esta semana un juez federal suspendió ese acto por inconstitucional y, es posible, que la propia Corte tenga que decidir sobre la manera en que se quiso integrar a sus nuevos miembros. “Lo importante es que logramos frenar el lobby de los senadores para imponer otros nombres y se discute sobre las dos propuestas del Presidente”, confesó uno de los promotores de la jugada judicial.

Sin embargo, los senadores del PJ (difícil predecir cuántos de los 42 que conforman la bancada mayoritaria) anunciaron que no avalarán los dos nombramientos. No sólo cuestionan el método elegido por el presidente para hacerlos llegar al más alto tribunal del país, un grupo también impugna a Carlos Fernando Rozenkrantz por su tarea como abogado de Clarín. A ese grupo empresario le atribuyen influencia en la decisión de intervenir la AFSCA y desplazar a su presidente, Martín Sabatella, por decreto (tiene mandato hasta 2017).

La ley de Servicios Audiovisuales fue una norma ampliamente debatida en distintas organizaciones de la sociedad civil y en universidades de todo el país. Fue aprobada por una amplia mayoría. Tuvo numerosas impugnaciones judiciales hasta que logró un fallo de constitucionalidad de la Corte Suprema. La semana pasada miles de personas se movilizaron frente al Congreso exigiendo su vigencia. Afirmar lo evidente no evita señalar la defectuosa aplicación de la ley que hizo el kirchenrismo que llegó al extremo de menoscabar por intereses mezquinos la norma que impulsó. La aplicó a medida de sus necesidades políticas.

El tema de fondo sigue siendo el mismo que en 1983 preocupaba a Raúl Alfonsín: la capacidad de regulación del Estado sobre un mercado como el audiovisual de tremendo impacto en la vida de los ciudadanos. En nombre de la libertad y los enchastres del gobierno anterior, el ministro de Telecomunicaciones Oscar Aguad –histórico enemigo de la LSCA– pretende limitar al máximo esa capacidad de regulación en beneficio de los grandes jugadores de siempre.

Modificar la ley por decreto y no por una nueva ley es una torpeza de impredecibles consecuencias para el anunciado objetivo de Mauricio Macri de “sacar el enfrentamiento del centro de la escena”.

 

9 comentario

  1. Coincido plenamente con la nota, pero en realidad me preocupa todo lo que “se viene” en nombre de un presidente débil manejado por lo medios hegemónicos: salvo excepciones, en los últimos días, más precisamente después del 10 de diciembre, parece que vivimos en Disneylandia. Los sinvergüenzas de TN, canal 13, y agregándose América, se han vendido a lo peor de la “no – política” (algún día habrá juicio y castigo para estos inútiles que se dicen defensores de la libertad de expresión?). Lamentablemente sigo decepcionado con la gente de este país, donde la mediocridad sigue siendo lo más importante, y los que nos hemos “quemado las pestañas” – y lo seguimos haciendo – siempre estamos afuera de todo. Excepto para pagar los costos de la estupidez de esos que dicen ser políticos, grandes beneficiarios económicos – junto a sus familiares y amigos – de esta llamada democracia (que sigue estando en minúsculas). Como siempre Reynaldo, gracias por poder permitir expresarme. Ojalá algún día – no tan lejano – las cosas empiecen a cambiar para el lado bueno…

  2. Estimado Reynaldo Sietecase,
    Como descripción de los hechos es impecable. Es muy difícil estar en desacuerdo.
    No obstante, creo que Usted está para más. Creo que algunos periodistas tienen suficiente independencia y capacidad para generar consciencia ciudadana. Me refiero a generar consciencia de la realidad, de cómo estamos, y de que deberíamos ser.
    Pareciera que Usted desea mantenerse en una posición equidistante, y recurre a prácticas conocidas, Me refiero al uso de palos para un lado: “en nombre de los enchastres del gobierno anterior”; y seguidamente, palos para el otro lado: “una torpeza de impredecibles consecuencias de Mauricio Macri”.
    Creo que estamos en un proceso de cambio profundo, que repercutirá en el inmediato cambio de condiciones de vida de muchos argentinos. No es momento de ser tibios, porque ya Usted lo dijo: “una democracia plena es el mejor antídoto de la violencia”. Y sospecho que Usted, periodista inteligente, advierte que retrocedemos.

  3. A partir de la nota y los comentarios se me ocurre una reflexión que aplica con carácter retroactivo: por qué analizar la gestión de Madrid en comparación con la de Kirchner? Cada vez que alguien trata de criticar alguna decisión del presidente actual me encuentro con respuestas que la justifican aduciendo errores mayores del Kirchnerismo. Es de las falacias más comunes. Por ejemplo: sostener la reducción la jerarquía del AFSCA limitando su poder de aplicación porque es una ley que fue pensada para atacar a los grandes grupos mediáticos. Es cierto que hay grises, pero modificar el alcance de leyes con artilugios legales o burocráticos es antidemocrático. En la conferencia de prensa por la intervención del AFSCA se dijo que cada gobierno debería poder nombrar sus funcionarios, obviando una de las principales modificaciones que introdujo la Ley de Medios: la autarquía. Si no se condena esto se institucionaliza la intervención del AFSCA cada cuatro años o cambio de signo político.

