Noticias Locas

Mafia de venados japoneses acosa a propietario de restaurante

Mucho se ha escrito sobre el ciervo japonés que vaga libremente en la prefectura de Nara, pero hay otro sitio turístico muy conocido donde también se congregan los ciervos: en la isla de Miyajima, frente a la costa de la prefectura de Hiroshima.


Al igual que sus contrapartes de Nara, los venados de Miyajima a menudo hacen travesuras, y a un grupo en particular en la isla se lo conoce como la «yakuza» local, después de que fueran sorprendidos acosando a uno de los restaurantes en el área el año pasado.

Resulta que los mafiosos ​​de cuatro patas no han abandonado sus modales de gángsters, ya que el usuario de Twitter @nahairo  publicó una nueva foto de ellos frente al propietario del restaurante ayer.

La foto desató una serie de tweets de otros usuarios, que tenían comentarios y fotos para compartir de la yakuza de venados.

  • «No pude salir del restaurante».
  • «Cuando quise entrar, uno de los ciervos se sentó completamente al otro lado de la entrada»
  • «Cuando tomé esta foto, los tres se giraron para mirarme».
  • «A ellos no les importa que los molesten».
  • «¡Este parecía que estaba a punto de entrar!»

Al parecer, los ciervos han estado visitando el restaurante durante al menos seis años, ya que la primer foto se tomó en 2013.

A pesar de que los ciervos impiden que los clientes entren y salgan del restaurante, esta foto muestra que el propietario en realidad tiene buena relación con los animales.


«Cuando estuve allí, el amable dueño estaba acariciando a los ciervos en la cabeza».

Y esta foto, tomada hace tres años, muestra la verdadera razón de su estrecha relación. ¡Echa un vistazo a toda esa comida en su mano!

Si bien el propietario claramente tiene una debilidad por los ciervos, su relación simbiótica también parece estar atrayendo a su restaurante. Y con docenas de fotos que aparecen después de un solo tweet, parece que todos saben que Fukuya es el lugar al que ir para una buena comida, ya sea para un ser humano, o para un acosador de turistas de cuatro patas.