viernes 14 de diciembre
Medios

Crece la confianza en las redes sociales como fuente de información

Las audiencias jóvenes confían menos en las noticias y son más propensas a buscar información en las redes sociales, según un nuevo Informe de Digital News.


La confianza siempre ha sido central para el periodismo y las organizaciones de noticias: sin confianza, ¿por qué el público pagaría por un periódico?

De todos los medios de comunicación, los impresos ha sido los más afectados por la revolución online, y con su declive se ha instalado una constante erosión de la confianza entre los públicos en las noticias que consumen.

Una nueva investigación, publicada por el Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo, respalda esta hipótesis, con la confianza del público en las noticias y medios de comunicación cayendo año tras año, y las redes sociales convirtiéndose en la fuente central de información para muchos, en detrimento de las organizaciones de noticias.

El Digital News Report 2016, que encuestó a 50.000 personas en 26 países, mostró que sólo el 45 por ciento de los encuestados coincidió en que “se puede confiar en la mayoría de las noticias, la mayor parte del tiempo”, una creencia que viene decreciendo en la mayoría de los países encuestados en 2015.

1

Además, sólo el 41 por ciento de los encuestados cree que las organizaciones de noticias son dignas de confianza “la mayor parte del tiempo”, una cifra que se redujo aún más para los “periodistas”, con el 34 por ciento.

2Una correlación interesante apareció en los grupos demográficos más jóvenes, que demostraron ser menos propensos a confiar en las historias que leen, pero con más probabilidades de obtener sus noticias en las redes sociales.

Lo que es aún peor, la mayoría de la gente que obtiene sus noticias en las redes sociales, a menudo no logran darse cuenta del medio del cual proviene la información. De los siete países donde se hizo la pregunta, sólo Alemania tenía una mayoría de encuestados que se percató del medio al cual pertenecía una noticia que vino de las redes sociales, con el 49 por ciento en EEUU, y sólo un tercio de los encuestados del Reino Unido se percatan del medio del que proviene una noticia.

“El 17 por ciento de los jueves de 18-24s usan cinco o más fuentes online, comparado con el 11 por ciento de los 55-64s, y 8 por ciento de los mayores de 65. Y sigue habiendo una significativa minoría (alrededor de una cuarta parte) en todos los grupos de edad, que usan solo una fuente online de noticias”.

“El uso de una variedad de fuentes con diferentes líneas editoriales puede traer una conciencia de la subjetividad fundamental en el suministro de noticias; esto puede conducir al escepticismo elevado sobre la veracidad de los medios, pero también puede resultar en una mayor confianza y afinidad por aquellas fuentes que se consideran fiables”.

Existe una fuerte correlación entre los que confían en las organizaciones de noticias, y confían en las noticias en su conjunto, pero cuando las fuentes de información son cada vez más diversas, el periodismo de calidad se mezcla con artificios, especulación o informes en gran medida partidistas en las redes sociales. No es ninguna sorpresa que las audiencias sean cada vez más cautelosas de la información que consumen.

Sin embargo, algunos sectores de la industria están tomando medidas para hacer frente a este déficit de confianza en el periodismo.

Por un lado, la junta directiva del Foro Mundial de Editores (WEF), propuso cinco principios para ayudar a reconstruir la confianza en el periodismo profesional, en el Congreso Mundial de Noticias en Cartagena esta semana.

“Teniendo en cuenta la realidad actual donde la información falsa y distorsionada es compartida con facilidad, es necesario distinguir el periodismo profesional y lograr un mayor reconocimiento público de su relevancia”, dijo Marcelo Rech, presidente del Foro Mundial de Editores y vicepresidente editorial, de Groupo RBS. “En este siguiente nivel, la búsqueda de la verdad, un concepto que se encuentra en la génesis del periodismo, es ahora más necesaria que nunca.”

Sin embargo, hay aquí también un papel para las redes sociales. Facebook introdujo una característica que permite a los usuarios denunciar noticias falsas en su servicio de noticias, pero, como ha señalado recientemente en la investigación separada por BuzzFeed y First Draft, se ha hecho poco para detener el flujo de información falsa de falsificadores regulares.

Como la mayor red social en el mundo (y como la fuente de noticias de redes sociales más popular para la mayoría de los que respondieron el Digital News Report) hay margen para la mejora. Pero no sólo de Facebook. Cada vez son más las audiencias que están recibiendo sus noticias a través de canales distribuidos, directamente en una red social, en lugar del sitio web de los editores. De Snapchat a YouTube, pasando por WhatsApp y Vine, las organizaciones de noticias corren el riesgo de perder el control de su contenido por completo.

“Si hay algo que está claro en el informe, es que hay una fuerte demanda de periodismo de calidad y narración, y que está apareciendo en el lugar correcto, en el momento adecuado y en el formato que el público quiere”, afirmó Ed Williams, CEO de Edelman UK.

“Si bien los niveles del pago por las noticias son relativamente bajos en este país, el ARPU [ingreso promedio por unidad] es mucho mayor”, dijo, lo que sugiere que hay potencial para las organizaciones de noticias “con marcas fuertes” para convertir a los lectores ocasionales en clientes pagos. Esto, por supuesto, corre el riesgo de limitar el acceso del público al periodismo de calidad por su capacidad para pagar por ello.

El Digital News Report contiene más ideas sobre cómo el público encuentra ahora las noticias online, pero el tema de la confianza y la distribución se repite. Si las organizaciones de noticias pueden reconstruir la confianza entre todos los públicos en el consumo de información legítima publicada online; o si el futuro depara una estratificación al acceso para la información, pago para las noticias y gratuito para el sensacionalismo, también puede depender de la capacidad de los editores y plataformas para trabajar juntos hacia un objetivo común.

Vía

 

Dejar un comentario