  4. Impecable analisis, Rey, pero lamentablemente de poco alcance, ya la mayoría de tus colegas están en otra sintonia. LA gente pareciera estar en un estado de embelezamiento, con un pie en las fiestas y sus vacaciones, sin capacidad de analizar el impacto que tendran las medidas tomadas recientemente. La “grieta” es cada vez más notoria, y la busqueda de “cambio” impide a muchos ver con claridad y objetividad las implicancias. Esperemos que la reflexión llegue a tiempo.

  5. Gracias Rey, esta mañana leí los diarios, casi todos y no se ve objetividad en ningún lado, solo acá hay un enfoque, que aunque algunos lo llamen “tibio”, para mi es equilibrado.

  6. limpiar el afsca es necesario y es urgente , asi como el estado de las instituciones y la economia del pais esta en estado de emergencia . tal vez la “inteligenzia” vernacula no vea las urgencias desde la comodidad de opinadores evangelizantes.
    sobre los nombramientos de la corte , desde la misma corte reconocen q en caso de ser necesario se nombrarian jueces en comision para zanjar diferencias en hipoteticos fallos.

  7. no entiendo lo de “el kirchenrismo que llegó al extremo de menoscabar por intereses mezquinos la norma que impulsó. La aplicó a medida de sus necesidades políticas.” Clarín no cumplió nada de la ley.

  8. Es un análisis que permite analizar la luz a través del bosque, lo que resulta ser capacidad de reflexión, tan necesaria para no repetir errores. los fanatismos nos empequeñecen. Los errores de proceder el kirschnerismo no deberían desvirtuar el contenido para que no sea aprovechado por los “buitres de afuera y de adentro”

  9. Interesante y respetuoso el debate que se lee. Me gustaria opinar tambien, yo creo igual que como lei en otro lado que el “”poder real” tiene el Gobierno, los Medios y todos los permisos del Imperio y de la Banca internacional para hacer lo que quiera. Y no cabe duda de que es capaz de hacer cualquier cosa. Cualquier cosa y sin límites”.
    Ante estas circunstancias, cabe ser conscientes de que hay una mayoría que se opone a estas políticas y métodos canallescos y otra que sigue mirando para otro lado ante estos atropellos, justificándolos de un modo irracional (es una observación personal sin animo de ofender a nadie).
    Si antes del último ballottage de diciembre la tarea fue persuadir al electorado de cuál era la mejor opción y cuáles las nefastas y apocalípticas consecuencias para el país ante el triunfo de uno u otro partido político, hoy, con la evidencia de los hechos, la tarea es –sin enfatizar el dramatismo, ni fanatismos- conversar sin sectarismos ni anteojeras.
    Tenemos que estar conscientes de que hay provocación –lamentablemente– y abstenernos de la réplica. Estamos en democracia y aunque la derecha en el gobierno no la cuide, nos cabe ser sus verdaderos sostenedores. Las groserías autoritarias tendrán en su momento que encontrar un límite. Ojala sea bajo el respaldo de las urnas!, esperemos que asi sea…
    No dejemos que ahora nos callen y nos tapen los sentidos a través de una sola voz enmascarada con la linda frase” todos unidos”.
    Ni presos, ni tiros, ni muertos, ni helicóptero derrivados donde van a morir personas sin juicio alguno. Ni censuras periodísticas, ni desvinculaciones a mansalva para incorporar “buena gente”.
    La televisión no cuenta con periodistas objetivos que informen, los diarios más vendidos ya sabemos que tienen una línea claramente anclada en sus intereses.
    Nos imponen sus maniobras de ajustes para su propio enriquecimiento. Y nosotros no tenemos que justificar algo así.
    El dialogo abierto que plantea este gobierno es un dialogo entre el sector donde se sientan a dialogar, con la gente con la que quieren dialogar. Y estamos viendo, los hechos lo muestran, que no quieren que hablen los periodistas que opinan diferente, ni quieren escuchar la voz de la buena gente –también lo son- que no los voto y que repudia –de cualquier partido político que gobierne y de este lo vemos ya- la represión, la censura, los presos políticos, el enriquecimiento desmesurado de unos pocos en contraste con el ajuste despiadado de la mayoría.
    La frase repetida “recién empiezan” “ hay que darles tiempo”. Señores, si empiezan así…, como vamos a seguir? La mayoría no queremos esto. Queremos paz con justicia en democracia. Cambiemos de verdad! Al menos Diferenciémonos de lo mismo!, demos pasos hacia adelante votando presidentes que tengan vocación de cuidar el pais y a TODOS los argentinos.

Dejar un comentario