Interesante

Por qué los megapíxeles de la cámara del teléfono no son tan importantes

En la tecnología (como en la vida), cuanto más grande, generalmente es mejor. El principal punto de venta de del iPhone 6s Plus es que su pantalla es casi una pulgada más grande que el iPhone 6s. Un disco duro de un terabyte es obviamente mejor que un disco de un gigabyte. Nadie anuncia que sus auriculares son más silenciosos que los de la competencia. Pero las cámaras son difíciles de medir en términos de tamaño.


Señalamos la apertura, la especificación más importante en una cámara de smartphone, en números extraños como f /2.2 y f /1.7, ¡y en realidad f / 1.7 es el mejor de los dos! ¡E incluso eso sólo es cierto en algunas circunstancias! El único elemento de la fotografía donde realmente “más grande es mejor”, es el tamaño del sensor, que alcanza un límite superior duro en los estrechos confines de un dispositivo de bolsillo delgado.

Así que los críticos de tecnología sin conocimientos de fotografía opinan sobre una especificación que  parece tener importancia, pero que en realidad no la tiene: los megapíxeles.

Los megapíxeles son una medida de la resolución, o el número de puntos individuales envasados ​​sobre el sensor de una cámara. Una imagen de un megapíxel tiene 1 millón de píxeles. Si se trata de un cuadrado perfecto, eso significa que tendrá 1.000 píxeles en cada lado. Eso es aproximadamente el tamaño de una imagen típica en un sitio web. Una pantalla 4k tiene más de 8 megapíxeles. Con el fin de imprimir una imagen del estilo de las páginas satinadas de National Geographic, necesitarás alrededor de 10.

Puede verse entonces que los megapíxeles son importantes, hasta cierto punto. Pero todas las principales marcas de teléfonos inteligentes del mercado superaron este punto hace años. Aun así, es la única medida de una cámara de la que la mayoría de la gente ha oído hablar o entiende.

El Galaxy S6 tenía una cámara de 16 megapíxeles. El S7 tiene 12 megapíxeles. Una persona razonable podría suponer que sería una desventaja, pero en realidad es una ventaja. Vamos a explorar por qué.

En primer lugar, el recuento de megapíxeles no tiene impacto en la óptica, eso tiene que ver por completo con la lente. Observen estas dos imágenes:

megapxiels quality

Ambas fueron tomadas usando el mismo objetivo, pero con diferentes cámaras. La de la izquierda proviene de una Nikon D700 de 12 megapíxeles, la de la derecha de una Nikon D800 de 36 megapíxeles. No hay diferencia en la nitidez, la calidad del color, tamaño del sensor, la abertura, o cualquier otro efecto óptico. La única ventaja que la D800 tiene sobre la D700 es que va a permitir imprimir imágenes con calidad de revista hasta del tamaño de mi pared, en lugar de sólo un gran cartel. Genial para el recuento de poros, pero por lo demás inútil.

Los recuentos de megapíxeles son más que inútiles en la mayoría de las circunstancias. De hecho, pueden ser perjudiciales para la calidad de la imagen. Cuantos más puntos se apiñen en la pequeña área de un sensor de la cámara del smartphone, más pequeña que tienen que ser. Y cuanto más pequeños son, más débil va a ser en forma precisa la detección de brillo de la luz y el color.

Un gran ejemplo de un teléfono inteligente que persigue el recuento de megapíxeles y que desbarrancó con la calidad es el Sony Xperia Z5. El embalaje y la publicidad exhiben con orgullo la friolera de 23 megapíxeles (más que la cámara Nikon D5 de 6,500 dólares), Sony prometió un dispositivo «revolucionario». Pero mi comparación reveló una máquina que estaba bastante por debajo de la marca. Sus aspectos más destacados son las sombras recortadas, y la imagen era en realidad menos precisa que el iPhone 6s Plus de 12 megapíxeles debido a imperfecciones en la lente.

Por último, las imágenes de requete-alta-resolución son sólo un lastre para su capacidad de almacenamiento. El Galaxy S7 de 12 megapíxeles dispara imágenes que andan alrededor de los 3 megabytes. Los teléfonos de 16 megapíxeles hacen imágenes que de casi el doble, rondando los 7 u 8 megabytes. Esto significa que un pequeño sacrificio en el tamaño de impresión puede conducir a más del doble de la capacidad de almacenamiento de fotos en una tarjeta del mismo tamaño.

Samsung y Apple parecen haber encontrado el punto óptimo de teléfonos inteligentes en los 12 megapíxeles, lo suficientemente grandes como para buenas impresiones, pero lo suficientemente pequeño para retener la calidad y espacio de almacenamiento. En su lugar centrarse en los problemas de ingeniería como el efecto de lente, permite a esas empresas lograr las mejores cámaras de teléfonos inteligentes en el planeta. Es de esperarse que el recuento de megapíxeles en dispositivos de otras marcas caiga, a medida que luchan para mantenerse en el mercado.

Vía