Noticias Locas

Enfrenta sentencia de dos años de prisión por abrir una carta dirigida a su hijo de 10 años

Un español corre el riesgo de pasar los próximos dos años en la cárcel por abrir una carta dirigida a su hijo de 10 años, y usarla como evidencia en un juicio contra la madre del menor.


En una audiencia celebrada el miércoles en la ciudad de Sevilla, un padre fue acusado de violar la privacidad de su hijo al abrir una carta dirigida al niño, la cual no estaba autorizado a ver. La carta había sido enviada por la tía materna del niño, y en ella le decía cómo debía testificar contra su padre, en un caso de abuso doméstico en 2012 presentado contra el acusado por su propia esposa, la madre del niño.

Según se informa, la tía del niño también insultaba a su padre en la carta, que luego fue utilizada por el acusado en el tribunal para probar que la familia de su esposa había coaccionado a su hijo para que declarara en su contra. El hombre fue absuelto en ese caso, pero ahora enfrenta una sentencia de dos años de prisión y una compensación económica por violar la correspondencia privada.

Fue la madre del niño quien emprendió acciones legales contra su ex esposo, acusándolo de leer y divulgar públicamente información privada. La mujer solicitó una sentencia de dos años de prisión y una indemnización de 3000 euros. Los medios españoles informaron que los abogados de la mujer también solicitaron que el hombre pague a su clienta 6 euros adicionales por día durante 12 meses, un total de 2160 euros, pero no se especifica la razón.

En su defensa, los abogados del padre afirmaron que había abierto la carta por accidente, porque tiene el mismo primer nombre que su hijo. Además, incluso si ese no hubiera sido el caso, la defensa argumenta que, al abrir la carta, el hombre simplemente ejercía la autoridad paterna, lo que estaba perfectamente autorizado a hacer.

Por su parte, la Fiscalía solicitó que el acusado fuera absuelto en este caso, argumentando que está de acuerdo en que había ejercido la autoridad parental sobre el menor. Sin embargo, el juez que preside el caso aún tiene que tomar una decisión final.